¿Cuáles son los cuidados de la dracena?

dracaena marginata

Las dracena son un tipo de plantas que normalmente se cultivan como plantas de interior, ya que son muy sensibles al frío y aún más a las heladas. Se adaptan muy bien a vivir dentro de casa, siempre y cuando estén en una habitación en la que reciban mucha luz natural, que es por lo que se suelen colocar en el salón o en el comedor.

Si acabas de adquirir una y no sabes cuáles son los cuidados de la dracena, te explicaré todo lo que tienes que saber para que puedas disfrutar de tu planta durante muchos, muchos años.

Características principales

Dracaena variegata en jardín

Imagen – Flickr/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

Las dracena son un género de plantas compuesto por unas 40 especies de árboles y de arbustos suculentos nativas sobretodo de África y de las islas de alrededor, encontrándose algunas en el sur de Asia y una en América Central. Entre las más conocidas tenemos a la Dracaena draco, que es el Drago de Gran Canaria, la Dracaena fragans conocida como Dracaena compacta, y la Dracaena sanderiana mal llamada »bambú de la suerte».

Si queremos que elegir algún tipo de planta de interior que no sea demasiado difícil de cuidar y que lo de demasiados problemas, podemos escoger y la Dracaena marginata. Esta especie de dracena tiene un conjunto de cuidados no muy exigentes y son resistentes a plagas y enfermedades. No tiene demasiada delicadeza en cuanto a condiciones climáticas tiras pueden llegar a pasar al jardín si necesitas espacio virtual. Son perfectas para aquellos que están iniciándose en el mundo de la jardinería y el cuidado de plantas. No hay que estar muy pendientes de ella y tiene un aspecto estético apreciado.

Tiene un aspecto en general esbelto. Sus hojas tienen un color verde intenso y cuentan con filos rojizos qué son una de las características que más llaman la atención de cualquier aficionado a las plantas de interior. Y es que estos bordes rojizos da juego con numerosos aspectos del hogar. Hay algunas variedades de dracena que tienen un tricolor en las hojas mezclando verdes con rojos y otras zonas más claras parecidas a las cintas.

Esta planta en España es bastante conocida ya que se tiene en las Islas Canarias una planta del mismo género. Este ejemplar es el drago milenario que no debemos confundir ambas especies.

Crecimiento y desarrollo de la dracena

dracena

El crecimiento de esta planta no es para nada rápido. Hay algunas personas que ven este aspecto como una ventaja y otros lo ven como una desventaja. Suele crecer unos 10 centímetros por año mientras que las condiciones ambientales y los cuidados que se le den sean los adecuados. Hay que tener presente que estas plantas crecen en lugares donde las temperaturas son muy altas y las precipitaciones escasas. Esto hace que tengan muy pocos requerimientos de riego y estar atento al sustrato. Tan sólo necesitamos que, al plantarlas, el suelo de la maceta poder jardín tenga un buen drenaje.

El drenaje en un suelo para este tipo de plantas es fundamental si no queremos que el agua de lluvia se almacene. El agua de riego tampoco se puede almacenar sino queremos dañar las raíces. La dracena tiene que estar protegida de la luz solar directa por eso es más considerada como una planta de interior. Las hojas se suelen quemar enseguida aunque sea una planta que sea capaz de soportar altas temperaturas. Todas las plantas que se venden como plantas de interior se debe cultivar en el exterior y semisombra o interiores luminosos.

Una de las características importantes que hay que tener en cuenta la hora de adquirir una dracena para nuestra casa es el tamaño total. Es normal que te vendan ejemplares de un poco más de 50 centímetros de altura. Ya es cosa de cada uno de establecer cuánto va a crecer la planta en un año después de sus cuidados. Son consideradas plantas de un crecimiento lento y esta especie también lo es. Por lo tanto, si quieres comprar un ejemplar acorde al sitio donde lo vas a colocar hay que tener pensado dónde va a seguir. Aunque no crezca a grandes velocidades siempre va a tender a crecer a lo alto.

Cuidados de la dracena

maceta para la dracaena marginata

Si hablamos de su ubicación, la gran mayoría de las dracena tienen que estar protegidas de la luz solar directa, ya que de lo contrario sus hojas se quemarían enseguida. Tan sólo hay unas pocas excepciones conocidas entre las que se encuentran la Dracaena draco y la Dracaena tamaranae, pero aquellas que se venden como plantas de interior en los viveros se han de cultivar en semisombra o en interiores luminosos.

El riego tiene que ser moderado tirando a escaso. No le gusta tener los pies mojados. Por ello, se aconseja regar no más de tres veces por semana en verano, y algo menos el resto del año. Si le tenemos puesto un plato debajo, se lo quitaremos a los diez minutos de haber regado. Asimismo, durante los meses cálidos tenemos que abonarla con abono para cactus y crasas, ya que si bien no es un cactus ni tampoco una planta crasa, sí tiene las mismas necesidades nutricionales.

En cuanto al rango de temperaturas, debe tener una temperatura ideal en la vivienda de aproximadamente 21 grados. En esta temperatura la planta va a estar muy cómoda y se va a poder desarrollar correctamente.

El sustrato para las macetas debe ser ligeramente ácido con un pH de entre 6 y 6.5. Recordamos que el drenaje debe ser bueno para que no sea golpe tampoco el fertilizante, en caso de usarlo. La clásica mezcla que se emplea de turba, tierra de jardín y arena es perfecta para proporcionarle un entorno aceptable para el crecimiento de las raíces. No debes utilizar macetas de gran volumen sino aquellas que se ajusten bien al tamaño de sus raíces.

Son plantas que se ha comprobado que crecen mejor en macetas apretadas y se puede llegar a trasplantar cada 3 años a una maceta algo mayor. Por último, debemos saber que las hojas de esta planta suelen acumular polvo debido a su tamaño. Es conveniente a limpiar de vez en cuando con un paño que este ligeramente húmedo. Como hemos mencionado antes, no son plantas que sean atacadas por insectos pero una de las plagas más comunes puede ser la araña roja o la cochinilla.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la dracena y sus cuidados.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.