¿Cuáles son los cuidados del bonsái de haya?

Bonsái de Fagus crenata

Bonsái de Fagus crenata o haya japonesa

¿Te gustan las hayas? ¿Sí? A mí también. El problema es que son árboles muy grandes, que pueden alcanzar alturas de 20 e incluso 30 metros, así que no son muy apropiados para tener en jardines pequeños y tampoco en macetas. Bueno, perdón, en macetas puede que sí… si lo trabajamos como bonsái.

El bonsái de haya, sea europeo o japonés, es una auténtica maravilla. Si te gustaría tener uno, o si no has podido esperar para comprarlo, a continuación te diré cuáles son los cuidados que precisa.

¿Cuáles son las características del haya?

Ejemplar de Fagus sylvatica 'Atropurpurea'

Fagus sylvatica ‘Atropurpurea’. Imagen – Treeseedonline.com

Antes nada, es interesante saber un poco sobre qué árbol vamos a trabajar. Los Fagus (nombre del género botánico al que pertenecen) son plantas caducifolias nativas de las regiones templadas de Europa, Asia y Norteamérica. Su crecimiento es muy lento, pero su esperanza de vida muy larga ya que pueden vivir más de 200 años.

Con una altura de hasta 40 metros y una copa redondeada de 4-5 metros, es la planta que mejor queda en los jardines amplios. Plantado como ejemplar aislado o en grupos, queda guapísimo. El único inconveniente es que no sobrevive en climas tropicales, y en el mediterráneo necesita protección contra el sol durante el verano.

¿Cómo se cuida como bonsái?

Si tienes o vas a tener un bonsái de haya, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación: si el clima es templado con heladas y veranos suaves puede estar a pleno sol todo el día; en caso de ser cálido (mediterráneo) colocar en semisombra.
  • Sustrato: 70% akadama + 30% kiryuzuna.
  • Riego: regar muy seguido en verano, cada 1-2 días. El resto del año necesitará un riego cada 3-4 días.
  • Abonado: una vez al mes desde primavera hasta otoño con un abono líquido específico para bonsáis.
  • Poda: en invierno se han de podar o recortar las ramas que estén creciendo demasiado, saliéndose del diseño. Se corta en bisel dejando 2-3 hojas por rama, justo por encima de la inserción foliar. También hay que despuntar los nuevos brotes, y pinzar (cortar las puntas) antes de que se alarguen.
  • Alambrado: en primavera, durante un periodo máximo de 3 meses.
  • Estilos: Chokkan (vertical formal), Yoseue (bosque).
  • Maceta: no tiene que estar muy decorada, ya que se quiere que sea el árbol el único protagonista. Además, debe tener unos 4-8cm de profundidad si se planta un solo ejemplar, o plana si se pretende hacer un bosque.
  • Trasplante: en primavera u otoño, cada 2-5 años (los ejemplares jóvenes necesitarán trasplantes más seguidos, mientras que los adultos de más de 50 años bastará que se cambien de maceta cada 4-5 años).
  • Rusticidad: resiste el frío y las heladas de hasta los -5ºC, pero hay que proteger sus raíces con un acolchado de hojas en cuanto baje de los 5ºC.

¡Que disfrutes de tu bonsái de haya!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.