¿Cuándo abonar un bonsái?

Las plantas necesitan poder disponer de un suministro más o menos constante de alimento para crecer y mantenerse vivas, algo que en la naturaleza no suele suponer un problema, ya que siempre hay materia orgánica descomponiéndose y convirtiéndose en abono. Pero cuando se las cultiva en macetas el abonado pasa a ser una de las tareas más importantes que debe de realizar todo jardinero, especialmente si tiene un bonsái.

Aunque el sustrato que le pongamos a nuestro querido árbol en miniatura contenga una gran cantidad de nutrientes, con el tiempo se torna lo que llamamos un sustrato pobre. Cuando eso ocurre, el crecimiento y desarrollo se detienen, y su salud se debilita. ¿Qué hacer para evitarlo? Efectivamente, abonarlo. Sepamos cuándo abonar un bonsái.

¿Cuándo se abonan los bonsáis?

Bonsái de Azalea en flor

Cuando adquirimos un bonsái por primera vez nos surgen mil y una dudas: cuándo podarlo, cuándo alambrarlo, cuándo regarlo,… Pero lo cierto es que durante el primer año no hay que hacerle absolutamente nada: sólo regarlo y abonarlo. ¿Por qué? Porque es una planta que se tiene que aclimatar a su nueva zona de cultivo, y nosotros tenemos que aprender de nuestro bonsái; es decir, tenemos que dedicar tiempo a observarle para ver cómo crece y se desarrolla, cuándo florece, y cuándo descansa.

No podría hacer nada de eso sin un aporte regular de abono. Dicho aporte se tiene que dar desde la primavera hasta finales de otoño; sin embargo, si nuestro bonsái es ”de interior” podremos abonarlo a lo largo de todo el año con un abono específico para bonsáis que encontraremos a la venta en los viveros y tiendas de jardinería.

¿Cuándo NO abonar?

Bonsái de Zelkova serrata

Tan importante como el abono en sí es saber utilizarlo en la época y momento adecuados. Si queremos que nuestro bonsái pueda aprovecharlo al máximo, debemos de tener presente que habrá momentos en los que no se debe abonar. ¿Cuáles son? Estos:

  • Si está enfermo: abonar un bonsái enfermo sería algo así como si le diéramos de comer una hamburguesa con patatas fritas a una persona con gripe: le acabaría sentando mal. Las raíces del bonsái enfermo no pueden absorber tantos nutrientes, ya que gastan  prácticamente toda su energía en mantenerse hidratadas y en hidratar al árbol.
  • Si está recién trasplantado: siempre hay que esperar mínimo un mes para volver a abonarlo.
  • Si lo acabamos de adquirir: durante las primeras semanas el bonsái recién comprado lo más normal es que pierda hojas y se debilite un poco debido al cambio de condiciones, por lo que es mejor esperar 3-4 semanas antes de abonarlo.

Que disfrutes de tu bonsái 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Bonsais

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *