Cuándo abonar el huerto

Es importante saber cuándo abonar el huerto y cuándo no

Para la mayoría de las personas no es un misterio el hecho de que se tenga que abonar a las plantas. Es más, aquellos que ya tengan un huerto o ciertas plantas, seguro que disponen de productos fertilizantes para el cuidado de las mismas. No obstante, siguen habiendo ciertas preguntas que mucha gente se hace: ¿Cuándo abonar el huerto? ¿Con qué frecuencia?

En este artículo vamos a resolver estas dudas y más. Por ello, si estás pensando en cultivar tu propio huerto, te recomiendo que sigas leyendo para averiguar más acerca de los tiempos de abono.

¿Qué es el abono?

Abonar el huerto es imprescindible para que no le falten nutrientes a los vegetales

Antes de explicar cuándo abonar el huerto, vamos a dejar claro qué es el abono. Se trata de una sustancia orgánica o inorgánica que sirve para aumentar la calidad del suelo, incrementando el nivel de nutrientes para los cultivos. Es importante saber que el sustrato que le echamos a las macetas y tiestos ni las tierras naturales cuentan con nutrientes infinitos. Por ello debemos abonar la tierra cuando sus minerales y vitaminas se agotan.

El reino floral necesita ciertos macronutrientes primarios para sustentarse. Estos son el nitrógeno, el potasio y el fósforo. A parte, las plantas requieren varios elementos químicos más. Según cada especie vegetal, sus necesidades alimenticias varían, al igual que el nivel de consumo. Lo único que todas tienen en común es que no pueden seguir alimentándose una vez que ya no queden nutrientes naturales en el sustrato o en la tierra. Es en ese momento cuando es imprescindible abonar.

¿Cuándo se debe abonar?

Normalmente se suele abonar el huerto en primavera y en verano

Durante la fase de desarrollo y antes de que comience la germinación del capullo flora, es importante abonar las plantas. Generalmente, este periodo de florecimiento tiene lugar durante la primavera y en verano. No obstante, los tiempos pueden variar según la especie vegetal.

Cuando las plantas se encuentran en su fase de crecimiento, es aconsejable abonar la tierra cada siete o diez días. También es más conveniente abonar con menos cantidad pero en periodos de tiempo más cortos que utilizar una gran cantidad de abono en plazos de tiempo más amplios.

¿Cuándo no se debe abonar?

Al igual que es importante saber cuándo abonar el huerto, también lo es saber cuándo no debe hacerse. Cuando fertilizamos la tierra cuando no toca, podemos causar unas consecuencias fatales para las plantas.

Por norma general, cuando los vegetales están recién trasplantados no deben ser abonados hasta que hayan pasado unas semanas. Esto se debe a que el nuevo sustrato ya debería contener los nutrientes necesarios para el desarrollo de las plantas. Lo mismo ocurre con los vegetales recién comprados. En este caso, se recomiendo esperar alrededor de un mes y medio antes de fertilizar la tierra por primera vez.

Tampoco debemos abonar la tierra cuando esté seca, si no regarla generosamente. De forma contraria, el abono podría llegar a quemar las raíces secas del vegetal.

Artículo relacionado:
Cómo hacer composta casera

Generalmente, tampoco es aconsejable utilizar fertilizantes en invierno, ya que no es habitual que sea la época de florecimiento de las plantas. Obviamente, cuando se trata de especies que sí se desarrollan durante esta época, debemos abonar la tierra.

En cuanto a las plantas enfermas, no es recomendable fertilizarlas. Primero debemos esperar a que la especie se recupere. Es importante recordar que el abono es una reposición de alimento, no se trata de una cura para los vegetales afectados por alguna enfermedad, hongos o insectos.

Aspectos a tener en cuenta

El estado de la planta nos puede indicar si necesita nuevos fertilizantes y nutrientes, sólo tenemos que estar atentos. Estos son algunos indicios de que los vegetales están desnutridos:

  • Hojas amarillas
  • Caída de las hojas con cierta frecuencia
  • Falta de crecimiento o crecimiento anormal de la planta
  • Flores más pequeñas de lo normal

Cuando se dan estos casos, lo más recomendable es preparar un abono especial para enriquecer el sustrato y así alimentar a las plantas.

¿Cómo abonar la tierra del huerto?

Muchas personas optan por fertilizantes ecológicos para abonar el huerto

Ahora que ya sabemos cuándo debemos abonar y cuándo no, vamos a comentar el procedimiento. En primer lugar debemos remover toda la capa superior del sustrato. Para poder hacerlo más fácilmente y llegar hasta el fondo, es recomendable vaciar las macetas parcialmente. De esta manera, todo el sustrato queda suelto y descompactado al finalizar. Después hay que añadir el abono en el tercio superior perteneciente a la maceta y removerlo un poco para que se mezcle con el sustrato.

No obstante, es importante recordar que cada especie vegetal tiene sus propias necesidades en cuanto a los nutrientes. Las hortalizas que más nutrientes consumen son las siguientes: Berenjenas, calabazas, calabacines, melones, pimientos, sandías y tomates. En cambio, las que producen un único fruto suelen consumir menos normalmente. Entre ellas se encuentran las cebollas, las espinacas, las lechugas, los rabanitos y las zanahorias. Por ello podemos encontrar algunos fertilizantes específicos para ciertas hortalizas o frutas, como por ejemplo para los tomates o para las fresas.

¿Por qué se abona el campo con estiércol?

Muchas personas se preguntan por qué se abona la tierra con estiércol, es decir, con una mezcla de materias orgánicas descompuestas basada en los excrementos de los animales. Se trata de un fertilizante orgánico muy bueno gracias a su contenido alto en materia orgánica y nitrógeno. Se lleva utilizando desde la antigüedad, aprovechado así los residuos del ganado y restaurando los niveles de los nutrientes de los suelos agrícolas. El uso del estiércol va cada vez más en aumento, ya que muchos prefieren prescindir de productos químicos y apostar por una siembra ecológica. A continuación veremos una lista de algunas de las ventajas que nos ofrece este fertilizante:

Artículo relacionado:
Las propiedades del estiércol de gallina
  • Se reciclan los nutrientes suministrados a los animales.
  • Es un fertilizante ecológico.
  • Se protege la calidad del agua (los nutrientes del estiércol son más difíciles de lixiviar en las fuentes de agua y aguas subterráneas).
  • Elimina virus, hongos, bacterias y semillas de malas hierbas.
  • Produce biogás.

Espero que este artículo os haya ayudado a comprender la importancia de los fertilizantes de la tierra y a saber cuándo abonar el huerto y cómo hacerlo correctamente.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Angel dijo

    bien explicado, es un post muy completo, felicidades al autor.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Angel.

      Gracias, nos alegramos de que te haya gustado.