¿Cuándo plantar buganvilla?

buganvilla

La buganvilla es una trepadora de excepcional belleza: cuando florece, sus coloridas brácteas (a menudo confundidas con los pétalos) la cubren casi por completo. Puede llegar a ser muy difícil distinguir las hojas entre ellas. Pero es que, además, es una planta de muy fácil cultivo que sólo quiere riegos regulares y sol, mucho sol. Es capaz de resistir el frío e incluso las heladas suaves, ¿qué más se puede pedir? Si quieres dar color a tu jardín, a continuación te diremos cuándo plantar buganvilla.

En este artículo vamos a contarte todas las características, cuidados y cuándo plantar buganvilla.

Características principales

flores de la bunganvilla

La buganvilla es una trepadora que puede alcanzar una altura de hasta 12 metros, que se comporta como caduca en climas templados-frescos. No tiene zarcillos, sino que se apoya sobre los troncos de los árboles o sobre los muros para poder desarrollar sus largos tallos. Esto significa que si queremos tenerla en el jardín deberemos de proporcionarle un soporte, el cual debe de ser resistente, como por ejemplo una celosía de madera robusta o, aún mejor, una valla.

El nombre científico de esta planta es bougainvillea. El origen proceder de los bosques tropicales y húmedos de las zonas de América Central y América del Sur. Aunque existen 35 especies descritas de la familia de las buganvillas, tan sólo son aceptadas 18 especies.

Es un arbusto que tiene características de planta perenne. Suele ser utilizada para cubrir muros, pérgolas y cercos. Tiene un sistema de púas bastante afiladas por las que se va a vivienda otras plantas o a diferentes estructuras para poder extenderse y cubrir la mayor parte del terreno. La buganvilla da bastante juego, puesto que se puede podar para darle forma de arbusto redondeado y se divide como un punto extra de decoración para tu jardín.

Hojas y flores

Si observamos de forma detenida estas plantas, vemos que sus tallos son bastante fuertes. Suelen ser capaces de crecer en casi cualquier tipo de terreno, por lo que no es demasiado exigente en cuanto a ello. Las ramas comienzan a unirse a todo lo que se encuentra su paso conforme va creciendo y extendiéndose. Gracias a sus espinas que cuentan con una sustancia cerosa negra en la parte en el extremo se puede a vivir a casi cualquier parte. Si deseamos que la buganvilla se extienda por los muros para cubrir una zona o servir de ornamentación, se suelen instalar pequeñas crías de alambre para que la propia planta vaya creciendo en esa dirección.

Las hojas suelen tener un color verde intenso y son de constitución simple.  Son hojas de tipo ovalada que suelen medir entre los 4-10 cm de largo y 2-4 centímetros de ancho. No obstante, a pesar de que las hojas tienen un bonito aspecto, lo que más destaca son sus flores. Aunque denominamos flores a lo que tiene la buganvilla, realmente no lo son. Son brácteas que están rodeando las flores reales que son muy pequeñas y de color blanco. Las brácteas son hojas modificadas que tienen un aspecto similar al de las flores.

Cultivo de la planta buganvilla

hojas moradas

Antes de saber cuándo plantar buganvilla, hay que conocer sus cuidados. Si quieres que tus plantas puedan decorar los muros o cercos con hermosos colores, simplemente debemos tener en cuenta algunos aspectos para el cuidado de esta planta. Si queremos multiplicarla, el método más seguro y rápido es por medio de esquejes. Lo primero de todo es determinar un lugar cuyo suelo tenga características húmedas y que pueda recibir el sol de manera directa. Al tener un origen de lugares cálidos, suele necesitar grandes cantidades de sol directo para que puedan florecer bien.

Tan sólo debemos elegir los esquejes que tengan una madera dura y desarrollada para realizar un proceso de enraizamiento previo. Debemos preparar una mezcla de almácigo de arena y turba. Podemos impregnar las puntas de nuestros esquejes con polvo de hormonas para mejorar enraizamiento. Este polvo puede ser adquirido casi cualquier tipo de vivero. Lo más importante en este proceso es colocar el almácigo o las macetas donde vamos a colocar los esquejes en un ambiente que esté completamente controlado. Es decir, necesitará un ambiente que tenga buenas condiciones de humedad y de luz. Si hacemos todo este proceso buenas condiciones, en tan sólo algunas semanas habrán enraizado y podrán ser trasplantados al lugar elegido.

Como hemos mencionado antes, no es una planta que requiera de demasiados cuidados puesto que tiene una alta rusticidad. Debemos saber que procede de bosques tropicales y húmedos, por lo que no soporta demasiado frío. Es conveniente cubrir la buganvilla con una lona plástica en el caso de que nuestro clima sea algo más frío. Tan sólo es capaz de soportar una temperatura de -3 grados y durante poco tiempo.

En cuanto al riego, presenta algunas diferencias dependiendo de la época del año en la que estamos. Durante el verano, hay que regar esta planta más o menos una vez por semana. Hay que tener en cuenta que el suelo debe contar con un buen drenaje para evitar el encharcamiento. Por otro lado, durante el invierno, el riego es casi nulo. Tan sólo debemos regar en caso de que veamos que el suelo está seco por falta de lluvias. Normalmente es suficiente con las precipitaciones de la región.

Cuándo plantar buganvilla

planta trepadora

La época más recomendada es en primavera, cuando el riesgo de heladas haya desaparecido hasta el próximo invierno, y antes de la planta haya empezado a crecer. Sin embargo, cuando la compramos suele estar florecida ya, por lo que si la extraemos de la maceta y la pasamos a tierra es posible que lo pase un poco mal, a menos que no manipulemos mucho el pan de tierra. Para no hacerlo, es importante que, antes de sacarla del recipiente, le demos unos golpecitos a éste; así será mucho más sencillo extraer la buganvilla sin que las raíces tengan que »sufrir» mucho.

Una vez fuera, será el momento de plantarla en el agujero de plantación que habremos cavado previamente, en una zona donde pueda tener los tallos en sombra o semisombra y la parte aérea (hojas) al sol directo un mínimo de cuatro horas. La enganchamos a un tutor que le servirá de guía hacia la zona que queremos que cubra, y regamos a consciencia, empapando bien el suelo.

Ahora sólo queda hacer una cosa: ¡disfrutar de la planta! 🙂


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.