Cuándo plantar un limonero

El limonero es un frutal perennifolio

El limonero es un árbol frutal muy querido: produce frutas que, si bien no se pueden consumir directamente, el zumo tiene muchos usos en la cocina. Con él se pueden hacer bebidas, polos de helado, así como también sirve para endulzar los platos. Además, da muy buena sombra, lo cual es siempre muy interesante, especialmente si vives en una zona donde durante el verano las temperaturas suben de los 30ºC.

Teniendo todo esto en cuenta, si andas pensando en tener un frutal que te sea útil para tanto para preparar deliciosos platos como para el jardín, a continuación te vamos a explicar cuándo plantar un limonero.

Características del limonero

Vista del limonero

Imagen – Wikimedia/Jean-Pol GRANDMONT

Antes de entrar en materia, es interesante saber primero cómo es el árbol para saber dónde y cómo plantarlo. Pues bien, el limonero, cuyo nombre científico es Citrus x limon, es un árbol perennifolio híbrido entre Citrus medica (conocido como cidro o limón francés) y Citrus aurantium (naranjo amargo). Suele alcanzar una altura de cuatro metros, con una copa abierta muy ramificada. Las hojas son alternas, coriáceas, de color verde oscuro.

Durante la primavera produce gran cantidad de florecillas aromáticas de color blanco, y con un tamaño de menos de 1 centímetro. Una vez son polinizadas, comienza a madurar el fruto que como sabemos es el limón propiamente dicho. Este es redondeado, de color amarillo, y mide alrededor de 3-4cm de diámetro. La pulpa o carne es amarillenta, con un sabor muy, muy ácido.

Es una planta que no tiene raíces invasivas, por lo que se puede plantar cerca de tuberías sin problemas. Aún y así, para que pueda crecer y desarrollarse bien es muy aconsejable que se plante a una distancia de al menos tres metros de la pared y/o de plantas altas, ya que de lo contrario llegaría un momento en que no tendría suficiente espacio para poder extender bien sus ramas.

¿Cuándo plantar un limonero?

La cuestión es, ¿cuándo es el mejor momento para plantarlo en el jardín? Al ser una planta a la que no le gustan mucho las temperaturas bajas, lo ideal es plantarlo a finales de invierno, cuando el riesgo de heladas haya pasado. De esta manera, podrá adaptarse mucho mejor y más rápido, ya que tendrá por delante semanas de calor y buen tiempo.

Así, cuando regrese de nuevo el frío su sistema radicular se habrá fortalecido lo suficiente para poder afrontarlo sin demasiados problemas. Ah, y cuidado con las enfermedades del limonero que pueden ser muy peligrosas para él.

¿Cómo plantar un limonero?

El limonero se planta a finales de invierno

Si quieres plantar un limonero, te recomendamos hacerlo del siguiente modo:

Limonero en el huerto o jardín

Para plantarlo en el suelo, sigue este paso a paso:

Elige la ubicación

Como hemos dicho, es muy aconsejable que el árbol esté a unos 3 o 4 metros de los muros, paredes, plantas altas, y demás, pues de lo contrario las ramas de uno o más lados terminarían rozando con ellos y se estropearían. Además, es una planta que ha de tener luz solar directa, a ser posible durante todo el día.

En lo que respecta a la tierra, crece mejor en aquellas que son ligeramente ácidas, con un pH entre 5 y 6, pero tolera los suelos calizos siempre y cuando tengan buen drenaje.

Haz el agujero de plantación y rellénalo con tierra buena

El agujero donde se va a plantar ha de ser grande, de al menos 50 x 50cm (pero si es de 1m x 1m mucho mejor, pues las raíces tendrán más facilidad para reanudar su crecimiento tras el trasplante). Después, rellénalo con tierra de calidad, como el sustrato universal que venden aquí por ejemplo, hasta más o menos la mitad.

Si la tierra que tienes es rica en materia orgánica, algo que sabrás cierto si es de color marrón oscuro/casi negro, puedes usar esa misma sin problemas.

Extrae el limonero de la maceta y plántalo en el suelo

Una vez que ya está el agujero listo, es momento de extraer el limonero de la maceta con cuidado. Si no saliera con facilidad, mira a ver si es que tiene raíces enredadas por la base de la misma, y en ese caso desenrédalas con cuidado; por otra parte, si no hay nada, dale unos golpecitos a los lados de la maceta.

Luego, coge el árbol del tronco y extráelo con cuidado del recipiente para ponerlo acto seguido dentro del agujero. Ha de quedar bien, es decir, ni muy alto ni muy bajo. Si ves que hace falta echar más tierra, o por el contrario quitar, no dudes en hacerlo. Piensa que lo ideal es que el pan de tierra o cepellón de raíces quede un poco por debajo del nivel del suelo, pues así cuando riegues no se perderá agua.

Termina de rellenar el agujero

Ahora lo único que queda por hacer es rellenar el agujero con tierra. Echa toda la que creas necesaria, y al terminar apisónala, lo cual servirá para que el limonero quede bien ‘sujeto’ al suelo, y de paso para que tú puedas ver si hace falta más tierra. Luego, dale un buen riego.

Si en tu zona sopla mucho el viento, o si es un ejemplar muy joven con un tronco delgadito de menos de 1cm de grosor, es aconsejable ponerle un tutor.

Limonero en maceta

Si tienes un limonero o acabas de comprar uno y quieres pasarlo a otra maceta mayor, sigue este paso a paso:

Escoge la maceta adecuada

La maceta ha de ser al menos 5 o incluso 10 centímetros más amplia y alta que la que tenía, y por supuesto ha de tener agujeros de drenaje en la base por los que pueda salir el agua que sobre durante el riego.

Puede ser de plástico o de barro sin problemas. Las de plástico son más económicas, pero con el paso de los años se suelen estropear sobretodo si estás en una zona como el mediterráneo, donde el grado de insolación es alto; en cambio las de barro se pueden conservar siempre con un mínimo mantenimiento.

Rellénala con sustrato

Una vez que la tengas, échale una capa de unos 2-3cm de grosor de gravilla, bolas de arlita o similares, y luego rellénala un poco con sustrato universal mezclado con un 30% de perlita.

Extrae el limonero de la maceta y plántalo en la nueva

Hazlo con cuidado de no romper las raíces. Si es necesario, tenlo un poco inclinado en el suelo para que te resulte más sencillo extraerlo del recipiente. Enseguida que lo tengas fuera, plántalo en la nueva maceta.

Procura que el tronco quede centrado, y que el cepellón o pan de raíces del limonero quede un poco por debajo del borde del recipiente. Compacta un poco la tierra con la mano por ejemplo para comprobar si es necesario que eches más.

Riega a consciencia

Para acabar, solo te quedará regar hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje. No te olvides de ponerlo en una exposición soleada.

El limonero se planta en primavera

Esperamos que te haya sido de utilidad 🙂 .


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.