Cuándo se poda el laurel

Cuándo se poda el laurel

Uno de los árboles de crecimiento muy, muy lento es el laurel. Se le considera un árbol que plantas pero no ves crecer y es que, según el dicho, crece tan lento que la persona que lo siembra no puede verlo en su esplendor. Pero eso no quiere decir que no haya que llevar un pequeño mantenimiento. Por ejemplo,¿sabes cuándo se poda el laurel? ¿O cómo se hace para que tenga forma de árbol?

Si tienes un laurel, o vas a tenerlo, y quieres ir dándole forma o consiguiendo que año tras año se note su crecimiento, a continuación te vamos a dar todas las claves para conseguirlo. ¿Vamos a ello?

Por qué se poda un laurel

arbol de laurel

Hay un dicho que dice algo parecido a: «Quien planta un laurel no lo ve crecer». Esto es debido a que, es tan lento en su crecimiento, que los años pasan y esa persona que lo ha sembrado llega a anciano y al final de sus días sin que el árbol haya variado mucho.

Los laureles son plantas que tardan muchos años en alcanzar su aspecto «adulto». Por eso son tan apreciados e importantes.

Entonces, es posible que te preguntes por qué podarlo si tarda tanto tiempo en crecer. Lo cierto es que hay una razón para ello: que se mantenga bonito y limpio. Con el paso del tiempo puede tener ramas rotas, secas, enfermas… que afearán el aspecto del árbol y eso hará que no se vea bonito. Además, son un foco de infección de enfermedades y plagas y es motivo más que suficiente para dedicarle un poco de tiempo para conseguir sanearlo.

En realidad, no hace falta una poda drástica, de hecho no es aconsejable. Pero sí es necesario que se pode como máximo un tercio de su tamaño ya que eso activará el desarrollo de la planta.

Cuándo se poda el laurel

ramas de laurel para podar

Una vez sabes el motivo por el que debes podar los laureles, lo siguiente es conocer la mejor época para hacerlo. Y en este sentido, lo mejor es esperar siempre al otoño e invierno. En esas dos estaciones la planta detiene completamente su crecimiento, y eso permite que cualquier poda se pueda llevar a cabo sin que sufra.

Eso sí, ten en cuenta lo que te hemos comentado antes, que no debes podarla más de un tercio de su tamaño porque es una de las plantas que sufre bastante con las podas.

Además, tienes que controlar un poco el clima. Te explicamos. Si vives en una zona donde hace bastante frío en invierno, no es aconsejable podar el laurel en esa estación. Ni siquiera en otoño. Es mejor esperar hasta final del invierno para hacerlo porque así te aseguras de que no vaya a helarse (debido a las cicatrices que se le producen) o a contraer alguna enfermedad o plaga que acabe con su salud.

Aparte de esa poda, algunos expertos recomiendan que, en primavera, se le dé un pequeño corte a la copa del árbol. De esta manera, podrá producir ramas nuevas y hará que vaya obteniendo la forma de un árbol.

Cómo podar el laurel

hoja de laurel

Ahora que sabes cuándo se poda el laurel, ya solo queda saber cuáles son los pasos a dar para hacerlo. Y para ello, hemos hecho una pequeña guía que te pueda ilustrar sobre todo lo que debes hacer (tranquilo, no es mucho).

Herramientas para podar el laurel

¿Qué necesitas para podar un laurel? Es posible que pienses que unas tijeras y quizás unos guantes para protegerte tú. Pero, ¿es suficiente? Sí. Y no.

Dependiendo de cómo sea el laurel, podrás pensar que con unas tijeras y unos guantes es suficiente pero, ¿y si ya es bastante alto? ¿No necesitarás unas escaleras o andamio para podarlo?

También puede ocurrir que las ramas sean bastante gruesas, y que con las tijeras no seas capaz de cortar, con lo que tendrás que tener a mano una motosierra. Y si hablamos de cortes altos, un casco y unas gafas protectoras son también muy importantes.

En realidad, todas las herramientas de las que te hemos hablado son las que usarías en cualquier situación. Obviamente, si tu laurel es pequeño, con unas tijeras es más que suficiente. Pero hemos querido darte el listado completo porque puede ser que tengas un laurel en distintas fases.

Tipos de poda del laurel

A continuación queremos hablarte de los distintos tipos de poda que podrías llevar a cabo en tu laurel.

Poda de mantenimiento

Es la más habitual y la que harás prácticamente todos los años. Consiste en eliminar las ramas que estén enfermas o bien que estén secas, dañadas, etc. También aquí entrarían esas ramas que se entorpecen o que impiden que el aire pueda penetrar bien por todo el laurel.

Poda de formación

Es de las primeras que se le realiza a este árbol porque se encarga de darle forma (de ahí su nombre) y de que crezca de manera sana.

Para darle forma, lo único que hay que hacer es determinar cómo quieres que sea tu árbol y seguirlo a rajatabla, cortando aquellas ramas que se salen de ese diseño.

En el caso de reducir el tamaño del laurel, tendrás que marcar una líneas o espacio determinado de tu laurel y cortar aquello que se salga de esa zona.

Planificar la poda

Ya tienes las herramientas, has decidido el tipo de poda. Ahora lo que queda es ponerse manos a la obra y aquí es donde no debes “dar palos de ciego”. Es decir, tienes que haber planificado de antemano los cortes que vas a dar. De esta forma, te aseguras de no podar demasiado y, al mismo tiempo, de saber qué ramas quitar y cuáles conservar.

Empieza por los brotes de las raíces. Estos se llevan mucha energía y, a no ser que quieras que conserve su forma original y habitual, lo mejor es quitarlos.

Después, continúa con las ramas enfermas, debilitadas, secas… Estas no te darán mucho problema y se cortarán fácilmente aunque, si son gruesas, conviene que tengas a mano una pomada cicatrizante para evitar que entren bacterias y dañen la salud.

Tras estas ramas, lo siguiente ya sí sería propiamente la poda de formación, en caso de que quieras que tenga una forma u otra.

Por ejemplo, si lo quieres como árbol de copa alta, tendrías que cortar una parte de la copa para que ramifique y, cuando lo haga, ir quitando las ramas de la parte de abajo para dejar el tronco desnudo.

En cambio, si lo prefieres en bola baja, tendrás que controlar que no crezca mucho a lo largo y que tenga una forma de bola, recortando aquellas ramas que se salgan de ese círculo.

Como ves, no solo importa cuándo se poda el laurel, sino también la forma en que se lleva a cabo y los motivos por los que se recortan ciertas ramas de esta planta. ¿Tienes un laurel y quieres hacerlo? Seguro que nuestras recomendaciones te ayudarán a tener éxito.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Beatriz dijo

    El laurel que tenemos se plantó con tanto amor que es un árbol hermoso que mi madre si vio crecer y que a pesar de estar al lado de un árbol que tiene toda clase de enfermedades no se enferma y siempre está verde,regalo sus ramas a seres queridos y quién me pide, es muy bello

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Beatriz.
      Sin duda es un árbol muy agradecido 🙂