Cuándo se recolectan las naranjas

Las naranjas se recolectan cuando maduran

¿Te gustan las naranjas? De ser así, y si además tienes un huerto o un patio (o puede que un balcón) tengas un árbol de la especie que las produce, ¿cierto?

Y es que este frutal, aparte de permitirnos saborear sus frutas, es también muy decorativo pues en primavera brotan sus pequeñas, aromáticas y preciosas flores blancas, y por si fuera poco, da una muy agradable sombra.

Calendario de recolección de las naranjas

Las naranjas tienen un sabor dulce

Sin mencionar que es una planta cuyas hojas tienen un olor súper agradable que perfectamente puede mejorar el ambiente según el tamaño o la cantidad de plantas de naranjas haya.

Pero la pregunta que seguramente te ronda por la cabeza es: ¿cuándo se recolectan las naranjas realmente? En los supermercados, fruterías y demás hay cada día del año a la venta: ¿es que este frutal está produciendo frutas los doce meses que tiene el año?

Lo cierto es que no. Cada variedad de naranjo (Washington Navel, Navel, Navel Lane Late y Navel Late son las que más se venden en España) y termina de madurar sus frutos en distintos meses del año.

Así pues, el calendario de recolección en este país es el siguiente:

  • Washington Navel: se utiliza tanto para zumo como para consumir fresca. Se recolecta desde diciembre hasta marzo.
  • Navel: se utiliza para su consumo en fresco. Se recolecta desde febrero hasta mayo.
  • Navel Lane Late y Navel Late: se utilizan sobre todo para consumo en fresco, pero también son válidas para hacer zumos. Se recolectan desde marzo/abril hasta junio/julio.

¿Y el resto del año? Las naranjas que se venden el resto del año, es decir, desde más o menos agosto/septiembre hasta enero pueden proceder de invernadero o, cuanto menos, de zonas muy controladas.

Eso no significa que no sean tan buenas como las de temporada, sino que simplemente el ser humano ha hecho todo lo que ha estado en su mano para garantizar un suministro constante de naranjas al mercado.

Pero a nivel particular, esto es a nivel doméstico, es interesante respetar los ciclos del árbol y cuidarlo para que, cuando llegue su momento, pueda producir todas las naranjas que tenga que producir.

Artículo relacionado:
El naranjo

Pero vamos, seguramente esta información de momento no te es del todo útil, o por lo menos demasiado completa.

Hemos pensado en eso y es por eso que seremos aún más específicos en este aspecto, porque sabemos que posiblemente quieres hacer la recolección de naranjas sin dañar la planta.

Porque aunque no lo creas, quitarle las frutas a un naranjo un día o época del año equivocado, puede crear una alteración en la planta a tal punto de producir la misma cantidad de naranjas.

O por si fuera poco, que el proceso de desarrollo de naranjas tarde más de lo habitual.

¿Cuándo se deben recolectar las naranjas?

Como se puede comprender, no se puede tener un naranjo e ir y quitarle las frutas así como así. Existen factores que tienes que considerar y tener muy en cuenta a la hora de retirar las frutas.

Un ejemplo de ello es el clima y la zona en la que te encuentres, aunque esto no resulta un gran problema la mayoría de las veces. Por otro lado, si tu intención es recolectar naranjas para la venta de las mismas, tienes que tener en cuenta lo siguiente:

Si quieres que tus naranjas recolectadas tengan un sabor increíble y no sean como esas naranjas que tienen un sabor muy ácido, tienes que guiarte principalmente por el color de la naranja que vayas a retirar de la planta.

Claro que este consejo puede no ser verdad muchas veces, ya que si te guías por un color amarillento, posiblemente no obtengas lo que quieres.

Sucede que dependiendo de la especie, resulta factible retirar la fruta una vez haya adquirido un buen tamaño y que ante el tacto, resulte suave con se presione los dedos contra esta.

Es por ello que no siempre un color amarillento o naranja resulta la mejor opción, ya que existen naranjas cuya piel es verde y por dentro están completamente maduras. Así que tienes que estar pendiente de eso.

El otro dato que sí resulta del todo fiable a la hora de hacer una recolección, es gracias al sabor. La gran mayoría de las veces que las naranjas son recolectadas, al instante algunas personas suelen comerlas.

Lo más probable es que cuando hagan esto, el sabor no sea lo que esperaban. Esto se puede deber a que la naranja aún no ha madurado completamente y la única manera de obtener esa maduración luego de haberla retirado de las ramas es coger tan solo una entre todas ellas, pelarla o cortarla y luego probarla.

Si al probarla notas que el sabor es agradable y agridulce, quiere decir que la mayoría de las naranjas que se encuentran en la planta están en el mismo punto de maduración que la que acabas de agarrar.

Claves para hacer una recolección de naranjas efectiva

El naranjo es un árbol que da muchos frutos

Lo que leíste hasta hace unos momentos fueron algunos datos generales que puedes o no tener en cuenta. Pero si quieres algo más específico y hacer de la recolección como si de un profesional se tratase, entonces tienes que leer estas claves que hemos preparado para ti. Son tan solo 5 claves que te ayudarán en este sentido y evitar quitarle a la planta, las naranjas que aún no han madurado.

Evita recolectar frutos que estén mojados o húmedos

Parece algo que no tiene demasiado sentido para muchos, pero en el caso de las naranjas esto es vital.

La razón se debe a que en sí, es una fruta “seca”, o al menos tiene que estarlo en la parte exterior de esta para que se pueda recolectar sin ningún problema. Así que lo principal es cerciorarte que en la piel de la naranja que vayas a retirar, no tenga rastros de agua o de humedad.

Por consiguiente, tienes que evitar recolectar naranjas después de haber llovido o durante las épocas de lluvia. En estas épocas suele haber mucha humedad en el ambiente y posiblemente la naranja adquiera parte de ella.

Ahora bien, en este aspecto tienes que verificar que la parte inferior de la naranja esté seca. De ser así, puedes proceder a la recolección. Aunque lo mejor y más recomendable es cosechar las frutas que están más hacia arriba de la planta o por lo menos, las que están más hacia el exterior.

Utilizar un alicate o herramienta de corte similar

En el proceso de recolección de naranjas existe un proceso o término que se le conoce como alicatar las naranjas. Esto quiere decir que hay que cortar las ramas que posee la naranja que vas a retirar de la planta, ya sea que utilices una tijera de podar o un alicate especial utilizado para plantas cítricas.

Ahora bien, quizás te estés preguntando el por qué hay que hacer esto. Que sepas que es indispensable hacerlo y aunque la recolección por tirón es lo más habitual. Pero esto no es recomendable, ya que termina dañando parte de la integridad física de la planta y lo menos que quieres es que sufra daños y se te seque el naranjo.

Sucede que al tirar de una naranja, sin saberlo, se crea un punto débil en la planta el cual se puede convertir en inicio de podredumbre, sin mencionar el hecho que la aparición de hongos es muy probable.

Así que lo mejor y más recomendable es cortar justo la rama o la parte en donde se encuentra la fruta a recolectar.

No recoger naranjas que se encuentran en el suelo

Toda recolección tiene que hacerse directamente de la planta, así que no esperes a que la naranja esté completamente madura y que esta caiga al suelo porque no es lo recomendable.

La razón que se esconde detrás de esto es que al caer del árbol, la fruta recibe un gran impacto que puede provocar daños físicos. De un mismo modo, tienes que evitar en lo máximo posible tener que recolectar naranjas que por algún motivo, han sido comidos o alterados físicamente por animales.

Así que es bueno inspeccionar primero la fruta y luego tras darle el visto bueno, retirarla de la planta.

Evitar hacerle heridas a la fruta durante la recolección

Esto es uno de los problemas que resultan de implementar la recolección por tirón de naranjas. No solo existe una alta posibilidad de debilitar la planta en sí, sino que también se puede dañar la piel de la fruta.

Aunque pueda parecer algo sin sentido y a pesar que la piel es bastante gruesa, una herida en la fruta puede suponer la pérdida de líquidos, lo que puede conllevar a que la naranja se pudra con mayor facilidad y rapidez.

No hay que recolectar frutas de tamaño pequeño

Las naranjas se cogen cuando alcanzan su tamaño adulto

Aunque esto parezca obvio, hay que recordarle a la persona y sobre todo a ti quien nos está leyendo, que sin importar que la naranja tenga un color amarillo intenso o que al tacto parezca haber madurado, evita en lo posible retirarla de la planta.

Aunque este es un factor que depende mucho del tipo de naranjo que se esté tratando. Pero lo mejor es esperar el tiempo suficiente como para que la fruta alcance un tamaño considerable y pueda ser recolectada.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.