¿Cuándo trasplantar cactus?

Los cactus en macetas han de trasplantarse de vez en cuando

¿Cuándo trasplantar cactus? Como se suele decir, »hay momentos para todo», y en el caso de que nuestra planta empiece a necesitar más espacio para poder seguir creciendo, es importante además elegir bien la estación del año en la que vamos a hacerlo.

Y es que, sí, suelen ser plantas que superan sin dificultad los trasplantes, pero tampoco sería positivo que sufriera daños, y menos aún si podemos evitárselos.

¿Cuál es el mejor momento para trasplantar cactus?

No siempre es fácil saber si un cactus está muerto

Por propia experiencia trasplantando cactus de distintas especies y no siempre en la misma época del año, te puedo decir que la mejor estación para llevar a cabo esta tarea es la primavera. Pero no en cualquier momento de dicha estación, sino cuando las temperaturas ya son más elevadas que las que había en invierno, y el riesgo de heladas se ha vuelto inexistente. De hecho, lo ideal es que el termómetro lleve varias semanas marcando un mínimo de 15ºC.

Y es que si se hiciera, vamos a suponer, justo al terminar el invierno, si en tu zona aún hace fresco y/o se registran heladas, las plantas lo van a notar y se resentirán. A fin de cuentas un trasplante implica sacarlas de donde estén creciendo, exponiendo las raíces al sol, viento, etc.; y como esto es algo para lo que no están preparadas, al volver a estar bajo tierra más pronto que tarde el cactus empezará a mostrar daños, como quemaduras por ejemplo.

¿Cómo saber si un cactus necesita un trasplante?

Plantar cactus no es muy sencillo
Artículo relacionado:
¿Cómo plantar cactus?

El trasplante es algo que se debe hacer de vez en cuando si tenemos cactus en macetas, puesto que son plantas que, aunque por lo general crecen a un ritmo lento, con el tiempo sus raíces ocupan todo el interior de dicho recipiente. Una vez han enraizado bien, por completo, el crecimiento se ralentiza mucho. Y a partir de ahí, pueden pasar dos cosas: que la planta deje de crecer y que termine debilitándose, o bien que crezca saliéndose de la maceta (esto último ocurre con los cactus globulares, como Ferocactus y algunos Echinopsis, entre otros).

La verdad es que es bastante triste ver una planta así, ya que para poder continuar con su crecimiento lo que hacen es adelgazar su tallo, hasta el punto de que, en casos extremos, para salvarle la vida a veces lo mejor es cortar dicho tallo por donde es fino, impregnar la base con hormonas de enraizamiento y plantarlo en una nueva maceta con sustrato para cactus. Por suerte, es muy fácil evitar llegar a esto, ya que simplemente se trata de ir revisándolos de vez en cuando.

Pero, ¿cómo podemos saber que necesitan un trasplante? Para ello tendremos que fijarnos en si:

  • se le salen las raíces por los agujeros de drenaje
  • si a simple vista ya se ve que se ha quedado sin espacio para crecer (por ejemplo, si es un cactus globular, ya no se podrá ver sustrato porque la planta ha ocupado todo el recipiente)

Si aún así tenemos dudas, recomiendo hacer lo siguiente: tumbar el cactus sobre una mesa, y con una mano sujetar la maceta y con la otra coger la planta por la base. Y ahora, lo que tienes que hacer es sacar un poco la planta del recipiente: si ves que el pan de tierra o cepellón no se deshace, entonces es que ha enraizado bien y podrás trasplantarla.

Esto lo hago yo cuando por ejemplo se da el caso de que la tierra ha pasado tanto tiempo seca que se ha compactado. Y claro, al compactarse se ha »despegado» del interior de la maceta.

Dependiendo de la calidad de dicho sustrato, a veces es mejor plantar el cactus en una maceta nueva con sustrato nuevo y de mejor calidad, como este de aquí, que intentar rehidratar la tierra que tiene, por la sencilla razón de que si ha pasado esto una vez, es decir, si se ha compactado una vez, probablemente vuelva a ocurrir en el futuro. Y claro, es preferible ponerle un sustrato que sea mejor para que no vuelva a pasar.

Caso especial: trasplante de cactus que han sufrido exceso de agua

Los cactus se riegan de vez en cuando

En principio, no se debe trasplantar ninguna planta enferma, pues en muchos casos sería peor el remedio que la enfermedad. Pero si nuestro cactus ha recibido más agua de la que necesita, entonces la cosa cambia. En estas situaciones, si queremos tener alguna posibilidad de salvarle la vida, tendremos que plantarlo en una maceta con sustrato nuevos, además de aplicarles fungicida sistémico como este para intentar que los hongos no acaben con él.

Las macetas que necesitan los cactus son aquellas que tienen orificios en su base, puesto que no les gusta nada tener las raíces encharcadas. Además, tampoco sería buena idea meter estas macetas dentro de tiestos sin agujeros, por el mismo motivo.

Este trasplante se hará en cualquier momento del año, pero sí que recomiendo que, si estamos en invierno, se meta el cactus en casa hasta la primavera para que pueda adaptarse a su nueva maceta.

Como has podido ver, el trasplante es importante sí, pero también lo es hacerlo en el momento más oportuno.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.