¿Cuándo y cómo plantar el bulbo de amarilis?

La plantación de amarilis es bastante sencilla gracias a su bulbo

La bonita flor amarilis es una planta popular para la jardinería en interiores y exteriores debido a su hermoso color y su floración. Este vegetal es nativo de África y de Asia y ha sido cultivado desde hace siglos en Europa. El amarilis es una planta bulbosa perenne que florece en primavera o verano, dependiendo de la variedad. Las flores pueden ser de un solo color o de múltiples colores. Además, pueden ser simples o dobles. A parte de ser una planta preciosa, su plantación resulta bastante sencilla gracias al bulbo de amarilis.

Para que podáis disfrutar de este hermoso vegetal, vamos a explicar en este artículo cuándo plantar el bulbo de amarilis y cómo hacerlo. Sin lugar a dudas es una elección excelente para embellecer nuestro hogar.

¿Cuándo plantar el bulbo de amarilis?

El mejor momento para plantar el bulbo de amarilis es generalmente en otoño

Antes de explicar cómo plantar el bulbo de amarilis, primero vamos a comentar cuándo debemos llevar a cabo esta tarea. El mejor momento para ello es generalmente en otoño, una vez que las temperaturas comienzan a disminuir pero antes de que el suelo se congele. Esto permite que el bulbo tenga tiempo para establecer raíces antes de la temporada de crecimiento y de floración en primavera.

Sin embargo, los bulbos de amarilis también pueden ser plantados en primavera, una vez que las heladas hayan terminado. Es importante asegurarse de que el suelo esté bien drenado antes de plantar el bulbo. Además, es altamente recomendable plantar el bulbo a una profundidad de 2-3 veces su diámetro y a una distancia de al menos 6 pulgadas entre cada bulbo.

¿Pero de dónde sacamos un bulbo de amarilis? Pues bien, estos se pueden adquirir en viveros, jardinerías y tiendas de jardinería en línea. Es importante asegurarse de comprar bulbos de amarilis de buena calidad, que sean firmes al tacto y no tengan signos de moho o pudrición.

Plantas bulbosas
Artículo relacionado:
Qué son las plantas bulbosas

También pueden ser propagados mediante la división de los bulbos ya existentes, que se puede hacer después de la floración y el envejecimiento del follaje. Para ello se deben cortar las raíces y las hojas, dejando solo el bulbo. Después hay que plantarlo de nuevo en un lugar adecuado. Otra manera de propagar los bulbos de amarilis es mediante el uso de «bulbos hijo». Estos son pequeños bulbos que se forman en la base del bulbo madre, y pueden ser separados a la hora de dividirlos.

¿Cuántas veces al año florece el amarilis?

La frecuencia de la floración del amarilis depende de la variedad y del cuidado que reciba. Algunos tipos de amarilis florecen una vez al año, generalmente en primavera, mientras que otras pueden florecer varias veces en un mismo año. Cabe decir que algunas variedades son forzadas para florecer en diferentes épocas del año.

Además, la frecuencia de floración también puede verse afectada por factores como la luz, el riego y la fertilización. Es posible que un amarilis florezca una vez al año, pero si se le da el cuidado adecuado y se le coloca en un lugar con la luz apropiada, puede florecer varias veces en un mismo año. Sin embargo, es importante recordar que después de cada floración, es necesario permitir que el follaje se seque y se marchite antes de retirarlo.

¿Cómo plantar el bulbo de amarilis?

Amarilis es una planta bulbosa con flores preciosas

Ahora que ya sabemos cuándo plantar el bulbo de amarilis, veamos cómo hacerlo paso a paso:

  1. Ubicación: El amarilis necesita un lugar con suficiente luz solar indirecta y un suelo bien drenado.
  2. Suelo: Si el suelo es demasiado arcilloso o compacto, debemos añadir arena o grava para mejorar el drenaje.
  3. Plantación: Ahora toca colocar el bulbo en el suelo con la parte puntiaguda hacia arriba y cubrirlo con tierra. Tenemos que asegurarnos de que el bulbo esté a una profundidad de 2-3 veces su diámetro y a una distancia de al menos 6 pulgadas entre cada bulbo, si tenemos pensado plantar varios.
  4. Riego: Después de plantar el bulbo tenemos que regar el área suavemente. Es importante mantener el suelo húmedo pero no empapado durante el periodo de crecimiento.
  5. Paciencia: Finalmente nos queda esperar a que comience a brotar. Esto puede tardar varias semanas o incluso meses, dependiendo de la variedad.
  6. Cuidados: Una vez que el amarilis ha brotado y comienza a crecer, debemos asegurarnos de mantener el suelo húmedo y fertilizar regularmente durante la temporada de crecimiento y floración. A continuación comentaremos los cuidados que requiere este vegetal.

Cuidados del amarilis

El amarilis necesita un cuidado adecuado para florecer y prosperar. Veamos cómo satisfacer sus necesidades:

  • Luz: El amarilis necesita una exposición a pleno sol o luz indirecta para florecer. Si recibe demasiada sombra, puede no florecer o las flores pueden ser menos coloridas.
  • Riego: Esta planta necesita un suelo húmedo pero bien drenado. Es importante evitar que el suelo se seque completamente, pero tampoco se debe permitir que el suelo se quede empapado. Lo más recomendable es regar el amarilis con moderación y asegurarse de que el exceso de agua no se acumule en la base del bulbo.
  • Fertilización: El amarilis necesita ser fertilizado regularmente durante la temporada de crecimiento y floración. Se recomienda utilizar un fertilizante líquido para plantas con flor y así proporcionar los nutrientes necesarios para que pueda florecer.
  • Poda: Una vez que el amarilis ha florecido, es importante permitir que el follaje se seque y se marchite antes de retirarlo. Esto ayudará a conservar la energía del bulbo para la próxima floración.
  • Plagas y enfermedades: El amarilis es resistente a plagas y enfermedades, pero a veces pueden ser afectadas por plagas como pulgones, escarabajos japoneses, caracoles y babosas, enfermedades como pudrición de bulbos, manchas foliares y hongos. Es importante detectarlos a tiempo y tratarlos adecuadamente para evitar daños graves.

Hay que destacar que puede ser necesario trasplantar la planta si se queda sin espacio en la maceta. Eso sí, a la hora de hacerlo debemos tener mucho cuidado de no dañar las raíces. También es importante respetar la temporada de descanso del amarilis. Después de la floración, es recomendable reducir el riego y mantener el bulbo en un lugar fresco y seco para que pueda entrar en una temporada de descanso.

¡Espero que toda esta información os haya resultado útil para plantar vuestro bulbo de amarilis!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.