Cuándo y cómo regar las plantas en primavera

Regar las plantas en primavera

A medida que las temperaturas van aumentando, el suelo se calienta y las plantas reanudan poco a poco y de forma gradual su crecimiento. Algunas optan por florecer, otras en cambio se llenan de hojas mientras que los animales dan la bienvenida a la estación más colorida del año: la primavera.

Durante estos tres meses, el jardín y las macetas necesitarán que les proporcionemos agua, pero no tanta como la que necesitarán en verano. Controlar el riego no siempre es fácil, pero eso no te tiene que preocupar. Después de leer este artículo sabrás cuándo y cómo regar las plantas en primavera.

¿Cuándo hay que regarlas?

Regar con manguera

Se podría pensar que el mejor momento para regar las plantas es por la mañana temprano, antes de que el sol se termine de asomar por el horizonte pero yo te recomiendo que lo hagas por la tarde, y te diré por qué: aunque es verdad que durante la primavera el sol aún no es muy intenso, al regar por la tarde, por ejemplo a las seis, las raíces tendrán unas 15-18 horas para poder absorber toda el agua que necesiten; en cambio, si se riega por la mañana, apenas tendrán 8 o 9h.

Además, a comienzos de la estación la tierra se puede mantener húmeda varios días (dependerá del clima que haya en nuestra zona y de dónde tengamos la plantas), pero a medida que se acerque el verano se secará con más rapidez, de modo que tendremos que regar más a menudo. Si nos acostumbramos a hacerlo por la tarde, que es cuando hay que regar durante la época de más calor, las plantas tendrán agua siempre disponible.

¿Cómo regar las plantas en primavera?

Regando las plantas.

Nunca hay que mojar las hojas ni las flores.

Para que las plantas puedan disponer de la tan preciada agua hay que regar de manera que sólo se humedezca la tierra, y no las plantas. Hay dos maneras de hacerlo:

  • Colocándoles un plato debajo y llenarlo de agua: es la forma más idónea para regar plantas carnívoras y semi-acuáticas, ya que necesitan mucha humedad. En el caso de utilizarlo para otras plantas, hay que quitarles el agua que sobre a los 30-40 minutos de haber regado.
  • Dirigir la regadera a la tierra y regar: es la manera más aconsejada para regar el resto de plantas.

Sin embargo, de nada servirá que reguemos de la forma correcta si la frecuencia no es la adecuada. Dicho de otro modo: tanto si regamos mucho como poco, la planta lo pasará mal. Por eso, debemos comprobar la humedad de la tierra, y para eso podemos hacer varias cosas:

  • Introducir un palo delgado de madera: si al sacarlo sale prácticamente limpio, será el momento de regar.
  • Utilizar un medidor de humedad: nos indicará al instante qué grado de humedad hay. Para que sea más fiable, lo debemos introducir en otras zonas: cerca del tallo principal, cerca del borde.
  • Coger la maceta antes de regar y de nuevo al cabo de unos días: la tierra húmeda pesa más que cuando está seca, por lo que podremos guiarnos por eso para saber cuándo tenemos que darle agua a nuestra planta.

Regadera metálica sobre una mesa

¿Te han sido útiles estos consejos?

Descarga gratis nuestro ebook sobre la Flor de Pascua
Se acerca Navidad, aprende a como seleccionar las flores de pascua, sus cuidados y qué hacer después de Navidad. Todo gratis en nuestro ebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *