¿Cuándo y cómo se poda el sauce llorón?

El sauce llorón se ha de podar necesariamente

El sauce llorón es uno de los árboles más elegantes que hay. Su copa en forma de cascada proporciona una excelente sombra durante toda la primavera y el verano, y además no es muy exigente. Pero, si queremos que se vea tan o más bonito como siempre, tenemos que saber cómo es su poda.

Esta es una tarea que, si no se hace correctamente, puede perjudicar mucho a nuestro árbol, por lo que es muy importante saber cuándo y cómo se poda el sauce llorón tanto si está en el jardín como si lo queremos trabajar como bonsái.

Sí, así es: la poda no va a ser la misma si queremos que sea un árbol grande, o bien un pequeño arbolito en una bandeja. Así que vamos a ver cómo se hace dependiendo de esto:

¿Cuándo se poda el sauce llorón?

El sauce llorón se poda a finales del invierno

En el jardín

El sauce llorón es un árbol caducifolio (deja caer las hojas en otoño-invierno) de muy rápido crecimiento ideal para jardines amplios. Si se le deja crecer y desarrollarse libremente, él mismo adquirirá su copa tan característica con el paso de los años, de modo que la poda realmente no es necesaria.

Aún así, si queremos podarlo podremos hacerlo a finales de invierno, antes de que las hojas vuelvan a brotar. En esos momentos el árbol se está preparando todavía para reanudar su crecimiento, por lo que no perderá mucha savia. Esto es importante, ya que la savia es una sustancia que atrae a insectos que pueden convertirse rápidamente en un problema, como las cochinillas por ejemplo. Por eso, cuanto menos pierda, menos riesgo habrá de que esto pase.

Como bonsái

Si se tiene como bonsái, hay que saber que hay dos tipos de podas:

  • Formación: esta se hace a finales del invierno, ya que puede implicar el corte de ramas más o menos gruesas.
  • Mantenimiento: también conocida como pinzado. Consiste en recortar un poco las ramas más jóvenes, quizás también quitando algunas hojas, pero poca cosa. Se puede hacer en primavera y verano.

¿Cómo se poda?

Como árbol de jardín

Para evitar pudriciones, lo más importante es coger una herramienta de poda (sierra de mano) que esté previamente desinfectada. Con ella, cortaremos o recortaremos únicamente las ramas delgadas, pues si quitáramos las gruesas probablemente acabaríamos perdiendo al árbol al cabo de unos años.

Lo que tenemos que quitar serán las ramas secas, enfermas o débiles. También podemos recortar ramas -repito, delgadas- para que ramifique aún más y conseguir una sombra mucho más densa. Para asegurarnos de que todo ha ido bien y de que no surgirán sorpresas desagradables, podremos ponerle pasta cicatrizante en los cortes de poda.

Como bonsái

Vista del bonsai de sauce llorón

Imagen – bonsaitreegardener.net

La poda del bonsái de sauce llorón se ha de hacer siempre pensando en el estilo que se le va a dar. Como estamos hablando de un sauce llorón, su diseño será por supuesto llorón. Esto significa que tendrá las ramas largas, caídas y que incluso rozarán el suelo. Aunque por supuesto, eso es algo subjetivo: no necesariamente tiene que se así. Si a ti no te gusta, puedes recortarle las ramas aún más.

Una vez que consigas tu ejemplar, lo que tienes que hacer es lo siguiente:

  1. Si tienes un árbol que mida un metro o más, y las primeras ramas brotan a medio metro, has de podarlo por encima de estas; es decir, a unos 60cm del suelo. Con esto conseguirás dos cosas: que saque ramas más bajas, y que de paso el tronco engorde un poco.
  2. Antes de pasarlo a una maceta de bonsái, tiene que estar en una maceta grande con akadama (en venta aquí) mezclada con un 30% de kiryuzuna (en venta aquí) -o mejor, en el suelo pero con las raíces envueltas en, por ejemplo, malla de sombreo para que el día de mañana sea más fácil extraerlo- durante unos años. No se puede empezar a trabajar un árbol de verdad si este tiene un tronco de un grosor de 1 centímetro o menos: como mínimo, debe medir 1,5cm, aunque mejor si son 2cm. Durante ese tiempo, se abonará con abonos ricos en nitrógeno.
  3. Luego, cuando el tronco mida lo que queramos, se preparará para el primer trasplante a finales del invierno. Es decir, se sacará de la maceta o de la tierra en la que haya estado creciendo, y luego se procederá a recortar un poco sus raíces (no más de un tercio del tamaño total). Después, se planta en una bandeja de bonsái.
  4. A continuación, pasamos a sus ramas. Lo más recomendable es darle un estilo natural, por eso es necesario que las primeras ramas empiecen a una cierta distancia del suelo; el resto se ha de quitar.
  5. Por último, si es necesario se pueden alambrar algunas ramas, utilizando alambre adecuados para ello. Pero hay que procurar no dejárselo mucho tiempo, pues de lo contrario se incrustaría en las ramas, dejándole una marca que no se quitará.

A partir de ahora… aún no será un bonsái, si no un prebonsái. Alguien muy especial para mí me dijo en su día algo así como que un bonsái no es el árbol que se acaba de plantar en una bandeja, si no aquel que ha pasado por al menos tres trasplantes y se ha estado trabajando durante todos esos años (estos árboles se trasplantan una vez cada 2-3 años) manteniéndolo con un diseño definido.

Por lo tanto, mucha paciencia. Verás como el el trabajo te dará los resultados que buscas, o quién sabe si mejores. La poda de los sauces es una tarea que se debe de realizar con cuidado.

Esperamos que estos consejos te hayan servido para tu árbol.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   ulises da rosa dijo

    Hola: realmente soy antipoda de los árboles que tengo en casa..
    mi consulta es porque este año durante el invierno no quise hacer poda sanitaria en mi sauce porque no creí que hacía falta. pero en realidad la primavera arrancó con mucha agua y esto le encantó tanto al sauce que se desarrollo mucho, MUCHO… tanto que me quedé sin sol en el patio.. Por esos es que me pregunto si es posible podarlo y cubrir con cicatrizante los cortes en esta época…Será posible??

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Ulises.
      Los sauces se podan entre poco y nada 🙂 Son árboles que son bonitos al natural, y la poda les puede perjudicar mucho estéticamente.

      No obstante, si tienes que hacerlo, es decir, si tienes que podarlo, se hace a finales de invierno.

      Un saludo.