¿Cuándo se recogen las bellotas?

Las bellotas se recolectan en otoño

Las bellotas son unos de los frutos comestibles que terminan de madurar en otoño, cuando las temperaturas empiezan a bajar y el calor propio del verano deja paso al fresco que tanto se agradece en los meses de septiembre a noviembre.

Es en esta época, cuando los amantes de las plantas tenemos que preparar nuestro jardín para que el invierno pase sin dañarlo, cuando podemos aprovechar una tarde a dar un paseo por el bosque y recoger algunos de estos deliciosos frutos.

Época para hacer la recolección de bellotas

Las bellotas son frutos secos

Pero, ¿en qué momento se tienen que coger? ¿Hay alguna manera de saber si las que nos queremos llevar a casa están realmente buenas? Antes de responder a estas preguntas, es importante saber de dónde provienen las bellotas, ya que suele haber mucha confusión al respecto.

Y no es para menos, ya que todos los árboles del género Quercus producen bellotas, absolutamente todos. Pero sólo hay uno que las produce con un agradable sabor: el Quercus ilex, o mucho más conocido por el nombre de Encina. Éste es un árbol perennifolio presente en las zonas montañosas y sub montañosas de la región mediterránea.

También se puede encontrar en diferentes puntos de la península ibérica, como en Galicia o en las sierras de Madrid.

Fructifica en otoño, terminando de madurar hacia los meses de octubre/noviembre, que será cuando podamos salir a recogerlas. Pero no nos podremos llevar todas las que encontremos.

Siempre es importante dejar algunas para que puedan germinar y así crecer para producir sus propias bellotas cuando sea adulto.  Además, hay que observarlas bien antes de meterlas en la cesta, sobre todo hay que mirar que no tengan agujeros, ni que estén blandas.

Asimismo, el color tiene que ser marrón-rojizo, como el que tienen las bellotas de las imágenes de este artículo. Una vez hayamos cogido unas cuantas, las podremos conservar en una caja de plástico sin tapa o bien en una cesta de rafia, ubicada en cualquier caso en un lugar fresco y seco.

Ya se sabe que la maduración de estos frutos ocurre entre octubre y noviembre, pero tan solo tienes alrededor de 2 meses para recolectarlas.

Es decir, que durante el primer mes de maduración, no es recomendable recoger bellotas. Lo mejor es esperar a que esta madure completamente. Nuestra recomendación es que si pretendes hacer esto, lo hagas a mediados de septiembre  y principios de noviembre.

El resto de bellotas deberías dejarlas para que el proceso de germinación inicie nuevamente. Una forma de distinguir entre las bellotas maduras y las que no lo están, es gracias a la coloración que tiene.

Lo más común es ver en una bellota madura un color marrón y cuyo tamaño de la fruta es bastante grueso. Además de esto, resulta sumamente fácil desprenderla del capuchón al que están unidas.

Y este es el motivo principal por el que las personas suelen encontrar bellotas tiradas en el suelo, ya que con un simple soplido del viento, estas se desprenden muy rápido.

Consejos para la recolección

A pesar que ya se mencionó algo al respecto sobre la recolección, nunca está demás dar información extra. Y es que bien puedes hacer una recolección directamente de la planta o hacerlo desde el suelo, en vista que las bellotas se desprenden fácilmente.

El detalle está en que si las recoges del suelo, tienes que verificar que estén completamente intactas. Es decir, tienes que cerciorarte que no tenga ni un solo agujero hecho por gorgojos o que en cierta parte estén podridas debido a la humedad a la que ha estado expuesta.

En caso que encuentres una bellota así, tienes que dejarla en donde está y no consumirla bajo ningún motivo. Así que lo más recomendable es que lo hagas directamente del árbol en sí.

Ahora bien, en cuenta a la hora en la que debes hacer tal recolección, tiene que ser específicamente durante el mediodía. La razón es que durante este momento, las bellotas en su gran mayoría por no decir la totalidad, se encuentran completamente secas gracias al calor del sol.

Así que por este motivo, es importante que evites la recolección a toda costa de bellotas en días de lluvia o que haya demasiada humedad en el ambiente.

Cabe destacar que la humedad es un factor negativo que afecta la preservación de la bellota y acelera su proceso maduración, llegando un punto en el que se pudre completamente a pesar de estar pegada a la planta.

Cabe mencionar que en caso de recolectar las bellotas en un día húmedo, estas tienen que ser cuidadas y secadas antes de proceder a la conservación de la misma. Importantísimo que se haga esto.

¿De qué árboles recolectar las bellotas?

Las bellotas se recolectan de la encina

Esperamos que mientras comiences tu proceso de recolección de bellotas, no vayas a caer en el típico error de recolectar un montón de estas frutas y que al comerlas, sean amargas.

Es muy normal que la gente de pueblo que está acostumbrada a cultivar esta planta, sepa diferenciar entre una bellota amarga y una dulce. Pero en tu caso, que apenas estás comenzando en este maravilloso mundo ¿cómo lo harías?

Pues bien, lo que debes saber en general, es que las bellotas que son dulces o que tienen una cáscara agradable al gusto,  es por el sabor. Solo basta con tomar una entre muchas y probarla tan solo un poco.

Dependiendo del sabor, sabrás si es o no una bellota dulce, a menos que tengas a alguien ya experimentado contigo cerca y le preguntes cuáles son las que deberías recolectar. Ten en cuenta que las bellotas amargas  no deben ser consumidas bajo ninguna circunstancia, ya que producen intoxicación.

Importancia ecológica de las bellotas

Quizás lo hayas visto en noticias, en series de televisión o documentales y en donde reflejan que las bellotas son de gran importancia para el mundo y para la ecología.

Así pues, la razón de que esta planta sea tan importante a nivel ecológico, es que es un fruto cuya semilla resulta muy fácil de germinar y crecer. Es por eso que se le pide a la población en general que no recolecte todas las bellotas de una planta, ya que de hacerlo, supone la extensión de la especie en esa zona.

Además de esto, es una planta que resulta vital para los animales de los bosques, ya que es una de las principales fuentes de alimentación de muchos, sobre todo cuando se encuentran en épocas invernales.

Aunque también existen insectos que se benefician de las bellotas, ya que las ayuda a completar su ciclo vital.

Conservación de las bellotas en casa

Ahora bien, suponiendo que hiciste la recolección en el día adecuado, a la hora especificada y todas tus bellotas están en perfecto estado, es momento de saber cómo es la conservación que tienes que hacer en tu hogar cuando las lleves.

Hay que destacar un punto importante y es que a diferencia de otras frutas que se pueden recolectar de los bosques, las bellotas no tienen por qué ser consumidas al instante. Estas se pueden guardar para después tal como lo hacen las ardillas.

Lo ventajoso de estas frutas es que tiene un tiempo de conservación natural bastante grande. Y la razón se debe a que en la cáscara, existen sustancias que ayudan a proteger a la bellota de bacterias que aceleran el proceso de maduración como tal.

El único problema de la conservación de las bellotas a lo que muchos temen, es que la aparición de hongos es alta. Y aunque la mayoría de los casos no son visibles ante la vista de las personas, está allí pudriéndose y se vuelve algo tóxico para el consumo.

En caso que consumas una bellota así, que sepas que será tu hígado quien tendrá serios problemas.

¿Cómo guardar las bellotas?

Las bellotas se pueden guardar

Todo lo que tienes que hacer es tener una botella o envase de vidrio que esté completamente seco y libre de impurezas como lo sería el polvo o la tierra.  Después de esto, puedes almacenar allí tus bellotas. Incluso puedes utilizar sacos transpirables, el cual resulta una opción mucho más viable que los frascos de vidrio.

Ya para finalizar, tienes que saber que si almacenas por demasiado tiempo tus bellotas, estas independientemente del método de conservación, en algún momento le caerán hongos. Así que procura no conservarlas durante un tiempo excesivo.


3 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Bibiano Bonilla Caudillo dijo

    Muchas gracias por la información del encino!
    Me llega como un trago de agua en el desierto, pues me encuentro en Xochimilco, cultivo diferentes especies de encinos de esta parte tan importante para la Ciudad!
    Gracias infinitas!
    Sería para mí un honor abrir un canal de comunicación!

  2.   Pedro Valadez dijo

    Buen día, tengo un encino de 12 años, ya no creció y aparte dejo de dar bellotas, estoy al pendiente a ver si en esta temporada da
    Gracias

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Pedro.

      ¿Está plantado en suelo o en una maceta? Es que te cuento:

      -Suelo: quizás le falte abono, si lleva tiempo sin recibir. En primavera y verano es recomendable echar estiércol, compost o guano, mezclándolo en lo posible con la capa más superficial del suelo.
      -Maceta: si lleva más de tres años en la misma, necesitará una más grande. Y es que, a medida que el tiempo va pasando, las raíces no solo van creciendo, sino que también van agotando los nutrientes de la tierra.

      En caso de dudas, consúltanos.

      Saludos!