Cuidados básicos de las plantas carnívoras

Planta de Dionaea muscipula en maceta

Dionaea muscipula 

De las plantas carnívoras se suele pensar que son muy difíciles de mantener, y lo cierto es que no es tan así como creemos. La verdad es que necesitan unos cuidados especiales, pero una vez que sepamos cuáles son nos será sencillo tener unos ejemplares perfectamente sanos.

Si acabas de adquirir una y no tienes ni idea de qué hacer con ella, deja que te ayudemos. Sigue leyendo para saber cuáles son los cuidados básicos de las plantas carnívoras.

Plantas de Drosera madagascariensis

Drosera madagascariensis

Las plantas carnívoras son unas de las que más llaman la atención, especialmente la Dionea muscipula por sus asombrosas trampas en forma de boca. Por ello, es fácil que más de una y de dos veces acabemos comprado alguna. Sin embargo, es muy importante conocer sus necesidades básicas para evitar que enfermen, y una de las principales es la luz. No crecen bien en lugares sombríos, por lo que se tienen que poner en una zona muy luminosa pero sin sol directo, a excepción de las Sarracenia y Dionaea. Éstas dos deben de estar expuestas directamente al astro rey, ya que de lo contrario no crecerán bien.

Otro tema importante es el sustrato. Los sustratos convencionales a base de turba negra o mantillo no son adecuados para ellas. Lo aconsejable es mezclar turba rubia con perlita a partes iguales, o plantarlas en fibra de coco. La razón es el pH: tanto la turba rubia como la fibra de coco lo tienen muy bajo (de 4 a 6), que es justamente lo que necesitan las carnívoras. Un pH demasiado alto llegaría a quemar las raíces. La tierra debe permanecer húmeda, y para ello se regará por abajo (rellenando un platito o bandeja) usará agua de lluvia, sin cal o destilada.

Planta de Sarracenia minor

Sarracenia minor

Aunque hay especies que son pequeñas y no es necesario cambiarlas de maceta, a todas ellas hay que trasplantarlas al menos una vez, en primavera. Se deben de plantar en macetas de plástico que sean unos 2cm más amplias que la anterior, con el sustrato que hemos mencionado antes. A las Sarracenia, como crecen bastante rápido y pueden llegar a alcanzar un tamaño de hasta 1m o más, hay que cambiarles la maceta cada 1-2 años.

Hay que quitarles las hojas/trampas y flores marchitas para evitar la proliferación de hongos. Además, con esto se conseguirá que se vean mucho más bonitas 🙂 .

Por último, se tienen que proteger de las heladas. Las Sarracenia y las Dionaea tienen que hibernar, y eso lo consiguen estando en el exterior en una zona donde durante el invierno la temperatura baja hasta los 3ºC, pero las demás son muy frioleras y se tienen que proteger dentro de casa.

Que disfrutes de tus carnívoras.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *