Cuidados de la alocasia en interior

La alocasia es una planta que puede estar en casa

Imagen – Flickr/Jnzl’s Photos

La alocasia es una planta que recibe diversos nombres: uno es el que acabamos de mencionar, pero hay otros como oreja de elefante o marquesa que puede que te suenen más. En todo caso, hablamos de una serie de plantas del género Alocasia, que suelen tener hojas enormes y que, por ese motivo, a menudo se utilizan para decorar interiores. La pregunta que nos tenemos que hacer es si se puede o no tener dentro de casa, y en qué condiciones. ¿Por qué? Porque a medida que crece puede ocupar mucho espacio.

Incluso dependiendo de la especie, no necesitará desarrollar un tallo principal maduro para ocupar una mesa de más o menos 1 metro de largo. Te lo digo por experiencia. Mi Alocasia wentii es muy joven, pero tiene tantas hojas, y tan grandes que crecen hacia los lados, que todos la que la ven me dicen lo mismo: ¿por qué no te la llevas al jardín? Mi respuesta: es demasiado bonita y delicada para estar fuera. (Lo de que sea delicada no es del todo cierto, pero suena convincente). Así que te explicaré cómo cuido yo a las alocasia que tengo en interior.

¿Cuáles son las necesidades básicas de la alocasia?

La alocasia necesita luz en interior

Cuando vamos a comprar una planta es importante que se tengan en cuenta sus necesidades básicas. Es una manera de evitarnos quebraderos de cabeza, o de que incluso hagamos algo mal y la perdamos. Por eso, has de saber que la alocasia requiere de cuatro cosas: mucha luz (no directa), riego moderado, una humedad del aire alta, y temperaturas cálidas pero suaves.

De hecho, un truco que nos puede servir para saber si una planta es más delicada que otras es viendo el tamaño de sus hojas: si es muy grande, como las que tienen nuestras protagonistas, sin duda estaremos ante una tropical, que sufrirá daños si la dejamos fuera en pleno invierno. Y es que para que una planta pueda tener esas hojas necesita calor, temperaturas estables, humedad elevada y recibir agua con frecuencia. Es por eso por lo que, por ejemplo, en los bosques templados no encontramos plantas que tengan esas hojas tan grandes.

Pero volvamos a las alocasias.

¿Cómo se cuida la alocasia en interior?

La alocasia es una planta que lo que más va a necesitar una vez que la pongamos en su ubicación definitiva, será agua y cambiarla de maceta de vez en cuando. Pero vamos a explicar en detalle todo sobre los cuidados que tenemos que proporcionarle para que crezca sana:

¿Dónde se ha de poner?

Como es una planta que necesita mucha luz pero no directa, la llevaremos a una habitación en la que entre mucha luz natural. Lo ideal es que se ponga en una en la que haya ventanas acristaladas orientadas al este, pues es por ahí por donde sale el sol. Pero cuidado: no la pongas delante del cristal porque si lo haces sus hojas se quemarán.

Otro detalle importante que debes tener en cuenta es el tamaño que puede llegar a tener tu alocasia y cómo se espera que crezca. Por ejemplo, la Alocasia macrorhiza (la oreja de elefante común) tiene un porte más erguido que la Alocasia wentii, por lo que ocupa menos espacio, así que puede ser muy interesante ponerla en el salón, a un lado del sofá; la A. wentii en cambio quedaría mejor sobre un mueble ancho o en una sala de estar amplia; la Alocasia amazonica es pequeña y tiene un porte también erguido, así que no dudes en ponerla sobre una mesa estrecha.

¿Qué maceta necesita?

La alocasia cucullata es una planta verde

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Hemos dicho que necesita riegos frecuentes, pero no tenemos que cometer el error de plantarla en una maceta sin agujeros o de lo contrario sus raíces se pudrirían. Además de eso, como sustrato debemos usar una mezcla de turba con perlita a partes iguales, o bien buscar un sustrato universal que ya contenga perlita como este.

Como va a estar en interior y no interesa que al regar ensuciemos los muebles, le pondremos un plato debajo. Pero es importante que después de hacerlo lo vaciemos. Si queremos, podemos ir llenando una botella con esa agua y utilizarla más adelante para futuros riegos.

¿Cuándo hay que plantarla a una más grande?

Es una planta que puede crecer rápido, así que es aconsejable que se mire al menos una vez cada 2 años si se les salen las raíces por los agujeros de drenaje, en cuyo caso se plantará en una que mida unos diez centímetros más de ancho y de alto que la que tiene en esos momentos.

La época más idónea será la primavera, pero dado que está en interior, también se puede hacer a comienzos del verano.

¿Cuántas veces por semana hay que regar a la alocasia en interior?

Artículo relacionado:
¿Cómo se cuida la Oreja de Elefante?

Durante el verano le echaremos agua un máximo de 4 veces por semana, siempre que el sustrato esté seco al tacto y si al coger la maceta notamos que pesa poco. Los medidores de humedad de la tierra pueden ser útiles, pero aconsejo introducir un palo delgado de madera y ver si se le ha adherido mucha tierra al sacarlo de la maceta, en cuyo caso no tendremos que regar pues significará que aún está húmeda.

El resto del año y cuando las temperaturas son bajas, espaciaremos los riegos. A la alocasia no le va a pasar nada si no regamos en varios días si la tierra está húmeda. De hecho, yo misma a veces he tenido que suspender los riegos por hasta 3 semanas en invierno, ya que la tierra necesita más tiempo para secarse. Así que ve comprobando cómo está la tierra de tanto en cuando para saber cuándo regar.

¿Cómo mejorar la humedad del aire para la alocasia?

Como necesita una humedad muy alta, es importante que antes de nada averigüemos si la que hay en casa lo es o no. Para ello, aconsejo comprar una estación meteorológica doméstica como esta de aquí. Ahora bien, si vives en una isla o cerca del mar, puedes dar por hecho que lo es, así que no tendrás que hacer nada.

Pero si estás lejos y/o en una zona donde la humedad es inferior al 50%, las hojas de tu plantas se secarán si no haces nada. Para evitarlo, tendrás que rociarle agua una vez al día.

Repito, ya que es muy, muy importante: si la humedad supera el 50%, no se ha de pulverizar/rociar con agua. Si se llegara a hacer, los hongos no tardarían en dañar la planta. Pero, si es inferior, agradecerá que le mojemos su follaje.

Espero que este artículo te sirva para cuidar mejor de tu alocasia en interior.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.