¿Cómo se cuida la planta frangipani?

Plumeria en flor

El Frangipani o Plumeria es una planta que produce unas flores realmente preciosas, de colores muy alegres y un aroma muy agradable. Si bien puede crecer como arbusto o pequeño árbol de 2-3 metros de altura, también se suele cultivar en grandes macetas ya sea en patios o incluso dentro de casa.

Sin embargo, tiene un pequeño problema: es sensible al frío y mucho más a las heladas, de ahí que el riesgo de perderlo en climas templados sea bastante alto. Pero esto no tiene que preocuparte demasiado: sigue estos consejos y verás como aguanta mejor el invierno.

Árbol de Plumeria

El Frangipani, perteneciente al género botánico Plumeria, es una planta normalmente perenne que se comporta como caducifolia si el clima es fresco. Hay tan sólo 11 especies aceptadas, aunque se han descrito 133. Es nativo de México, Centroamérica y Venezuela, siendo cultivado hoy en todas las regiones tropicales y subtropicales del mundo.

Debido a su origen, no se debe cultivar en el exterior durante todo el año si las temperaturas bajan de los 0ºC, ya que de lo contrario podríamos perderlo. Para evitarlo, es recomendable colocarlo dentro de casa, en una habitación en la que entre mucha luz procedente del sol y donde esté protegido de las corrientes de aire, o adquirir una Plumeria rubra var. acutifolia, que es una especie que aguanta bien hasta los -2ºC.

Plumeria rubra en flor

Si hablamos del sustrato, éste tiene que tener muy buen drenaje. Las raíces deben de estar correctamente aireadas para poder desarrollarse bien. Así, te recomiendo utilizar akadama o pómice, o sustrato de cultivo universal mezclado con perlita a partes iguales. Si escoges los primeros, el riego tiene que ser frecuente, cada 2 o 3 días máximo durante el verano y cada 5-6 días el resto del año; en cambio si optas por el último la frecuencia de riego durante la época de más calor será cada 3-4 días, mientras que en otoño-invierno será cada 6-10 días.

Por último, es importante que lo abonemos durante la primavera y el verano con abonos minerales, como el Nitrofoska, echando una cucharada pequeña cada 15 días.

Espero que ahora te sea más sencillo conservar tu frangipani 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *