Cuidados del Aloe vera

aloe vera

El Aloe vera es una de las plantas más agradecidas del reino vegetal. Y es que, cuando la cuidas bien, no solo te ofrece un porte elegante y lujoso, incluso con flores. Sino que, además, tiene múltiples usos en la salud, belleza, etc. Pero, para conseguirlo, has de conocer al detalle cuáles son los cuidados del Aloe vera.

Si estás pensando en tener una planta en tu casa, o quizá ya la tienes, aquí te vamos a dar las claves para que esté perfecta durante todo el año y puedas solucionar los problemas más habituales que tiene el Aloe vera.

¿Cuáles son los cuidados del Aloe vera?

Es una planta muy agradecida, y fácil de cuidar. Ahora bien, vamos a hablarte de cómo tienes que mantenerla, ya que así podrás disfrutarla durante mucho tiempo:

Aloe vera: de interior o de exterior

Lo primero que debes saber es que es una de las plantas más resistentes que hay, aunque hasta cierto límite. Necesita unos cuidados específicos para conseguir que la planta se sienta bien y eso repercutirá en su colorido, en la floración (siempre que sea hembra), etc. Pero, ¿cómo cuidar el Aloe vera?

Uno de los primeros a los que te enfrentas es definir si el Aloe vera es una planta de interior o de exterior. En realidad, puede ser de las dos formas; es decir, puedes plantarla en una maceta en el exterior, o en la tierra; y, también, puedes tenerla en el interior de tu hogar.

Se adapta a la perfección a ambas situaciones siempre que se le den los cuidados del Aloe vera necesarios.

¿Sol o sombra?

Aloe vera: de interior o de exterior

Lo anterior es probable que te haya planteado la duda. ¿Lo pones a pleno sol? ¿En sombra? ¿Semisombra? ¿Solo luz natural en el interior de casa? Esta planta es muy agradecida con el sol, y le gusta (y puede) estar largas horas expuesta al sol sin que eso repercuta en su salud.

Ahora bien, en los meses más calurosos, cuando la temperatura se eleva demasiado, el sol sí que puede quemarle las hojas, o hacer que se vean de una manera muy diferente.

Así que nuestra recomendación es que la coloques en una zona donde no pase nada porque le dé luz directa, pero que no sea durante muchas horas, para evitar esas quemaduras.

En general, el Aloe vera tolera entre los 17 y los 27 grados centígrados, pero en el lado contrario, si la temperatura baja de los 0 grados empieza a sufrir y las heladas podrían acabar con la planta.

Elección de la maceta

Si vas a plantar el Aloe vera en una maceta, esta no puede ser cualquiera. Esta planta, debido a que desarrolla muchas raíces, va a necesitar al menos una maceta con una profundidad de 50cm. Si es más, mucho mejor. Y es que cuanto más espacio le des, más va a crecer y a sentirse bien.

Por eso, muchos optan por maceteros grandes para colocarlas en terrazas, o bien en el interior de las casas en esquinas para que, en unos años, la planta crezca hasta ser decorativa por sí misma.

¿Qué tierra ponerle?

Si ya tienes la ubicación y la maceta donde vas a colocarla, el siguiente paso es escoger una tierra adecuada para el Aloe vera. Y es que esta tiene una serie de requisitos a cumplir, como es el hecho de que tenga mucha materia orgánica y, al mismo tiempo, esté aireada, acolchada y que sea drenante.

No es exigente en cuanto al tipo de sustrato, pero sí en cuanto a que cumpla lo anterior, ya que las raíces necesitan una tierra que no se apelmace. De lo contrario, la planta no podrá desarrollarse de manera adecuada.

Además, una vez al año es conveniente que le eches un poco de humus para darle nutrientes extras que ayuden a enriquecer la tierra y la planta.

Cómo y cuándo regar al Aloe vera

Cómo y cuándo regar

La hora del riego es la más temida por muchos porque es el motivo de muchos problemas por los que las plantas enfermas. En el caso del Aloe vera, debes saber que es muy importante ya que, si te pasas, puedes acabar pudriéndole las raíces y, con ello, perdiendo la planta.

Por eso, el riego ha de ser «personalizado». Nos explicamos: el Aloe vera es una planta a la que le gusta tener la tierra humedecida, pero no encharcada. Eso quiere decir que le gusta sentirse un poco mojada pero no como para que queden depósitos de agua que pueden afectar a las raíces.

En exterior, un método muy adecuado para regarla es el de riego por goteo, o incluso el de la botella y la cuerda. En interior, también puedes usar riegos de este tipo de forma casera.

¿Se ha de podar?

El Aloe vera no suele ser una planta que se pode a menudo. Cuando se hace esta tarea es con el objetivo de quitar las hojas marchitas, o bien porque quiera utilizarse una de sus pencas para usarla. Pero, para cortar, es recomendable que te esperes a la primavera.

Necesitas hacerte con un cuchillo filoso y cortar la hoja que quieras desde su propia base, es decir, lo más cerca que puedas de la tierra. Solo debes quitar aquellas hojas que estén más secas o dañadas.

También es el momento para reproducirla, porque puedes encontrarte con que van a salir «hijuelos», es decir, pequeños brotes que darán lugar a una nueva planta.

Principales problemas que te encuentras en los cuidados del Aloe vera

Principales problemas que te encuentras en los cuidados del Aloe vera

Si tienes en cuenta todo lo anterior que te hemos comentado sobre los cuidados del Aloe vera, lo más seguro es que tu planta esté sana. Sin embargo, no quiere decir que nunca vayas a tener problemas. Por eso, aquí te exponemos la solución de los más habituales.

Qué hacer si se pone marrón

El color habitual, y el que debería tener si cumples con todos los cuidados del Aloe vera, es el verde brillante. Sin embargo, te puedes encontrar con que, ese verde, es reemplazado por un color marrón. ¿Qué le pasa?

En realidad, hay tres factores que pueden ser los causantes de este problema: el riego, el sustrato y el no abonado. En concreto:

  • Comprueba que la tierra que tiene puede ofrecerle los nutrientes que necesita. Si han pasado más de dos años sin cambiárselo, puede ser que esté agotado y necesite tierra nueva.
  • Corta el riego. Espacia el echarle agua a cada 15-20 días para asegurarte de que no hay encharcamientos en la tierra (incluso si la cambias, intenta que tras ese primer riego haya un espacio de tiempo de al menos 10 días).
  • Añade abono. Como hemos comentado antes, el Aloe vera necesita un abonado anual con humus de lombriz. Puede ayudarte a recuperar la planta.

Qué hacer si tiene las hojas blandas

Otro de los problemas comunes del Aloe vera es que las hojas se pongan blandas, aparentemente sin un motivo en particular. En general, puede venir por varios problemas que son:

  • Ha sufrido una helada o le ha caído nieve.
  • Te has pasado con el riego.
  • La tierra está apelmazada.
  • Hay temperaturas muy altas, o bien una humedad excesiva.
  • Por una enfermedad bacteriana.

Antes de hacer nada, o de pensar en cortar las hojas, es importante que revises las hojas centrales, ¿se ven sanas? Si todavía están verdes y duritas, no blandas, quiere decir que puede salvarse la planta.

Ahora bien, ¿qué hacer?

  • Revisa la tierra y, si está húmeda, intenta sacar la planta fuera de la maceta y dejarla fuera 1-2 días. No le va a pasar nada, así que tranquilo.
  • Quita las hojas que parezcan estar muertas.
  • Echa polvos de enraizamiento para ayudar a que la planta desarrolle más raíces que te permitan salvarla.
  • Mantén la planta en una zona iluminada pero sin sol directo hasta que veas que se recupera.

Solo te queda esperar para ver cómo reacciona. El Aloe vera es una planta muy resistente, que puedes recuperar si no es demasiado tarde.

¿Tienes dudas sobre los cuidados del Aloe vera? ¡Consúltanos!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.