Cuidados del Ficus Benjamina

Las hojas del Ficus benjamina son perennes

Una de las plantas que más se cultiva en los hogares y en los jardines de interior del mundo es el Ficus benjamina. Sobre todo es sembrada en aquellos lugares que no tienen espacios exteriores, pero que hay espacio suficiente para tener plantas y arbustos que le den un toque muy especial a la decoración.  Una de las razones por las cuales se siembra esta planta en interior, es porque no toleran muy bien las temperaturas altas, y la poca humedad.

En algunos casos, he encontrado que muchas personas las tienen en su jardín exterior o en su terraza, y a pesar que pueden soportar estas características negativas como el calor y la poca humedad, lo mejor es cultivarlas en un entorno que le sea favorable para que así se pueda desarrollar y crecer de la mejor manera. Es por este motivo que en esta ocasión te traemos los mejores cuidados que debes tener en cuenta al cultivar un Ficus benjamina.

Características del Ficus benjamina

Vista del Ficus benjamina

Imagen – Wikimedia/Forest and Kim Starr

El Ficus benjamina es una planta arbustiva o arbórea cultivada ampliamente como ornamental que pertenece a la familia de las Moraceae. Es una especie originaria del sudeste asiático y de la región de Australia meridional; en concreto lo encontraremos en la India, Jaba y Bali. Así como del norte y sur de Australia, Bután, Camboya, China, Filipinas, Laos, Malasia, Nepal, Nueva Guinea, Tailandia, Vietnam e islas del Pacífico.

Es una planta de tipo estrangulador. En su período juvenil crece sobre otra planta en forma de trepadora, emitiendo raíces aéreas. Las plantas se adhieren al suelo desde estas raíces, construyen fortificaciones, ahogan a las plantas que han trepado y se mantienen erguidas.

El follaje está compuesto por hojas coriáceas, de color verde brillante, que tienen diferentes tonos y formas, según la variedad. Tiene ramas delgadas y móviles y frutos tan pequeños como higos, que constituyen el alimento de varias aves de donde se originó. En invierno, deja de desarrollarse y en primavera comienza a crecer nuevas ramas y capullos. Las hojas que son más nuevas muestran un color verde brillante más claro.

Es una planta común para setos en plantas en macetas en parques, jardines o casas, oficinas y lugares de entretenimiento. Actualmente, su uso está restringido en algunas ciudades debido al daño que ocasiona su sistema radicular a la infraestructura.

¿Cómo se cuida el Ficus benjamina?

Es importante que tengas en cuenta que no debes regar la planta más de dos veces por semana durante el verano, pero durante el invierno debes hacerlo cada 10 días más o menos. Recuerda tener mucho cuidado con el riego, ya que si llegaras a regar de más, la planta podría estropearse. Durante el establecimiento de la planta, los riegos deben ser constantes; esta planta es de crecimiento rápido y transpira mucho, por lo que requiere alta humedad. La falta de riego ocasiona el amarillamiento y defoliación de la planta. A pesar de que se puede recuperar fácilmente, pierde su carácter ornamental.

En los primeros años se puede tener en maceta de la casa, pero debido a su rápido desarrollo no podremos mantenerla allí de por vida. Tendremos un contenedor de reemplazo o un contenedor de plantación, absolutamente en el suelo de nuestro huerto o jardín. Si podamos sus raíces con regularidad (siempre podamos y no podemos en exceso), este proceso puede retrasarse, pero no es recomendable porque de alguna manera limitamos el potencial de este árbol para crecer en grandes espacios.

El Ficus Benjamina es un árbol que puede tolerar altas temperaturas y áreas relativamente secas. Tiene una forma única de adaptarse al clima, es decir, la densidad de sus hojas cambia con la luz y el tiempo. En áreas expuestas a la luz solar directa, tiende a producir hojas más densas, mientras que en áreas sombreadas, las hojas tienden a caer hacia abajo, colgando ramas.

¿Dónde ubicar Ficus benjamina?

Primero que todo es importante que al sembrar esta planta, te asegures de ponerla en un lugar con mucha luz. En cuanto a la temperatura, lo mejor es que se encuentre entre los 13 y los 24 grados centígrados, ya sea durante el verano o durante el invierno. Aunque esta planta puede soportar algunos grados más o algunos grados menos, lo mejor es que siempre estén en ese rango.

Plagas y enfermedades

El Ficus benjamina es una planta fuerte y resistente a diversas enfermedades, aunque puede ser atacado por ciertas plagas, como pulgones (Aphis) y ácaros como la araña roja (Tetranychus urticae); en climas cálidos, moscas blancas (Dactylopius coccus) y trips (Frankliniella occidentalis).

Entre las enfermedades más comunes encontramos aquellas que producen manchas prominentes en las hojas son causadas por Cercospora, Corynespora y Gloesporium. Y la aparición de hongos radiculares (como Fusarium y Phytophthora) provocados por la alta humedad del sustrato.

Poda

Se puede podar según sea necesario. Sin embargo, es obligatorio podar durante la temporada de inactividad (invierno) para mantener la estructura fuerte. Se aprovecha el invierno que tiene el crecimiento detenido para aumentar la fuerza de la estructura. Las ramas muertas y enfermas deben cortarse y retirarse del interior del árbol.

Cuidados del bonsai Ficus benjamina

El Ficus benjamina se puede tener como bonsai

También podemos tener esta especie en modo bonsái, aunque requiere que algunos cuidados más complejos:

  • Hay que colocar el bonsái en un área con mucha luz natural pero sin luz solar directa.
  • Se recomienda regarlo cada vez que el sustrato se ha secado. Regar en forma de nebulización todos los días o cada dos días para mantener un índice de humedad alto también puede ser beneficioso, especialmente si desea que el árbol tenga raíces aéreas.
  • En invierno, el ficus consume menos agua, pero permanece activo cuando su ubicación se calienta.
  • El abonado debe realizarse una vez a la semana y cada dos semanas en verano y una vez al mes en invierno. Puede utilizar fertilizante líquido o abono orgánico en esferas.
  • El ficus debe ser transplantado cada dos años en primavera. Usa un sustrato con base de mantillo y con turba y arena gruesa.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el Ficus benjamina y sus cuidados.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.