¿Cómo cuidar hibiscus en invierno?

Planta de hibiscus con flor

El hibisco Rosa de China es uno de los más queridos por los jardineros: si bien sus flores no permanecen abiertas más que un día, va produciendo en tal cantidad que siempre hay muchas abiertas o por abrir… excepto cuando bajan las temperaturas. Tras el verano, la planta se prepara para sobrellevar lo mejor posible el otoño y, sobretodo, el invierno.

Pero si es la primera vez que tenemos uno es muy posible que tengamos muchas dudas sobre cómo cuidar hibiscus en invierno. Si ese es tu caso, no te preocupes porque te contaremos todo lo que necesitas saber.

¿Cómo cuidar de la rosa de China durante el invierno?

Flor de color rosa del Hibiscus rosa-sinensis

Protégelo de las bajas temperaturas

Cuando se acerca el invierno una de las cosas que tenemos que hacer es proteger al hibisco del frío antes de que las temperaturas bajen de los 10ºC, especialmente si vivimos en una zona donde se suelen producir heladas. Aunque resiste bien hasta los -1ºC e incluso -2ºC si es por poco tiempo y son heladas puntuales, para que pueda brotar con fuerza en primavera es muy recomendable evitar exponerlo a dichos valores, pues lo debilitan bastante (de hecho, yo misma tengo algunos ejemplares plantados en el jardín, como el rosa de china doble, que cada invierno pierden las hojas, pese a que son perennifolios). Teniendo esto en cuenta, lo podemos proteger con plástico o meterlo dentro de casa, en una habitación en la que entre mucha luz natural.

Un extra de protección

Si queremos, podemos echarle una cucharada pequeña de nitrofoska (en venta aquí) cada 15 días. Esto le servirá para mantener las raíces calentitas, lo cual evitará que sufra por el frío. No le servirá tanto para crecer, pues en esta época solo gasta energía en mantenerse con vida.

Otra opción, si preferimos usar productos de origen orgánico, es ponerle un acolchado de hojas o de corteza sobre la tierra. Así, también conseguiremos que no sientan tanto el frío.

Riego sí, pero sin pasarse

Ahora, pasemos al riego. La frecuencia del riego tiene que ser mucho menor que la que estábamos siguiendo durante el verano. Con la llegada del otoño, los días se vuelven más cortos pero también más fríos, y en cuanto termina y deja paso a la temporada invernal, hay que regar mucho menos. La cuestión es, ¿cada cuánto? Dependerá de dónde esté el hibisco y del clima que haya en la zona, pero por lo general se debe regar una o dos veces por semana. Además, es conveniente que el agua esté más bien templada, pues si está fría las raíces se resentirán.

Y por cierto. si está en maceta se le puede poner un plato debajo, pero acuérdate de escurrirlo después de regar la planta. Esto es algo que debes hacer siempre, pero en invierno es más importante si cabe, pues si se da el caso de que el plato permanece lleno de agua durante más tiempo del necesario, aumentaría el riesgo de que se pudran las raíces.

No lo podes hasta que no se recuperen las temperaturas

Los hibiscos no se podan en invierno

Y es que las prisas no son nada buenas. Si podamos un hibisco en pleno invierno y viene una helada, te puedo asegurar de que va a sufrir mucho porque las heridas durante esa estación tardan más en cicatrizar, pues la planta canaliza toda su energía en mantenerse con vida y no tanto en crecer ni mucho menos en florecer. Sigue realizando sus funciones vitales básicas, tales como respirar, pero la savia circula a un ritmo más lento, motivo por el que las podas se han de dejar para cuando llegue la primavera.

Tampoco es buena idea trasplantarlo

Los cambios de maceta, o el pasarlo de maceta a suelo, son tareas que se han de hacer cuando las temperaturas superen los 18ºC. El hibisco o rosa de China es una planta friolera, así que si la sacamos de la maceta en pleno invierno podría resentirse. Ahora bien, hay una excepción.

Si la hemos regado en exceso, sí que podremos sacarla. Es más, no nos quedará más remedio que hacerlo ya que tendremos que envolver el pan de tierra con papel absorbente para que pierda la humedad lo antes posible. Pero eso sí: esto se hará en interior, a no ser que vivamos en una zona donde no se producen heladas.

¿Cómo saber si hemos regado en exceso al hibisco? Bueno, lo sabremos si tiene alguno/s de esto/s síntoma/s:

  • La planta amarillea, empezando por las hojas inferiores, y además lo hace rápido.
  • La tierra se nota húmeda al tacto, y puede estar creciendo verdina.
  • En casos extremos, puede aparecer moho (hongos).

Por eso, aparte de envolver el pan de tierra y tenerla así durante 24 horas, al día siguiente tenemos que plantarla en una maceta nueva con sustrato nuevo (como este), y tratarla con fungicida, como el cobre (en venta aquí), con el fin de evitar que proliferen los hongos.

¿Cuándo quitarle la protección?

El hibisco es un arbusto friolero

La rosa de China es un arbusto al que no le gusta el frío. En las regiones tropicales, así como en las templadas donde el invierno es suave como en el mediterráneo, se cultiva en el exterior durante todo el año porque, aunque pierda las hojas en esa estación, al llegar la primavera se recupera rápido.

Pero cuando se tiene en una zona donde las heladas son moderadas o intensas, o débiles pero frecuentes, se aconseja más tenerla en una maceta para, así, poder meterla en casa o en un invernadero en cuanto baje de los 10ºC. Pero, ¿cuándo volver a sacarlo al exterior? Pues dado que en casa suele haber una temperatura media de 15-20ºC, podremos llevarlo fuera en cuanto la temperatura empiece a superar los 15ºC. De este modo, podrá reanudar su crecimiento pronto.

Al cabo de una o dos semanas, será muy recomendable abonarlo. Así producirá flores pronto.

Esperamos que esto te sirva para cuidar de tu hibisco en invierno.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Monny dijo

    muchisimas gracias por el artículo. tengo tres rosa china en maceta , y puedo decir que cada una es un mundo aparte. Una de ellas tiene las hojas veteadas con amarillo y no tolera nada de sol.. floresce en la sombra. las otras dos son dos bellos ejemplares también en maceta, tienen otro tipo de hoja, mas gruesa y aman el sol.. y aqui en Argentina estamos pasando un invierno crudo , por lo cual duermen en mi habitación las plantas y a la mañana siguiente las saco a pleno sol. Quizás no comprenda el porque mi planta con hojas veteadas no resiste el sol… si me pueden orientar se los agradezco. Les recuerdo que es otra variedad distinta!
    saludos desde Buenos Aires!
    2020

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Monny.

      ¿Con veteada te refieres a que tiene dos o más colores en la misma hoja? Si es así, es normal que sea menos intolerante a recibir la luz del sol. De hecho, todas las plantas que tienen ese tipo de hojas se han de tener un poco protegidas de los rayos solares, ya que de lo contrario se quemarían.

      El motivo es que no tienen la misma cantidad de clorofila (pigmento que le da ese color verde común en las plantas) en toda la superficie de la hoja, con lo cual, hay zonas (las de un color más claro o pálido) que son sensibles a la luz.

      Saludos.