Cultivo de la alfalfa

Hoy vamos a hablar del cultivo de la alfalfa en todo el mundo. Su origen tiene lugar en Asia Menor y el sur del Cáucaso. Abarca países como Turquía, Irán, Siria, Irak, Pakistán y Afganistán. La difusión de este cultivo fue llevaba a cabo por los árabes a través del norte de África y, así, fue como llegó hasta España y se extendió por el resto de toda Europa.

En este artículo vamos a hablar del cultivo de la alfalfa, cuáles son sus usos principales y la importancia económica que tiene.

Descripción

Alfalfa

Fueron los persas los que introdujeron la alfalfa en Grecia. Desde aquí pasó a Italia en el siglo IV a.C. Es una planta que pertenece a la familia de las leguminosas. Su nombre científico es Medicago sativa. Se trata de una planta con hojas perennes, con porte erecto y bastante vivaz. Posee una raíz principal pivotante, robusta y con gran longitud. Si las condiciones son buenas, pueden ser raíces de hasta 5 metros de largo. De la raíz principal es de donde se dividen el resto de raíces secundarias.

Tiene una corona que se sobre sale del terreno y es de donde emergen los brotes que forman los tallos. Estos son delgados de porte erecto y pueden soportar perfectamente el peso de las hojas y las inflorescencias durante todo el año. Aunque sean delgados, son bastante consistentes. Esto lo hace ser una planta perfecta para la siega.

En cuanto a sus hojas, son trifoliadas. Las primeras hojas que se posee son unifoliadas. Ya es después cuando se desarrollan por completo. Los márgenes de las hojas son completamente lisos y con bordes superiores ligeramente dentados. Posee flores que son de color azul o púrpura, con inflorescencias en racimos que van naciendo desde las axilas de las hojas.

El fruto es una legumbre que no tiene espinas y que cuenta con entre 2 y 6 semillas de color amarillento.

Importancia económica de la alfalfa

semillas de alfalfa

La alfalfa tiene una gran importancia a nivel mundial. Es un cultivo muy extendido en todos los países con clima templado. La ganadería intensiva es la que demanda de forma regular los alimentos que ha tenido que proveer la industria. Es así como se ha dado lugar al cultivo de la alfalfa. El objetivo principal de esta planta es poder abastecer a la industria de piensos.

La importancia de la alfalfa reside en que es una fuente natural de fibra, proteínas, vitaminas y minerales que sirve de alimento para los animales. También sirve por su contribución a tener un paisaje más bonito y por tener utilidad como conservación de la fauna al crear ecosistemas aptos para ellos. Si se cultiva alfalfa en un suelo, ayuda a reducir la fijación simbiótica de nitrógeno por necesitar de menos energía. Esto viene muy bien para dejar que el suelo “descanse” tanto para ese mismo cultivo como para los que vienen tras de él.

Su cultivo ayuda también a reducir la erosión y la aparición de ciertas plagas y enfermedades en cultivos que le siguen en rotación.

Requerimientos de la alfalfa

Medicago sativa

Vamos a analizar los factores edafoclimáticos que necesita la alfalfa para tener buena cosecha y un buen desarrollo. Lo primero es la radiación solar. La exposición al sol es un factor muy importante. Influye positivamente en el cultivo de la alfalfa, pues la cantidad de horas de radiación solar aumenta a medida que disminuye la latitud de la región. Esta radiación solar favorece la técnica de presecado en el campo en las regiones que están más cercanas al ecuador. Por otro lado, conforme nos acercamos a latitudes más al norte, la propia radiación solar, al ser menor, dificulta que los cultivos tengan su secado.

La semilla de la alfalfa germina a temperaturas de entre 2 y 3 grados. Esto sucede si las demás condiciones del ambiente lo permiten. Si se incrementa la temperatura, la germinación será más rápida. Aunque puede germinar entre 2 y 3 grados, para que consiga un desarrollo óptimo, la temperatura debería rondar entre los 28 y 30 grados. Por el contrario, si las temperaturas siguen subiendo hasta llegar a valores superiores a los 38 grados, puede ser mortal para las plántulas.

Cuando comienza el invierno, detienen el crecimiento hasta llegar de nuevo la primavera. Al empezar las temperaturas a incrementarse y aumentar las horas de sol, es cuando rebrotan y siguen creciendo. Hay algunas variedades de alfalfa capaces de tolerar temperaturas realmente bajas de hasta -10 grados. Estas variedades son interesantes para cultivar en zonas de latitud norte. La media de temperaturas anuales para poder producir la forrajera está en torno a los 15 grados. Según cada variedad de alfalfa, el óptimo de temperatura para todas ellas se encuentra entre 18 y 28 grados.

pH y salinidad

Cultivo de alfalfa

Pasemos ahora a hablar del pH. Se trata de uno de los factores más limitantes en el cultivo de la alfalfa. La acidez que tiene el suelo puede ser nefasta. El pH óptimo para el cultivo suele rondar los 7,2. Se puede recurrir a algunos encalados en los que el pH baje a 6,8. Estos encalados son más apropiados para incrementar la cantidad de iones de calcio que haya en el suelo y dejarlos disponible para que la planta pueda usarlos. De esta forma, también consigue reducir la absorción de aluminio y manganeso que son tóxicos para el cultivo.

En cuanto a la salinidad, es bastante sensible a los suelos salinos. El primer síntoma de que un suelo es salino o le está afectando es la palidez con la que se ve algunos tejidos. Le siguen otros síntomas como disminución en el tamaño de las hojas y, mientras más grave sea, se consigue detener por completo el crecimiento vegetativo. Todo esto ocurre porque la salinidad es la que va induciendo a desequilibrios entre la raíz y la parte aérea de la planta.

No es una planta demasiado exigente con el suelo. Tan sólo necesita de suelos profundos y que estén bien drenados. No soporta el encharcamiento. Se cultiva en gran variedad de suelos. Los suelos que no tengan menos de 60 cm de profundidad no son para nada aconsejables para el cultivo.

Espero que con esta información puedan saber más sobre la alfalfa.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior