¿Qué es el cultivo hidropónico?

Los cultivos hidropónicos crecen en agua

El cultivo hidropónico es un método moderno que permite tener un mayor número de plantas en un mismo espacio. A menudo, solo con agua y nutrientes disueltos en ella es posible cosechar, entre otras, deliciosas lechugas o tomates. En algunas ocasiones, en cambio, se opta por plantarlas en sustratos que solo les sirven de sujeción, pues carecen de valor nutricional.

Pero, independientemente del método escogido, la hidroponía es una oportunidad increíble para cultivar aunque no dispongas de huerto. Por eso, a continuación vamos a explicarte en qué consiste, cuáles son sus ventajas, y mucho más.

¿Qué es el cultivo hidropónico?

El cultivo hidropónico es aquel en el que se utiliza el agua para que una planta crezca. En este agua se va echando el abono fertilizante que sea necesario, ya que así sus raíces podrán absorberlos y realizar sus funciones vitales.

Por lo tanto, se vuelve mucho más dependiente si cabe de aquella persona que la cuide, pues aunque se opte por plantarla en algún tipo de sustrato, este lo único para lo que le servirá es para sujetarse, pues no tendrá nutriente alguno.

¿Qué plantas se pueden cultivar en hidroponía?

Son muchas las plantas que se cultivan en hidroponia

No todas las plantas pueden crecer en un sistema hidropónico. Por este motivo, es importante saber que en general las herbáceas pequeñas son casi las únicas que se cultivan. Por ejemplo:

  • Albahaca
  • Ajenjo
  • Espinaca
  • Lechuga
  • Menta
  • Perejil
  • Pimiento
  • Salvia
  • Tomate

Estas tienen raíces relativamente cortas y finas, por lo que son las preferidas para hidroponía.

Ventajas de los cultivos hidropónicos

¿Quieres saber cuáles son las ventajas que ofrece la hidroponía frente al cultivo tradicional? Pues bien, has de saber que básicamente tiene los siguientes:

  • Se aprovecha más y mejor el agua.
  • El riesgo de plagas y enfermedades es menor, al ser cultivos que están muy controlados.
  • Es posible aprovechar mejor la temporada de crecimiento, floración y fructificación de las plantas.
  • Permite cultivar incluso en espacios reducidos, sin necesidad de tener un trozo de terreno.

Tipos de sistemas hidropónicos

Como hemos comentado, las raíces pueden estar en agua o en sustrato. Pero en base a esto se han desarrollado distintos métodos hidropónicos que os invitamos a conocer.

Raíces en agua

Estos sistemas se basan en mantener a las plantas creciendo directamente en el agua, que es el medio en el que se echarán los nutrientes, y los productos insecticidas cada vez que haga falta. Hay varios sistemas, que son:

  • Aeroponía: es un sistema que permite ahorrar agua, pero es más complicada para principiantes. Las plantas se colocan de manera que las raíces están suspendidas en el aire, y cada cierto tiempo se pulverizan con agua y nutrientes.
  • Cultivo en raíz flotante: o deep water culture en inglés. En él, las raíces están literalmente suspendidas en una mezcla de agua oxigenada a la que se le echa nutrientes. Está indicado para lechugas, plantas aromáticas, y en definitiva, plantas de pequeño tamaño, exceptuando las que tengan raíces tuberosas o con tubérculos, como las zanahorias o las patatas.
  • Técnica de película nutritiva: este sistema consiste en una serie de tubos de PVC que tienen agujeros en su parte de arriba, separados a cierta distancia de uno y otro. En estos agujeros es donde se colocan las plantas, las cuales reciben todo lo que necesitan a través de los tubos.

Raíces en sustrato

Para iniciarse en la hidroponía, pienso sinceramente que no hay nada mejor que estrenarse con algún sistema de cultivo hidropónico con sustrato. De este modo, vas a tener la oportunidad de ir conociendo los nutrientes que necesitan, o cuáles crecen mejor y cuáles no. Los sistemas más utilizados son:

  • Sistema de mecha: es el más fácil. Solo necesitas un recipiente que tenga un agujero en su base, una mecha hidropónica que sumergiremos parcialmente y que ha de estar en contacto con las raíces, y el agua con nutrientes.
  • Sistema de goteo con recuperación: es igual que el riego por goteo tradicional; es decir, las plantas consiguen el agua gracias a una serie de tubos de goteo, pero con la diferencia de que el exceso de agua se recoge para volver a utilizarla.
  • Técnica de flujo y reflujo: conocida también como de inundación y drenaje. Consiste en echar abundante agua con la solución nutritiva en el sustrato. Una vez que la ha absorbido, se drena de nuevo en un depósito.

¿Qué nutrientes se usan para hidroponía?

Es posible cultivar lechugas en hidroponía

Todas las plantas necesitan absorber nutrientes para poder crecer. Cuando lo que tenemos son cultivos hidropónicos, debemos procurar que no les falten los macronutrientes:

  • Nitrógeno (N): estimula el crecimiento y el desarrollo de la planta.
  • Fósforo (P): también es esencial para el crecimiento, especialmente de las raíces. Además, interviene en la fotosíntesis, y estimula la floración.
  • Potasio (K): es el macronutriente que necesita para producir frutos, regular la absorción de dióxido de carbono, y producir energía (ATP).

Pero tampoco estos micronutrientes:

  • Azufre (S): evita la deshidratación, y protege a las células.
  • Boro: le es útil para las células, ya que es el que estimula división celular. También interviene en el desarrollo tanto de los frutos como de las semillas.
  • Calcio (Ca): es esencial para que la planta pueda transpirar. Además, mantiene unidas las células.
  • Cobalto (Co): fortalece a las semillas, retrasa el envejecimiento de las hojas, y en las plantas medicinales regula los alcaloides.
  • Cobre (Cu): es necesario para la respiración y la fotosíntesis.
  • Cloro (Cl): juega un papel importante en la apertura y en el cierre de los estomas, así como en las nastias.
  • Hierro (Fe): es esencial para la formación de la clorofila, y ayuda en la producción de energía.
  • Magnesio (Mg): ayuda a que la planta pueda desarrollarse, e interviene en la producción de la clorofila.
  • Manganeso (Mn): es importante para que la clorofila se pueda sintetizar, así como para la división de las células pueda producirse.
  • Molibdeno (Mo): es un componente importante que convierte el nitrato en nitrito, el cual se transforma en amoníaco para que finalmente puedan sintetizarse los aminoácidos.
  • Zinc (Zn): el zinc ayuda a las plantas a soportar mejor el frío. También se utiliza para producir clorofila.

Puedes conseguir los nutrientes por separado, o bien adquirir fertilizantes hidropónicos, como este.

¿Cómo hacer un cultivo hidropónico en casa?

Si lo deseas, puedes tener un sistema hidropónico casero. ¿Quieres saber cómo? Pues apunta primero lo que necesitas:

  • Solución nutritiva. Puede ser el fertilizante que te recomendamos antes, u otro.
  • Tapón de goma o plástico.
  • Una botella de plástico.
  • Una bandeja.
  • Tijeras o cuchillo.
  • Sustrato para hidroponía. Puede ser perlita (en venta aquí), vermiculita (en venta aquí), fibra de coco (en venta aquí), arcilla expandida, lana de roca.
  • Plantas o semillas que quieras cultivar.

Una vez lo tengas todo, sigue este paso a paso:

  1. Primero, pon la botella de manera horizontal y hazle un agujero en el centro para ponerle un tapón.
  2. Después, en el lado opuesto, haz uno o dos agujeros en la botella. Ahí es donde estarán las plantas.
  3. El siguiente paso es hacer macetas con trozos de plástico, del mismo diámetro de los agujeros, y no muy altas. Es importante que en su base tengan algunos agujeritos para que las raíces puedan absorber el agua.
  4. Ahora, llena la botella de plástico con la solución nutritiva, de manera que al ponerla en horizontal quede media vacía.
  5. Después, cubre las raíces de las plantas con sustrato, y después sumérgelas -las raíces- en agua.
  6. Finalmente, coloca todo en una bandeja, procurando que el tapón quede centrado. Para sujetar la botella a esta, puedes usar por ejemplo bridas o cuerdas de rafia.

Otra opción es comprar un huerto hidropónico. En el mercado hay muchos modelos, de madera, de PVC, más pequeños o más grandes. Aquí tienes algunos:

Como ves, los cultivos hidropónicos son una opción muy interesante cuando no se dispone de terreno.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Mauricio Vivanco dijo

    Excelente post, admiro como la info está muy bien estructurada. Por cierto están súper lindas esas recomendaciones de Amazon!! Hace poco mi padre montó su propio negocio de Hidroponía, sin embargo el mayor problema que tuvo para alcanzar el éxito del proyecto fue la falta de alguien que pudiera estar allí brindándole asesoría sobre la estructura de física de la montura.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Gracias Mauricio.