Cultivo y cuidados de las judías verdes

A casi todo el mundo le gusta disfrutar de un buen plato de judías verdes para mantener una buena alimentación. Las judías verdes pertenecen al familia de las leguminosas. Cuando pretendemos cultivarlas, tenemos que tener en cuenta que hay dos tipos. Primero están las tiernas de mata baja que tienen los tallos erectos y no necesitan de muchos cuidados. Y luego están las que tienen la mata alta y necesitan de mayores cuidados.

En este artículo vamos a explicaros cómo debes plantar las judías verdes y los requerimientos que necesitas. ¿Quieres aprender sobre ello?

Requerimientos principales

Clima y sustrato

Cuando hablamos de cultivar judías verdes, tenemos que fijarnos en todas la variables que afectan al crecimiento. La primera es el clima. Si la zona donde vivimos tiene frecuentemente temperaturas menores de 10 grados se reduce la cantidad de luz que es capaz de recibir a lo largo del día. Como es de esperar de una planta que necesita hacer la fotosíntesis, esto no le permite crecer. Por ello, es necesario que el clima sea más cálido o templado. Es posible que haya alguna helada de vez en cuando, pero podemos protegerlas bien.

Si la plantamos en zonas con mucho viento, debemos protegerlas con algunas vallas o algo que impida el flujo continuo. Son plantas frágiles que no soportan la incidencia del viento directamente durante mucho tiempo.

En cuanto al suelo o sustrato, no se desarrollan bien en las tierras que son frías o húmedas. Lo primero que se piensa es mantener un nivel de humedad alto para proliferar la especie. Sin embargo, tampoco pueden vivir en ambientes secos. Tenemos que encontrar un equilibrio para que la planta no sufra. Es en el riego donde nos aseguramos que la planta tenga el grado de humedad que más le conviene.

A las judías verdes les favorecen los suelos más mullidos y bien cavados. Mientras más humus tenga, más nutrientes podrá incorporar a las raíces. No tiene que tener restos de materia orgánica fresca. A la hora de elegir la parcela donde la plantaremos, buscaremos aquella que tenga una ubicación de sol directa. Es necesario que el suelo se caliente para que la planta se desarrolle bien. Esto sólo se consigue si el sol le da directamente a la planta durante varias horas o más al día.

Nutrientes y riego

A pesar de lo que se puede pensar, las judías verdes no necesitan abonado. Al igual que el resto de las leguminosas son capaces de fijar el nitrógeno atmosférico gracias a las bacterias nitrificantes que tienen sus raíces. Esto otorga una gran ventaja reproductiva y abarata su cultivo. De esta forma no tenemos que darle abono cada cierto tiempo.

Una cosa debemos tener en cuenta. Y es que no necesitarán abono siempre y cuando el suelo en el que se plante sea rico en materia orgánica. Si por el contrario, es un suelo pobre, será necesario esparcir un poco de abono orgánico en la tierra más o menos un mes antes de la siembra. Para ello, debemos usar un abono orgánico muy descompuesto (semejante al mantillo) y mezclarlo con la tierra para que se asimile bien.

En cuanto al riego, es necesario que el suelo no se reseque del todo, pero tampoco que esté con exceso de humedad. No lo regaremos abundantemente en la primera época de floración, ya que podría provocar la caída de las flores.

Cómo se cultivan las judías verdes

Al igual que el resto de la familia de las leguminosas, las judías verdes se cultivan mediante la siembra directa. Son plantas que no soportan bien los trasplantes y tienen poco éxito de supervivencia.

La siembra se ha de realizar cuando las temperaturas del suelo sean superiores a los 8-10 grados. De esta forma estaremos evitando el frío del invierno. Para ello, la mejor época es a principios de mayo para asegurarnos que no les afecta el frío. En las zonas más cálidas con temperaturas más altas podemos sembrarlas en marzo.

Ahora, hacemos una separación del tipo de cultivo dependiendo del tipo de judía que estemos sembrando:

  • Judías de mata baja: se suelen sembrar en líneas o surcos espaciados unos 40-50cm , poniendo de cuatro a cinco semillas, enterrándolas unos 2 o 3cm en hoyos sucesivos separados de 30 a 40cm.
  • Judías de enrame o mata alta: requieren separaciones entre líneas o surcos de 60 a 75cm para facilitar su desarrollo y mantener una adecuada ventilación. En cuanto al número de semillas y su disposición, es igual que las judías de mata baja.

Recordamos que las judías verdes son plantas que, por lo general, son muy frágiles. Por ello, conviene colocar un acolchado, a ser posible orgánico, para controlar las hierbas y mantener el suelo aireado y húmedo.

Las judías de mata baja no necesitan tutores (cañas o palos) pero las altas sí. Estas últimas crecen enrollándose en elementos rígidos que estén cercanos. Para corregir esto, se colocan palos tutores de unos 2 metros de altura para que vayan subiendo por ellos.

La estructura más habitual para ir colocando los tutores es la piramidal. Se consigue uniendo las cañas de dos líneas, inclinándolas y atándolas en el centro.

Plagas, enfermedades y recolección

Las judías verdes tienen algunas plagas y enfermedades de los que puede ser atacadas. La primera es el pulgón negro y verde. Para aliviarlo se aplica jabón potásico junto con aceite de neem.

La segunda plaga es la de la araña roja que aparece cuando hay falta de riego. Quizá la más importante sea la del oídio, puesto que es la que surge cuando hay exceso de humedad. Puede ocurrir que hayamos regado y vuelva a llover, acumulando un exceso de humedad y encharcamiento. Para eliminarla es suficiente con tener una buena aireación.

Para la recolección tenemos que esperar unos dos o tres meses hasta la cosecha. Si queremos obtener una judía seca, nos tendremos que esperar un mes más. La planta es frágil, por lo que intentaremos no dañar las ramas, vainas y flores más tiernas cuando cosechemos. Para mantener una buena producción, conviene regar copiosamente tras la cosecha.

Con estos consejos podrás cultivar tus propias judías verdes.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Huerto

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.