Cupressus leylandii

El Cupressus leylandii es una de las coníferas más utilizadas en parques y jardines. Su majestuosidad y elegancia son excepcionales, dotando al lugar de una armonía sin igual. Pero sus cualidades no acaban ahí: se mantiene siempreverde, es resistente al frío y a las heladas, y además no es difícil de cuidar.

Por si fuera poco, queda fenomenal combinado con otras plantas, sean del mismo tipo o diferentes, tal y como puedes ver en la imagen. ¿Te apetece saber más sobre él? 🙂

Origen y características

Imagen – Wikimedia/KENPEI

El Cupressus leylandii, llamado también por sus otros nombres científicos x Cupressocyparis leylandii o Cupressus x leylandii, y popularmente como ciprés híbrido de Leyland, ciprés de Leyland, leylandi o leilandi, es una conífera perennifolia híbrida entre Cupressus y Chamaecyparis. Fue descubierto en el sur de Gales en el 1888 por C. J. Leyland, pero hasta el 1925 la Royal Horticultural Society no tuvo noticia de su existencia.

Crece hasta alcanzar una altura de entre los 20 y los 25 metros, con un porte más o menos piramidal y la base de su copa ancha. Sus hojas tienen forma de escama, y son de color vede oscuro por el haz y más claro por el envés. Los conos miden unos 2cm y en su interior se encuentran semillas, las cuales son estériles al ser una planta híbrida.

¿Cuáles son sus cuidados?

Imagen – Wikimedia/W.Baumgartner

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos cuidarlo de la siguiente manera:

  • Ubicación: ha de estar en el exterior, a pleno sol.
  • Tierra: crece en suelos fértiles, con buen drenaje. Tampoco tiene problemas con los calizos si está injertado sobre el Cupressus sempervirens.
  • Riego: 2-3 veces por semana en verano, y cada 5-6 días el resto del año.
  • Abonado: es aconsejable abonarlo en primavera y verano con abonos ecológicos.
  • Multiplicación: por esquejes e injertos.
  • Plagas y enfermedades: cochinillas y hongos. Las primeras se eliminan con insecticidas específicos (anti-cochinillas) y los otros con fungicidas a base de cobre.
  • Poda: a finales de invierno. Quitar las ramas secas, enfermas o débiles, y recortar las que estén creciendo demasiado. Brota bien de madera vieja.
  • Rusticidad: resiste el frío y las heladas de hasta los -12ºC.

¿Qué te ha parecido el Cupressus leylandii?

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles y arbustos

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.