Dahlia pinnata

La Dahlia pinnata es una flor de origen mexicano

Es indiscutible que una de las mejores y más bonitas maneras de decorar nuestro hogar es mediante las plantas, especialmente aquellas que tienen flores. Como existen tantísimas especies diferentes, cada una con su propia forma y sus propios colores, vamos a presentaros una muy popular y realmente hermosa: La Dahlia pinnata.

Este bonito vegetal no se utiliza únicamente a nivel decorativo, si no que también posee propiedades medicinales. Interesante, ¿verdad? Os recomiendo que sigáis leyendo si queréis saber qué es la Dahlia pinnata, cuáles son los cuidados que requiere y qué plagas y enfermedades pueden afectarla.

¿Qué es la Dahlia pinnata?

Existen diferentes colores de la Dahlia pinnata

El género de plantas conocido como Dahlia forma parte de la familia Asteraceae. Este género incluye unas treinta especies de plantas tuberosas. Todas ellas son originarias de América Central y de México. Algunas de las especies más populares son la Dahlia coccinea, la Dahlia excelsa, la Dahlia imperialis, la Dahlia sambucifolira y la Dahlia spectabilis. No obstante, la especie más representativa de este género es la Dahlia pinnata, también conocida como flor de garza o Dalia.

Se trata de un tipo de planta herbácea tuberosa que puede alcanzar una altura de hasta un metro y medio. Mientras que las hojas son de un color verde brillante pero oscuro, las flores son muchos más atractivas y vistosas. Estas pueden ser simples o compuestas. Además, existen de muchísimos colores diferentes. Generalmente, la flor de garza florece desde verano hasta principios de otoño.

Como ya hemos mencionado anteriormente, la Dahlia pinnata es una preciosa flor que se utiliza mucho a nivel decorativo. Pero también posee unas propiedades medicinales que resultaron ser de suma importancia para los indios precolombinos de México Central, Guatemala y Yucatán. Anteriormente, la flor de garza fue un cultivo de raíces muy popular, pues es ahí donde residen sus propiedades medicinales. Sus raíces almacenan algo de insulina nutritiva en su interior. Además, la piel de los tubérculos posee unos compuestos antibióticos concentrados. Por lo tanto es bastante comprensible que fuera una planta muy codiciada en aquella época.

¿Cómo cuidar Dahlia pinnata?

La Dahlia pinnata no soporta bien la sequía

Ahora que sabemos un poco más acerca de la Dahlia pinnata, vamos a explicar los cuidados que requiere esta bonita flor. En primer lugar es importante que tengamos en cuenta que necesita estar expuesta a pleno y a la vez protegida del viento. En algunas ocasiones, lo mejor es entutorarla para evitar que los tallos lleguen a romperse.

En cuanto al suelo, este debe estar bien fertilizado, preferentemente con materia orgánica. Además, es importante que esté bien drenado para que el agua no llegue a acumularse en la raíces, provocando que se pudran y que la planta termine ahogándose. Para fertilizar la tierra de la Dahlia pinnata, lo mejor es utilizar en compost en invierno.

A la hora de regar, es importante que sea en abundancia en verano. Debemos asegurarnos de que el suelo esté siempre húmedo, pero no encharcado. Durante el resto del año, que ya no hace tanto calor, hay que regar a la flor de garza de manera regular cuando la capa superficial del sustrato se haya secado. Es importante que no pasen demasiados días desde ese momento, ya que la Dahlia pinnata no soporta nada bien la sequía. Además, hay que destacar que aumenta el riesgo de que sea atacada por pulgones si sufre sequía.

Cuando comienzan a salir los botones florales debajo de la flor principal, lo más recomendable es podarlo. De esta manera conseguiremos que la flor principal crezca más. Respecto a la propagación de la Dahlia pinnata, esta se lleva a cabo mediante división del tubérculo, siempre y cuando este tenga yemas. Para reproducirla correctamente, los tubérculos deben ser enterrados a una profundidad de entre cinco y seis centímetros.

Plagas y enfermedades

La Dahlia pinnata puede sufrir diferentes plagas y enfermedades

Como suele pasar con prácticamente todas las plantas, especialmente las que tienen flores, las dalias también atraen a muchos insectos nocivos para ellas. Muchos de ellos se comen los pétalos o los dejan hechos jirones, dejan pruebas de baba, etc., y acaban destruyendo la planta. Los insectos más comunes y amenazantes para la Dahlia pinnata son la araña roja, las babosas, las orugas, los pulgones, las tijeretas y los trips.

Hay que destacar que estas bonitas flores no sólo pueden verse afectadas por diversas plagas, si no también por una serie de enfermedades como, por ejemplo, la enfermedad de la esclerotinia, o las enfermedades botritis, Crown Gall, fúngicas y mildiú, entre otras. Entre los síntomas más habituales cuando sufren alguna de estas patologías se encuentran el marchitamiento, manchas en las hojas, cambio de color de las hojas, patrones irregulares, etc.

Asique si tenéis alguna Dahlia pinnata en casa, ya sabéis cómo cuidarla y qué plagas y enfermedades pueden afectarla (e intentar prevenirlas). Si acabáis de descubrir a esta preciosa flor, no dudéis en adquirir una para decorar vuestro hogar. ¡Son realmente preciosas!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.