Darwinia, arbusto con flores colgantes

¡Hola! Hoy he tenido la ocurrencia de pensar en aquellas plantas que se salen de la media, es decir esos ejemplares que despiertan la atención por su aspecto o bien porque poseen alguna cualidad singular.

Y así buscando y buscando es que me he topado con la Darwinia, una planta que se destaca por sus flores colgantes.

La magia de la Darwinia

Darwinia, flores colgantes

La Darwinia es un arbusto de características singulares porque en lugar de las clásicas flores, que nacen de las ramas, observamos una serie de flores que caen hacia abajo y vuelven la planta llamativa y diferente.

La Darwinia es uno de los pocos arbustos con flores colgantes y por eso en algunas partes se la llama Campana de montaña. Es común encontrarlas en el sur y el este de Australia, donde las flores pueden agruparse o bien colgar en forma aislada.

No es fácil encontrar Darwinias en el mundo pues se trata de una de esas especies que sólo existen en unos pocos lugares, donde crecen silvestres y aprovechan las bondades de un clima que las favorece de forma natural.

La Darwinia está conformada por estas flores de gran atractivo que nacen de arbustos leñosos que pueden alcanzar el metro de altura. La planta pertenece a la familia de las Mirtaceas y hay más de 70 especies de Darwinias. Es por eso que puedes encontrarlas de diferentes formas y tamaños aunque todas ellas se destacan por sus flores colgantes.

Las hojas de la planta permanecen en pie todo el año y son pequeñas y lanceoladas, de un color verde claro y crecen de a pares. En cuanto a las flores, pueden ser de diferentes colores, desde un llamativo color rojo hasta el verde suave, el blanco y el fucsia. Todas ellas tienen siempre cinco pétalos y diez estambres.

Sembrar Darwinias

Campanas de montaña

Si quieres sembrar Darwinias en tu jardín, puedes hacerlo por semillas o esquejes. En el primer caso, tendrás que recolectar las semillas que se encuentran dentro del fruto de la planta, un fruto que tiene forma de nuez. Más sencillo es cultivar Darwinias por esquejes, siguiendo el método clásico de cultivo y plantando el esqueje en un suelo rico en nutrientes.

Es importante cuidar el suelo para así ofrecerle a la planta todos los nutrientes que necesita. Recuerda agregar abono orgánico al suelo, como puede ser el estiércol. También es importante cuidar el riego y asegurarse de que la planta tenga un buen drenaje para evitar encharcamientos.

Recuerda que al plantar un arbusto en cepellón, debes realizar un agujero del doble de profundidad. Antes de sembrarlo, coloca abono orgánico y si se trata de un ejemplar muy pequeño puedes ayudarlo con un tutor. Una vez plantado, riega en abundancia y en forma regular, en especial durante la etapa de crecimiento.

Con estos cuidados, es probable que logres que tu Darwinia crezca poco a poco hasta transformarse en un hermoso arbusto de flores colgantes que sin dudas captará la atención y se transformará en una planta ornamental que decorará tu jardín.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Flores

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *