Día Mundial del Medio Ambiente: ¿qué se puede hacer para cuidar del planeta?

Atrae pájaros al jardín poniendo bebederos

Como cada 5 de junio desde el año 1974 se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, una fecha en la que se recuerda la importancia que tiene cuidar lo máximo posible del planeta que nos acoge. Un planeta en el que, por desgracia, son muchos los humanos los que actúan como si los recursos fuesen ilimitados, algo que se aleja de la realidad.

Pero este no pretende ser un artículo de crítica, sino más bien una guía de cosas que puedes hacer tú, como jardinero o aficionado a la jardinería, para contribuir a proteger del medio ambiente.

Solo tenemos un planeta Tierra, y está muy castigado. Pero eso no significa que haya que tomarse al pie de la letra la expresión »a grandes males, grandes remedios». Somos millones los humanos que lo habitamos, y todos y cada uno de nosotros podemos hacer pequeñas cosas para mejorar nuestra calidad de vida. Estos son algunos consejos especialmente dedicados para los aficionados a la jardinería, coleccionistas y jardineros:

Adquiere plantas autóctonas o que vivan en climas similares al tuyo

Cuida de tu jardín con productos naturales

Cuando se va a diseñar un jardín, o si quieres tener un patio de bajo mantenimiento, siempre hay que procurar conseguir plantas autóctonas. Estas son las más adecuadas porque, como ya están adaptadas a las condiciones climáticas de la zona, apenas necesitarán cuidados (de hecho, si las plantas en el suelo lo más probable es que a partir del segundo año no tengas ni que regarlas).

Entiendo, por propia experiencia, que cuando decides echar un vistazo a estas, es normal que no te gusten o no te terminen de convencer para incluirlas en el diseño que tenías pensado. Pero eso no ha de preocuparte en exceso, ya que afortunadamente el planeta Tierra es muy grande, y no es una tarea excesivamente complicada encontrar plantas que vivan en climas similares al que tienes tú. Es más, para encontrarlas solo tienes que visitar algún vivero cercano, y echar un vistazo a las plantas que tienen fuera todo el año.

No compres más plantas de las que puedes hacerte cargo

Suele pasar con bastante frecuencia que cuando empiezas a comprar plantas, y te van gustando cada vez más… al final acabas con el balcón lleno, o con un jardín abarrotado. En principio, no tiene por qué pasar nada; es decir, es tu dinero y obviamente te lo gastas en lo que quieres, pero sí que es muy recomendable que, antes de adquirir una planta pienses bien si puedes hacerte cargo.

Por ejemplo, si sueles irte de viaje en verano durante mucho tiempo, lo ideal será adquirir pocas plantas y que además sean resistentes a la sequía. Y si lo que tienes es un patio o terraza lleno de macetas, es mejor no conseguir más. Piensa que, por un lado, las plantas crecen (algunas más que otras), y por otro, algunas querrán sol; así que es necesario que cada una se ubique en el sitio adecuado, donde pueda estar bien.

Evita el uso de productos químicos

Usa productos naturales para cuidar de tus plantas

Los productos químicos que se utilizan para cuidar las plantas pueden hacer mucho daño al medio ambiente, muy especialmente si se usan mal y/o con demasiada frecuencia. Por un lado, tenemos a los pesticidas (insecticida, acaricida, fungicida), y por otros los fertilizantes. Los primeros se usan para acabar con las plagas y las enfermedades, pero es necesario que sepamos que estos productos no diferencian, porque no pueden, un insecto beneficioso de otro dañino. Y si hablamos de los fertilizantes, estos modifican las propiedades de un suelo, perjudicando así a la vida que se encuentra en él.

Por eso, te invitamos a que cuides de tus plantas con productos naturales. Así, si un día te das cuenta de que tu jardín se ha llenado de parásitos, en vez de rociar todo con insecticida, prueba mejor a cubrir todo con tierra de diatomeas.

Artículo relacionado:
Remedios y abonos naturales para tus plantas

Atrae a la fauna propia de tu zona

La colocación de bebederos y comederos para pájaros, nidos y de hoteles para insectos son cosas sencillas que te servirán para tener un huerto y/o un jardín más productivo, y de paso, más vivo. Además, la plantación de plantas con flores servirán para que las abejas y las mariposas se acerquen, y puedan alimentarse del polen y/o néctar.

Eso sí, lo único que debes tener en cuenta es que si tienes animales domésticos o por tu zona pasan gatos, es mejor que antes de hacer nada te asegures de que la fauna que quieres atraer estará a salvo. Por ejemplo, en un jardín con felinos y/o perros no será buena idea poner nidos de pájaros, pero no pasará nada por colocar algún hotel para insectos en un rincón.

Mantén tu jardín o patio libre de residuos inorgánicos

Después de una comida o cena al aire libre, hay que procurar retirar todo aquello que se haya utilizado: platos, vasos, cubiertos… Seguramente ya lo hagas, pero comprueba también que no quede ni un envoltorio pequeño, como el de los caramelos. Si hace un poco de viento, estos acaban siendo arrastrados hasta algún lugar del jardín, y pueden permanecer ahí mucho tiempo, hasta que alguien los encuentre.

Si un animal se siente atraído por el color del envoltorio y/o el olor, podría tener serios problemas; de ahí que la retirada de residuos inorgánicos resulte fundamental para cuidar del medio ambiente.

Reutiliza siempre que puedas, y cuando no, recicla

Reutiliza las macetas siempre que puedas

Imagen – Flickr/Magda Wojtyra

Aparte de las plagas que todos conocemos (langostas, hormigas,…), hay una en concreto que está asfixiando al planeta y es la de los plásticos. El plástico es un material que tarda siglos en descomponerse por completo, pero sin embargo se fabrica en masa: botellas, guantes, mascarillas, bolsas, macetas,… Tú, como jardinero o aficionado, puedes hacer mucho para darles una vida útil lo más larga posible a estas cosas.

Por ejemplo: cuando una maceta de plástico ya no sirve como tal, puedes cortarla a trozos e insertar estos en otra para tapar un poco los agujeros de drenaje que tenga en su base, consiguiendo así que no se salga el sustrato. Los envases de abonos y similares, se pueden limpiar con agua y un poco de jabón para utilizarlos más adelante, o incluso puedes cortarlos por la mitad, hacerles un agujero o varios pequeños en la base y utilizarlos como recipientes para plantar.

Una vez que el producto ya quede inservible, llévalo a reciclar.

Con estos consejos podrás contribuir a cuidar del medio ambiente.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.