Flores

Dianthus deltoides

Una planta tapizante es aquella que sirve para cubrir todos los espacios vacíos que quedan en el jardín, en zonas cercanas a los estanques, en espacios públicos como pueden ser paseos, etc. Es como un aprovechar y utilizar aquellas plantas que no sólo sirven para cubrir el suelo, sino que aportan un poco de belleza extra al suelo y tienen unos requisitos escasos. Este es el caso del Dianthus deltoides. Se le conoce con el nombre común de clavelina y es una planta perfecta para este tipo de situaciones. Cuenta con un cultivo bastante sencillo siempre cuando se cumplan ciertos requisitos.

En este artículo vamos a contarte todas las características, usos y cultivo del Dianthus deltoides.

Características principales

La clavelina es considerada como una planta vivaz por lo que consta de hojas perennes. Fuera de la época de floración la tiene toda su estructura vegetal durante todo el tiempo. Es una planta que pertenece a la familia de las Cariófilas en las que se encuentra en un conjunto de hierbas y plantas que ofrece una intensa floración en su época.

El Dianthus deltoides es una planta tapizante que sirve para rellenar los huecos que hay en el jardín y en lugares públicos. Es un tipo de planta rastrera que alcanza hasta unos 30 centímetros de altura. Salvo que se realiza en un cultivo en maceta, lo más normal es que cuando alcance estas alturas se le realicen podados para potenciar el desarrollo horizontal de la planta para que pueda cumplir bien su objetivo tapizante.

El esquema de crecimiento es muy parecido al del clavel y todas sus variantes. Cuenta con una floración muy agrupada y los tallos de color verde grisáceo con un diámetro muy delgado. Las flores tienen un tamaño bastante pequeño de tan sólo unos 2-4 centímetros. Todas ellas nacen en pequeños grupos aunque también lo pueden hacer en solitario. Dependiendo de la variedad de híbridos comerciales, podemos encontrar muchísimos colores del Dianthus deltoides en los mercados. Los más comunes y utilizados son los rosados, aunque también se encuentra con bastante frecuencia aquellos ejemplares con colores rojos intensos, blancos, púrpura y alguna mezcla de ellos.

Usos del Dianthus deltoides

La clavelina es una planta bastante útil en rocalla, tapetes o mantos ornamentales entre las especies arbustivas o ciertos árboles con un mayor  tamaño como puede ser en las palmeras. Dependiendo de la obra que estemos dando podemos hacer que esta planta tenga un desarrollo algo más horizontal y sirva como especie tapizante o la mantendremos con un crecimiento más vertical para poder agruparla junto a otro grupo de flores.

Cultivo del Dianthus deltoides

Vamos a ver cuáles son los requisitos principales que se necesita para poder tener la clavelina en tu hogar. Lo primero de todo es tener en cuenta la luz y la climatología. La cantidad de luz es fundamental para el desarrollo de la planta. Es una planta que necesita bastante luz. Es únicamente la época de verano cuando el sol es muy potente puede hacer que reciba algún tipo de daño. Sin embargo, de normal debe colocarse en un lugar soleado. Si vivimos en una zona con un verano los un tenso podemos buscar zonas con la alternancia en semi sombra, particularmente mejor con luz diurna y sombra a partir de la tarde. La incidencia de luz en esta planta es muy importante para poder garantizar su floración.

En cuanto a la climatología, la clavelina y un rango de temperatura bastante amplias y es medianamente resistente a las heladas incluso si llegan a valores de temperatura de -3 grados. El suelo para poder sembrarla debe ser un suelo contextura más suelta, de tipo calizo y con un pH alcalino. El hábitat original del Dianthus deltoides tiene una presencia importante de arena, por lo que aquí también debemos otorgar de la arena suficiente como para que el drenaje del suelo sea el adecuado.

El grado de humedad no se debe descuidar, por lo que es recomendable utilizar una buena capa de materia orgánica en los primeros centímetros del suelo para poder retener una mayor cantidad de humedad.

Mantenimiento y multiplicación

Para mantener bien para Dianthus deltoides necesitamos otorgarle una humedad ligera velo de forma constante. Depende de la ubicación de nuestro jardín, la cantidad de riego a aportar será diferente. Al ser una especie perfecta para ser tapizante, es mejor busca goteros de aspersión o incluso riego exudante. Se puede aplicar agua unas 3-4 veces por semana durante la primavera y verano o a principios de otoño. Durante el invierno se reduce el riego a 1-2 por semana dependiendo de las precipitaciones y de las temperaturas.

En cuanto al abonado, los meses en los que esta planta produce lo nuevos tallos son los imprescindibles de abonar, así como durante la época de floración. Si no hemos sido generosos con el aporte de materia orgánica o ya se están consumiendo, es mejor añadir un buen aporte de abonado.

La clavelina tiene diversos tipos de mulplicación, tanto por semillas como por esquejes. Es una planta que se puede comprar en viveros y es bastante barata, perfecta para gente con poca paciencia o menos experto en el mundo de la jardinería. Su germinación se pueda hacer durante todo el año, si vivimos en un clima suave. Es una germinación bastante rápida en tan sólo 1-2 semanas y tiene un crecimiento muy vigoroso.

Poda

Dependiendo de la intención que tengamos con esta planta, hay que hacer un tipo de poda u otra. Por ejemplo, si queremos que sea una planta tapizante o una maceta. Si la queremos en maceta debemos establecer una manera de podar para que su crecimiento sea más vertical. Por el contrario, si va a ser una planta tapizante, la poda debe ir enfocada un crecimiento horizontal. La época para realizar la poda es al terminar la floración.

Eliminamos todas las flores marchitas y los tallos que se han secado ocurrido. Si buscamos un desarrollo horizontal hay que ser más generosos con los cortes. También se pueden diseñar formadas con agrupación de la planta como pueden ser en forma de círculo y ondulaciones. Tan sólo hay que cortando las flores marchitas y los tallos que se han secado. También se aconseja rebajar a comienzos de primavera y otoño algo su altura. De esta forma, tendremos una planta con mayor número de tallos.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre el Dianthus deltoides y sus características.

Publicado por
Germán Portillo