Diphylleia grayi, la flor de cristal que asombra a todo el mundo

Pocas plantas nos sorprenden más que las que te vamos a dar a conocer en esta ocasión. Su nombre científico es Diphylleia grayi, aunque es probable que ese nombre no te diga nada. Sin embargo, puede que si te digo que la flor se ve como si estuviera hecha de cristal cuando llueve no me creas, pero lo cierto es que es precisamente eso lo que le sucede.

De hecho, la llaman ”Flor de cristal” o ”Flor esqueleto” porque se le ven todos los nervios que se encuentran en los pétalos.

Características de la Diphylleia grayi

Frutos de Diphylleia grayi

Se sabe muy poco de esta especie, pero lo que sí que te podemos decir con seguridad es que crece en los bosques y laderas del este de Estados Unidos y de las regiones frías de Japón y China. Es una pequeña planta perenne que no supera los 25cm de altura, hermafrodita.

Las flores brotan en primavera y verano. Son pequeñas, de 2cm de diámetro. Cuando llueve, el agua las torna de color transparente, pero cuando se secan vuelven a su color original, lo cual resulta sorprendente. El fruto es una baya de color azul que mide 1cm de diámetro.

¿Cómo se cuida?

Diphylleia grayi, la flor de cristal

Imagen – Medioambiente.org 

Si consigues una plántula, aquí tienes su guía de cuidados:

  • Ubicación: coloca tu ejemplar en semisombra, sin que le dé la luz del sol de manera directa.
  • Sustrato: el sustrato a usar tiene que tener buen drenaje (aquí tienes más información sobre este tema) y ser ligeramente ácido, con un pH entre 5 y 6. Puedes usar sustrato para plantas acidófilas mezclado con perlita a partes iguales.
  • Riego: frecuente, sobretodo en verano. Hay que evitar dejar secar el sustrato antes de regar, pero también el encharcamiento. Por ello, es muy aconsejable comprobar la humedad antes de cada riego, introduciendo por ejemplo un palo delgado de madera. Si al extraerlo sale más o menos limpio, entonces podremos regar usando agua sin cal o, en su defecto, mezclada con el líquido de medio limón.
  • Abonado: muy recomendable abonar en primavera y verano con un abono específico para plantas acidófilas, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto.
  • Trasplante: cada dos años, en primavera.
  • Rusticidad: es una planta idónea para cultivar en climas templados-fríos, siendo la temperatura máxima recomendada 30ºC y la mínima -7ºC.

¿Habías oído hablar de la flor de cristal?

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Plantas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *