Dipladenia blanca: significado, usos y más

La dipladenia blanca es muy bonita

La dipladenia blanca es una planta que se puede tener en interiores, pero a veces también se cultiva en el exterior, en pequeñas celosías o jardines. Su ritmo de crecimiento es rápido durante los meses cálidos, aunque más lento e incluso nulo en invierno. Debido a su origen y evolución, sus genes están programados para resistir el calor, pero sin llegar a ser sofocante; por el contrario, las temperaturas bajas destruyen las células, por lo que la planta se debilita y puede llegar a morir, especialmente si se producen heladas.

Por este motivo, una forma de mantenerla siempreverde y con buena salud en las regiones templadas es teniéndola dentro de una habitación, como mínimo durante los meses fríos del año. Sepamos más sobre ella.

¿Cuál es el significado de la dipladenia blanca?

La dipladenia blanca es trepadora

Los humanos tenemos mucha tendencia a ponerle nombre a todo, y de asociar emociones con momentos o colores, aunque a veces estos significados resultan un poco contradictorios. Por ejemplo, el negro es el símbolo de la muerte, de la pérdida, y de la noche, pero también es el color de la elegancia, el poder y el prestigio.

Por eso, como curiosidad está bien saber qué significa el color blanco de la dipladenia, ya que puede serte útil si quieres regalársela a alguien por un motivo especial, o decorar la casa para que se respire un ambiente tranquilo. Así que, ¿qué significa? Bueno, hay que partir de la base de que el blanco se ha asociado siempre con la pureza, la limpieza, la calma, y la inocencia. Es el que se usa para pintar las paredes de los centros de salud, así como viviendas, hoteles, etc. Pero, ¿qué hay de las dipladenias que tienen flores blancas?

Estas tienen un significado también muy bonito. Sin olvidar lo que ya hemos dicho del blanco, sus flores se asocian con la superación. Por este motivo, son un buen regalo para aquellas personas que están pasando por un momento difícil. Además, el blanco es color muy bonito, y más si es el que tienen las flores de una mandevilla, por lo que es una buena excusa para sonreír.

¿Qué usos tiene?

Las dipladenias blancas son trepadoras

Imagen – Flickr/Stefano

Nuestra protagonista es una trepadora que se utiliza como planta ornamental. No tiene ningún uso más, ya que su savia es tóxica: si entra en contacto con alguna herida, causará irritación, picor y enrojecimiento; incluso en la piel sana, si es sensible, también puede causar esos síntomas en mayor o menor medida, dependiendo del grado de sensibilidad y de cómo reaccione tu organismo a ella.

Para evitar problemas, es importante ponerse guantes cada vez que se vaya a manipular, pero no unos guantes cualquiera: han de ser de goma, impermeables, como los que se usan para lavar los platos por ejemplo. Además, cada vez que tengas que podarla, algo que se puede hacer si los tallos están creciendo demasiado a finales del invierno o principios de primavera, has de utilizar tijeras limpias, previamente desinfectadas con alcohol de farmacia.

Ahora bien, ¿dónde se puede cultivar? Pues por ejemplo:

  • En macetas o en el suelo para cubrir celosías, arcos, o columnas.
  • En el balcón o en una mesa alta como planta colgante.
  • En el jardín cultivada en espaldera.

¿Cómo cuidar una dipladenia blanca?

La dipladenia se cuida fácilmente
Artículo relacionado:
Dipladenia: cuidados en casa y en el exterior

Los cuidados que has de proporcionarle a una dipladenia blanca son los mismos que necesita cualquier otra dipladenia. Para empezar, debes tener en cuenta que hablamos de plantas que necesitan luz, calor y una humedad ambiental alta, así que en invierno las temperaturas bajan de los 5ºC tendrás que protegerla o bien en casa, o bien con una tela antiheladas, aunque esto último solo serviría si hay heladas pero son muy débiles (hasta los -2ºC) y ocasionales.

Otra cosa que hay que hacer es regar. No resisten la sequía, de modo que se les ha de suministrar agua cada vez que la tierra se vaya secando. Pero ojo, no hay que mantenerles la tierra permanentemente húmeda, pues si hay algo que temen más que a la sequía es al exceso de agua, la cual pudre las raíces. De hecho, para que no surjan problemas, no está de más introducir un palo delgado de madera hasta el fondo y ver si sale limpio (en cuyo caso regaríamos) o si por el contrario se le ha adherido mucha tierra. Pero en general, se deben regar cada 3 o 4 días en verano, y cada 5-7 días el resto del año.

La dipladenia es una trepadora de interior

Por último, también es muy recomendable abonarlas durante todo el año, incluso en invierno. Interesa que crezcan todo lo posible cuando el clima es cálido, y así lleguen fuertes al otoño-invierno, pero además, con un abonado invernal conseguiremos que sobrelleve mejor el frío. En el primer caso, usaremos abonos o fertilizantes de rápida eficacia, como el guano o el fertilizante para plantas con flor; en el segundo, optaremos por productos de liberación lenta, como el humus de lombriz.

Así que espero que tu dipladenia blanca crezca sana y feliz.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.