Dipladenia: enfermedades

La dipladenia puede tener enfermedades

La dipladenia es una planta que se cultiva mucho, tanto en interiores como en los patios y jardines. Puede crecer rápido, pero sin duda lo que más nos atrae de ella son sus preciosas flores acampanadas. Por eso, cuando vemos que tiene alguna enfermedad, nos preocupamos.

Ahora bien, has de saber que, en general, es mucho más resistente que otras trepadoras. Aún así, es importante que saber cuáles son las enfermedades de la dipladenia y cómo tratarlas.

¿Por qué enferma?

La dipladenia puede enfermar a veces

Lo primero que hay que tener claro es que la dipladenia no es una planta vulnerable a las enfermedades, pero cuando las condiciones de cultivo o los cuidados que se le dan no son los adecuados, entonces sí que puede darse el caso de que los microorganismos, como hongos, bacterias y virus, la perjudiquen.

Artículo relacionado:
Dipladenia: cuidados en casa y en el exterior

Por lo tanto, hay que saber primero qué es lo que favorece la infección para así evitarlo en la medida de lo posible:

  • Exceso de riego: cuando regamos muy seguido, sin dejar que la tierra se seque un poco, las raíces se van quedando sin aire, ya que las moléculas de oxígeno simplemente desaparecen a medida que se va echando más y más agua.
  • Falta de riego: aunque es difícil que un hongo, bacteria y/o virus la infecte cuando está pasando sed, hay que tener presente que hay algunas plagas, como la mosca blanca o las cochinillas, que sí se sienten atraídas por plantas débiles y que pueden estimular la aparición del hongo negrilla. Este hongo cubre de una capa negruzca las hojas, impidiéndoles respirar.
  • Exceso de humedad (en interior): no hablamos de regar demasiado, sino de que dentro de la vivienda haya una humedad ambiental muy alta y temperaturas suaves durante el invierno. Estas condiciones son idóneas para los hongos, como la botritis.
  • Plantarla en una tierra compacta y pesada: las tierras que no drenan bien el agua, solo causan problemas a una gran variedad de plantas, como la dipladenia, puesto que las raíces no solo no pueden crecer bien, sino que además permanecen húmedas mucho tiempo, con el consiguiente riesgo de que se pudran.
  • Malas prácticas: plantar la dipladenia en una maceta sin agujeros, o ponerle un plato debajo del recipiente sin escurrirlo tras cada riego, no es nada bueno. El agua queda estancada y las raíces se mueren. Asimismo, si usamos un sustrato de cultivo ‘viejo’, es decir, que se ha usado para plantar otras plantas, corremos el riesgo de que la dipladenia enferme, puesto que puede haber esporas de hongos, bacterias y/o virus en él.

¿Cuáles son las enfermedades que puede tener?

Ahora que sabemos cuáles son las causas, veamos cuáles son las enfermedades que pueden afectarle:

Hongos del suelo

Los hongos del suelo causan daños

Imagen – Wikimedia/Mary Ann Hansen

Los hongos y oomicetos patógenos, como el fitóftora o el Pythium, Rhizoctonia, o el Sclerotium, son microorganismos que atacan a las raíces. Les favorecen los suelos que están siempre húmedos (no encharcados pero casi) y las temperaturas suaves, de 15ºC o más. Por consiguiente, los síntomas no se verán a simple vista al estar las raíces dentro de la maceta y creciendo en el suelo, pero sí que podemos intuir, o al menos sospechar, que le pasa algo a nuestra dipladenia si vemos lo siguiente:

  • La tierra no solo está muy húmeda, sino que empieza a crecer moho blanco.
  • El tallo o tronco empieza a tener mal aspecto: se puede ver marrón, negruzco, con moho e incluso puede haber ‘adelgazado’.
  • Las hojas comienzan a estar mal, con manchas marrones.

¿Qué hacer? En estos casos, se deben suspender los riegos, cambiar el sustrato si está en maceta, y aplicar fungicida que lleve cobre (como este, que has de diluir en 15 litros de agua) lo antes posible.

Hongos de las hojas y flores

Hay otros hongos que afectan más a la parte aérea de las plantas, es decir, a las hojas, flores y frutos. Si te soy sincera, yo no he visto a ninguna dipladenia infectada por ellos, pero eso no significa que no pueda estarlo. Y es que si, por ejemplo, la pulverizamos con agua a diario sin saber que la humedad ambiental es muy alta y que por lo tanto no necesita esas pulverizaciones, favorecemos la aparición de estos microorganismos, como botritis, roya, mildiu y/u oidio.

Los síntomas son fáciles de ver ya que aparecen en hojas, flores y/o tallos. Son estos:

  • Moho blanco o grisáceo en alguna de esas partes
  • Hojas con manchas marrones
  • Aparición de manchitas redondeadas de color rojo o anaranjado en las hojas (roya)

¿Qué hacer? En estos casos, lo más aconsejable es podar las partes afectadas con unas tijeras previamente desinfectadas, y aplicar fungicida polivalente como este, que ya está listo para usar.

Bacterias

Es sumamente raro que una dipladenia enferme por bacterias, pero no es imposible. De hecho, un estudio, descubrió que la especie que causa la tuberculosis de la adelfa en Nerium oleander, la Pseudomonas savastoni, ha evolucionado hasta originar una nueva variedad, la Pseudomonas savastoni pv. mandevillae pv. nov. Y causa estos síntomas:

  • Manchas necróticas en hojas y tallos
  • Hojas con bultitos

¿Qué hacer? Lo único que se puede hacer es eliminar las partes afectadas. El mejor tratamiento es la prevención, y eso se consigue comprando plantas sanas y procurando que no les falte de nada.

Virus

La dipladenia es una trepadora de fácil cultivo

Con los virus pasa algo parece que con las bacterias: solo se conoce uno que afecte a la dipladenia. Se trata de uno que en inglés se conoce como Dipladenia mosaic virus (DipMV), y que traducido al castellano sería algo así como el virus del mosaico de la dipladenia. Este puede estar transmitido por alguna plaga, o bien puede entrar a través de un micro corte causado, por ejemplo, por una poda realizada con herramientas contaminadas.

Los síntomas son, como su nombre indica, aparición de mosaicos en las hojas de color verde, blanco o incluso amarillento. Por desgracia, no existe tratamiento, solo eliminar las partes afectadas, cuidar bien de la planta, y esperar.

Como ves, son varias las enfermedades que puede tener la dipladenia. Por suerte, manteniéndola bien hidratada y abonada, se puede reducir bastante el riesgo de que se debilite y se vuelva vulnerable a las infecciones.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)