¿Puede sobrevivir la Dracaena marginata en el exterior?

La Dracaena marginata vive bien en un recibidor

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

La dracaena marginata es una planta que en España, así como en otros muchos lugares donde el clima es templado, se cultiva mucho en interior, ya que en los viveros siempre se ha vendido como planta para tener en casa. Y esto es así por un motivo muy simple: no soporta las heladas.

Pero, ¿se puede tener una dracaena marginata en el exterior? En base a mi experiencia te puedo decir que sí, pero en según qué partes del mundo tendrás que protegerla cuando llegue el frío. A continuación te explico en detalle cómo cuido yo de las mías en el sur de la isla de Mallorca.

¿De dónde es originaria la dracaena marginata y qué clima soporta?

La dracaena marginata es un arbusto perenne

Imagen – Wikimedia/Mokkie

Como siempre que hacemos este tipo de artículos, voy a explicarte primero cuáles son las características del lugar en el que vive de forma natural. Y para responder a esa pregunta, decirte que la dracaena marginata es un arbusto de hoja perenne que crece en Madagascar, en zonas donde el clima es tropical o subtropical. Por este motivo, no debemos exponerla nunca a las heladas fuertes, puesto que ya sufre daños si baja de los -1ºC.

La humedad del aire es elevada siempre. Esto hace que las hojas se mantengan sanas a diario. Pero hay que decir que en el caso de que se tuviera en un ambiente seco o muy seco se volvería muy vulnerable al ataque de la araña roja, que es por lo que habría que pulverizarla todos los días con agua de lluvia o una que fuese potable.

¿Puede estar en el exterior durante todo el año?

La dracaena marginata es, como decía justo arriba, una planta de origen tropical. No le gusta nada el frío, y de hecho lo pasa muy mal cuando el mercurio del termómetro baja demasiado. Por eso, si nos preguntamos si puede estar fuera, tendremos que saber que si vivimos en una zona donde se registran heladas, la respuesta será que no, y además un »no» rotundo porque la perderíamos antes de que se produjera la primera nevada del invierno.

Y es que, realmente, no hace falta que la temperatura sea inferior a los 0 grados para que las hojas se mueran: si se mantienen bajas, entre los 15 y los 5ºC durante unos cuantos días seguidos -como durante una ola de frío, por ejemplo-, también lo pasará mal. Esto les pasa a un par de plantas que tengo en mi jardín, como el Ensete ventricosum y la Euphorbia grantii. Los tallos se mantienen intactos, pero las hojas quedan bastante mal, muertas.

Si bien sí que puede helar -con temperaturas de hasta los -1,5ºC-, de ocurrir solo sería una helada puntual y de muy corta duración, por lo que las plantas pueden reanudar su crecimiento sin problemas en primavera.

Con estas condiciones, yo me animé a dejar la dracaena marginata fuera. Todo el año. A ver qué pasaba. El primer experimento fue con un ejemplar en maceta, que puse debajo de un árbol de Melia azedarach. Se quedó sin hojas, pero brotó en primavera.

Y ya el último experimento fue con un ejemplar plantado en el jardín. Este está mucho más protegido, pues delante tiene varios arbustos que miden más de medio metro de altura (la dracaena no supera los 40cm), y detrás tiene una pared. Con todo, lo que veo que le hace más daño es el viento que sopla en invierno, sobre todo cuando viene del norte, pues es mucho más frío; pero así y todo, sale adelante.

Entonces, desde mi experiencia, sí puede estar en el exterior, pero siempre que las temperaturas en invierno no sean muy bajas, y se tenga en una zona protegida. Tan solo recomiendo tenerla sin ningún tipo de protección si el clima es tropical o subtropical, como sucede por ejemplo en ciertas partes de las Islas Canarias o en el extremo sur de Andalucía.

¿Cómo hay que cuidar la dracaena marginata en el exterior?

Vista de la Dracaena marginata

Imagen – Flickr/Forest & Kim Starr

Si te animas a mantenerla fuera durante todo el año, o bien en primavera y en verano, te recomiendo que le des los cuidados que te voy a comentar ahora:

Ponla en semisombra al principio

Durante las primeras semanas, será importante que se ponga en un lugar con mucha claridad pero sin que le dé el sol directo. Cuando pase el tiempo y veas que crece sin problemas, ve exponiéndola poco a poco y de forma gradual a la luz directa del astro rey; no en vano, en su hábitat natural crece así, expuesta a la luz del sol.

Plántala en el suelo si el clima es suave

Para que resista mejor el invierno, lo más aconsejable es plantarla en el jardín en primavera. Haz como yo y ponla en una zona donde pueda estar protegida del viento si dicha estación es fresquita (que no fría), con temperaturas de unos 15, 10, 5 grados centígrados. Pero cuidado: si va a haber heladas, lo más sensato será mantenerla en una maceta con sustrato universal (en venta aquí).

Dale un riego moderado

Es importante que se riegue con regularidad. No soporta la sequía, así que no hay que dejar que la tierra se seque del todo. Pero tampoco le gusta el exceso de agua, de modo que recomiendo comprobar la humedad de la tierra con un palito. Aquí tienes más información:

Abónala para que no le falte de nada

Esto lo tienes que hacer o bien con un fertilizante líquido como este si está en maceta, o bien con abonos en polvo si por el contrario está plantada en el jardín. En cualquier caso, has de seguir las indicaciones del envase.

Así, podrás mantener tu dracaena marginata en el exterior, al menos hasta que vuelva el invierno.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.