Dracaena (Dracaena Massangeana)

La Dracaena Massangeana o simplemente Dracaena se caracteriza por ser una de las plantas decorativas de interior que posee una mayor resistencia, por lo que es la alternativa perfecta para esos rincones más “difíciles” en los hogares.

A nivel global, existen más de cuatro decenas de tipos distintos de Dracaena, de modo que hay una gran variedad entre la cual escoger al momento de adquirir esta planta. Sin embargo, algo que se debe considerar es el hecho de que podría ser tóxica tanto para perros como para gatos.

Características

Cabe destacar que la Dracaena es una plata completamente apta para deshacerse del formaldehído, xileno y tricloroetileno, elementos nocivos que se encuentran presentes en los disolventes y productos limpiadores domésticos.

Y al momento de adquirir una Dracaena lo más conveniente es buscar una planta que cuente con numerosas hojas, la cual posea un rígido y grueso tallo; intentando evitar aquellos que sean débiles o se encuentren arqueados.

Esta planta tiene un lento desarrollo, pero es capaz de alcanzar una gran altura, por lo que lo más adecuado será colocarla dentro de una habitación que tenga techos altos en la cual pueda recibir una luz solar moderada, ya que la exposición directa podría afectarla.

Además, prefiere la sombra y al tenerla en casa, la Dracaena permite crear un agradable ambiente tropical.

La Dracaena es entonces perfectamente apropiada para espacios sombríos, y al tener características realmente particulares, se convierte en un ejemplar muy interesante y atractivo para los paisajistas.

Cuenta con hojas grandes y muy coloridas, además de tener flores aromáticas que le permiten ser digna de toda clase de diseño de jardinería. No debe estar expuesta a grandes corrientes de aire y lo más conveniente es que se encuentre en un lugar que pueda brindarle una temperatura constante.

Trasplante y cuidados

La planta debe estar dentro de una maceta lo suficientemente grande como para permitir que sus raíces crezcan sin problemas y debe contar con tierra especial para plantas de interior y/o de hojas verdes.

A pesar de que es preciso replantarla cada dos o tres años y durante la primavera, esta planta no requiere de macetas muy grandes para lograr desarrollarse correctamente, aunque precisa de un tutor para mantener sus ramas rectas. Sin embargo, ciertas especies, como por ejemplo la dracena sanderiana surculosa, no requieren de trasplantes debido a que crecen lentamente.

La Dracaena necesita un buen sustrato, el cual eventualmente tendrá que ser combinado con un tercio del abono compuesto especial indicado para plantas de interior.

Con el fin de facilitar su drenaje, lo más recomendable es colocar un lecho de bolas de arcilla, piedras pequeñas o grava en el fondo del recipiente en la que se encuentra. De este modo, es posible impedir que sus raíces permanezcan sumergidas en agua, ya que de lo contrario puede ser fatal, debido a que el exceso de agua podría hacer que sus raíces se pudran.

Generalmente, la Dracaena no soporta muy bien el frío, y únicamente es capaz de continuar su crecimiento al aire libre cuando se encuentra en climas relativamente cálidos, cuya temperatura no sea menor a los 17-18 grados.

¿Dónde colocar una Dracaena Massangeana en casa?

En algunos climas, la Dracaena suele lucir muy bien al ser usada como planta decorativa para el interior de los hogares, ya que es completamente capaz de crecer correctamente en climas con temperaturas de aproximadamente 20-22 grados y no requiere de una gran exposición a los rayos del sol.

Esta planta se caracteriza por preferir estar cerca de una ventana que se encuentra hacia al oeste o al sur, con el fin de poder recibir moderadamente la luz del sol. Pero no hay problema si se vive en un lugar oscuro, ya que como hemos mencionado, prefiere la sombra y soporta muy bien la de los rayos solares.

¿Cómo regar?

A lo largo del año, la Dracaena tiene que recibir un riego moderado tratando tanto como sea posible, evitar mojar su follaje.

Durante primavera y verano y por lo general, se trata de la etapa de crecimiento de la Dracaena, por lo que debe ser regada de forma regular, dejando que la superficie se seque cada dos riegos. El riego tendrá que ser regular y moderado para no ahogar sus raíces, de manera que lo más recomendable sería realizar el riego cada 4-5 días.

Igualmente, cada 10-15 días es posible aplicarle algún fertilizante líquido, prestando especial atención para no excederse y terminar quemando la planta.

En otoño e invierno hay que empezar a disminuir progresivamente el riego debido a que la Dracaena posee mínimas necesidades de humedad. Cuando el suelo logre secarse alrededor de varios centímetros, será posible regar nuevamente.

En este caso, con uno o dos riegos mensuales serán más que suficiente. Sin embargo, se debe tener en cuenta que esto varía de acuerdo al lugar en el que se encuentre la planta, ya que al recibir el sol directamente tendrá mayores necesidades de agua.

De igual forma, se debe tener presente que a partir de octubre y hasta finales de marzo, resulta esencial parar la aplicación de todo tipo de fertilizantes.

Enfermedades y parásitos que afectan a la Dracaena Massangeana

Hojas amarillentas y decoloradas. Esto indudablemente se debe a la escasez de luz o al exceso de agua. Lo más conveniente será mover la Dracaena hacia un lugar con mayor iluminación y disminuir el riego de acuerdo a lo explicado previamente.

Se caen las hojas, algo que suele ocurrir cuando la planta se encuentra en un lugar muy frío; lo mejor es conseguir un espacio más apropiado en el cual colocarla, teniendo en cuenta que requiere como mínimo, una temperatura de 18-19 grados, aunque lo mejor es que sea de 20-22 grados.

Cuando siguen brotando hojas nuevas de la Dracaena, significa que ésta se encentra siguiendo su proceso natural de evolución. Ya que incluso al contar con un follaje persistente, las plantas suelen perder hojas con el propósito de renovarlas.

Sin embargo y cuando las hojas no crecen nuevamente y la Dracaena se encuentra muy seca, lo más probable es que sea víctima del ataque de arañas rojas como consecuencia de estar en un ambiente muy seco. En estos casos, se debe aplicársele un insecticida tan pronto como  sea posible.

Hojas que presentan algo algodonoso y de color blanco en su parte inferior, decoloradas y débiles, algo que posiblemente se deba a que la planta es atacada por cochinillas algodonosa. Es posible tratar esta plaga limpiando cuidadosamente las hojas usando un paño humedecido con alcohol después de lavarlas con agua.

Al contrario de ciertas variedades, la Dracaena Massangeana no se trata de una palmera, aunque tenga cierto parecido y requiera un mantenimiento similar.

Es una planta realmente decorativa, que destaca por su resistencia y sencillo cultivo, estando entre las plantas de interior que no solo son más conocidas, sino que además tiene una gran demanda.

Posee un follaje original y elegante, teniendo una apariencia general que le brinda un toque exótico al espacio en el que se encuentre.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Plantas de interior

Mi nombres es Lurdes y entre una de mis grandes aficiones se encuentra la jardinería y todo lo que tenga que ver con la naturaleza, las plantas y las flores. En general, todo lo que tenga que ver con lo "verde".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.