Drácena marginata: cuidados

Drácena marginata: cuidados

¿Tienes en casa una Drácena marginata? ¿Te la han regalado? Si es así, seguro que estás buscando cuáles son los cuidados que debes proporcionarle a la planta, ¿a que sí?

No busques más, aquí de hablamos de la Drácena marginada, sus cuidados y algunos temas que debes tener en cuenta.

Cómo es la Drácena marginata

Cómo es la Drácena marginata

La Drácena marginata es una planta oriunda de la parte tropical de África, que se adapta muy bien al interior. Debido a su porte alto y las finas hojas en color verde, o incluso en amarillo o rojo, le da un aspecto muy elegante y decorativo al espacio donde la coloques. Además, no crece demasiado rápido, con lo que se puede mantener mucho tiempo en el mismo lugar sin que haya que cambiarla de maceta o tener que podarla.

Es una planta purificadora de aire, que absorbe todo el dióxido de carbono de la habitación y elimina otras sustancias como el formaldehído, benceno o xileno. También sirve para regular la humedad.

Cuidados de la Drácena marginata

Cuidados de la Drácena marginata

Fuente: The Spruce

Nos gusta ser prácticos, por eso, aquí vamos a detallarte los cuidados que necesita esta planta para estar sana y feliz. ¡Y que te dure muchos años!

Iluminación

La Drácena marginata es una planta que necesita de iluminación, sin embargo, debes saber que es capaz de adaptarse a cualquier situación; es decir, que le da igual que sea mucha luz o poca luz.

Ahora bien, si lo que quieres es que la planta crezca y la veas vigorosa, te recomendamos que la pongas donde sí tenga una buena luz. Eso sí, de manera indirecta, ya que los rayos solares directos pueden quemar sus hojas y hacer que tenga un aspecto poco agraciado.

Riego

Debes saber que la Drácena marginata no es una planta que necesita mucha agua. Solo cuando la tierra esté seca, y no solo superficialmente, sino también de manera profunda. Una vez la tengas en esta situación, conviene que la riegues de manera abundante pero, si temes poder echarle agua de más, es más recomendable estar un poco pendiente de ella y regarla más veces pero con menor cantidad.

El riego de la planta normalmente es por arriba, pero si ves que el agua sale demasiado rápido, puedes hacerlo por inmersión. Has de controlar el tiempo que está en el agua para evitar que las raíces se pudran. Además, si tu planta es muy grande, lo más seguro es que no puedas hacerlo así (en ese caso es mejor ir echando poco a poco por varios lugares de la maceta para que se nutra).

Hasta que no vuelva a quedarse seca no hay que regarla de nuevo.

Temperatura

Esta planta tiene una temperatura media, que está entre los 22 y los 26 grados centígrados. Eso no quiere decir que si hay una temperatura mayor o menor de esos grados ya se te va a morir. Pero, en el caso de las temperaturas bajas, hasta los 14 grados la planta estará bien. Si baja más, entonces sí que va a sufrir.

Ni que decir que no soporta las temperaturas bajas ni las heladas.

Abonado

La Drácena marginata es una planta que va a necesitar un abonado mensual. No requiere mucho, solo que eches un poco de abono líquido en el agua de riego una vez al mes para nutrirla y ayudarla con el crecimiento.

Poda de la Drácena marginata, de los cuidados más importantes

Poda de la Dracaena

En el caso de la poda, lo cierto es que te puedes encontrar con dos situaciones: una, que tengas que podar los tallos, que es lo habitual; y dos, que debas podar las raíces.

En el caso de las raíces, has de saber que esto es algo con lo que tendrás que lidiar si mantienes la planta durante unos años, porque al cabo de un tiempo la planta desarrolla tantas que tienden a saturar la maceta e incluso a salir de ella. Algunos lo que hacen es cambiarla a una maceta más grande, pero si no quieres, o ya es bastante grande, sí tendrás que reducir el cepellón de la planta y, de paso, sanearla.

¿Cómo se hace? Pues Debes ir mirando las raíces con paciencia y cortando aquellas que se vean muertas. Habrá otras que sí estén más nuevas, y verdes. Esas hay que dejarlas.

Una vez terminas, echa sustrato nuevo y vuelve a colocarla. Y, además, debes aplicar un estimulador para raíces porque, aunque no lo creas, la planta sufre mucho con esta poda y es necesario cuidarla unos días (estar pendiente de su estado).

Para la poda de los tallos, lo único que tienes que hacer es cortar. Ahora bien, si lo que quieres es sacar esquejes, en lugar de un corte horizontal, hazlo en ángulo y ponlos en agua para que desarrollen raíces y brotes para tener una nueva planta.

Trasplante

A pesar de que te hemos dicho que la Drácena marginata no es una planta que crezca mucho, y por ello se puede mantener bien en una maceta varios años, si quieres que esté sana y saludable, es recomendable trasplantarla cada dos años, en primavera.

No hace falta que la pongas en otra maceta si no quieres, pero sí debes eliminar el sustrato que tiene y cambiárselo por otro. De esa manera, sabrás que tiene nutrientes en la tierra de los que alimentarse cada dos años.

Luchar contra plagas y enfermedades de la Drácena marginata

Has de estar preparado para lugar con los problemas que vayan a surgir en la planta. Y uno de ellos tiene que ver con los parásitos que pueden hacerla enfermar. En general, dos de los más habituales en ella son la cochinilla, que cubre la planta con una película blanca en las hojas y los tallos; y la araña roja, que se alimenta de la savia de la planta y hace que se le caigan las hojas.

Para combatirlas, en el primer caso, con las cochinillas, lo mejor es fumigarlas con jabón potásico; y en el segundo, puedes usar tratamientos químicos.

¿La Drácena marginata florece?

¿Te has preguntado alguna vez si la Drácena marginata florece? Es probable que no lo hayas visto nunca antes, pero sí, pueden florecer. El problema es que solo lo hacen en el exterior. En muy raras ocasiones florece en interior, si bien, si le das unas buenas condiciones y cuidados, podría darse el caso.

¿Tienes dudas con los cuidados de tu Drácena marginata? Coméntanos e intentaremos ayudarte.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Vicente dijo

    Tengo una dracaena marginata de casi 2 metros de altura, casi 1 metro de diámetro de Copa y más de 20 años de edad que tiene una plaga de cochinillas algodonosas .Entre Marzo y Mayo del año pasado sufrió un ataque muy fuerte, los penachos de hojas se pusieron completamente marrones y si tiraba de ellos salían con muchas facilidad y desprendían un olor a podrido bastante desagradable.Un mes después de eso empezaron a salirle nuevos brotes, un tiempo después vimos que a un tallo se le secaron los brotes asi que le cortamos. Después de eso pensamos que ya se había ido la plaga pero resulta que nos equivocamos la planta tenía cochinillas aunque parecía estar sana. Ahora hemos visto que un brote estaba siendo atacado, el brote no presentaba nada raro salvo que tenía muy pocas hojas, más pequeñas de lo normal y que tenían manchas amarillentas, el brote tenía un montón de cochinillas comiéndose lo, al tocarlo se movía mucho y se cayó, el tronco que había lo cortamos y lo plantamos en una maceta.¿Crees que los esquejes brotarán?, ¿cuántas veces a la semana o al mes hay que regarles, ¿cada cuánto hay que abonarles?

    PD:Me da mucha pena que tenga esa plaga ya que tiene un tamaño monumental y es poco frecuente encontrar una así de grande

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Vicente.

      Para la cochinilla algodonosa hay un producto natural y muy eficaz que es la tierra de diatomeas. Solo has de mojar la planta -cuando no le dé el sol en ningún momento- y echársela por encima. También en la tierra.

      Los esquejes es posible que broten. Riégalos un par de veces a la semana y tenlos en sombra. Cuando veas que empiezan a crecer, entonces podrás empezar a abonarlos.

      Saludos.

  2.   Vicente dijo

    Mis esquejes se han secado

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Vicente.

      ¿Y cómo los tenías? Puede ser que les haya faltado agua o que hayan tenido mucha luz.

      Te animamos a volver a intentarlo, impregnando la base del esqueje con hormonas de enraizamiento antes de plantarlo.

      Saludos.