Rocío del sol (Drosera)

Vista de las hojas de la Drosera capensis

Drosera capensis

Las plantas del género Drosera son unas de las que mejor se han adaptado a vivir en terrenos pobres en nutrientes; es más, gracias a esta cualidad se pueden encontrar especies en todos los continentes del mundo, excepto en la Antártida.

Esto significa que hay una gran variedad, por lo que tener una interesante colección no solo es posible, sino que también puede ser bastante complicado pues todas ellas son preciosas. Descúbrelas.

Origen y características

Vista de la Drosera rotundifolia en hábitat

Drosera rotundifolia

Como decíamos, son plantas carnívoras originarias de todo el mundo excepto del continente antártico. El género, Drosera, está compuesto por unas 194 especies aceptadas. Se conocen por el nombre de ”rocío del sol” ya que en el extremo de cada hoja hay gotas brillantes de mucílago, que es una sustancia viscosa en la que se quedan pegados los insectos.

Por lo general, son herbáceas perennes, aunque las hay que son anuales. Forman rosetas de hojas más o menos aplanadas o bien con forma de pulpo (como la Drosera derbyensis).

Una vez que la presa queda atrapada, se empiezan a enrollar sobre sí mismas poco a poco, y luego la digieren gracias a las enzimas que producen. Al cabo de una semana o diez días (a veces 14), las hojas vuelven a abrirse dejando al descubierto la cáscara del insecto.

Pero también tienen un lado bueno: las flores. Estas brotan de un largo tallo, y se agrupan en inflorescencias. Están formadas por cinco pétalos normalmente (en el caso de la D. pygmeaea son cuatro, y en el de la D. heterophylla son entre 8 y 12), de color blanco, rosa, naranja (D. calistos), rojo (D. adelae), amarillo (D. zigzagia) o violeta metálico (D. microphylla).

¿Qué tipos hay?

Dependiendo de su tipo de crecimiento y origen, se clasifican en tres grupos:

  • De zonas templadas: son especies que durante el invierno forman un hibernáculo que adopta forma de un racimo de hojas muy apretado. Es el caso de, por ejemplo, la D. arcturi.
  • De lugares subtropicales y tropicales: son las que crecen durante todo el año, como la D. petiolaris.
  • De los desiertos: son aquellas que se han adaptado a vivir en condiciones de calor y sequía extremas, como los subgéneros australianos Bryatrum y Ergaleium. Las del primer grupo son plantas que suelen tener un tamaño reducido, y densos pelos en el centro que las protegen del sol intenso; las del segundo forman un tubérculo subterráneo gracias al cual pueden sobrevivir a la temporada más cálida y seca brotando de nuevo en otoño.

¿Cuáles son las principales especies?

Hay muchas, pero nos vamos a quedar con estas ya que son las más fáciles de encontrar en los viveros:

  • Drosera aliciae: es nativa de Sudáfrica, y forma rosetas de hojas de hasta 5 centímetros de diámetro. Las flores son rosas.
  • Drosera capensis: es una carnívora rizomatosa originaria de la provincia del Cabo, en Sudáfrica. Forma rosetas de hojas más o menos erectas de 6,5cm de largo. Produce flores rosas.
  • Drosera rotundifolia: conocida como rocío de sol común o rocío de sol de hojas redondeadas, es originaria del norte de Europa, gran parte de Siberia, norte de Norteamérica, Corea, Japón y Nueva Guinea. Forma rosetas de hojas de hasta 5cm de diámetro, y flores blancas o rosadas. En invierno produce un brote de hojas apretadas llamado hibernáculo para sobrevivir.

¿Cómo se cuidan?

Vista de la Drosera spatulata

Drosera spatulata. // Imagen – Wikimedia/Jan Wieneke

Las Drosera son carnívoras bastante fáciles de cuidar siempre y cuando se tengan en cuenta algunas cosas, que son:

Ubicación

Han de estar en el exterior, en semisombra. Solo si el clima es frío en invierno o se cultivan especies tropicales necesitarán protección contra las heladas en un invernadero o similar.

Tierra

Mezcla turba rubia y perlita a partes iguales. Puedes conseguir la primera aquí y la segunda por este enlace.

Riego

El riego ha de ser frecuente. Es interesante ponerles un plato debajo e ir rellenándoselo, especialmente durante el verano.

Usa agua de lluvia, destilada o de ósmosis, y NO mojes las hojas.

Abonado

No lo necesita; es más, le perjudica. Sus raíces no están preparadas para absorber el abono de la tierra, pues durante su evolución se han tenido que adaptar a vivir en zonas donde apenas hay nutrientes. Si se abona, lo que pasará es que se quemará.

Déjala siempre que puedas en el exterior. Así cazará y se alimentará sin que ello le suponga un peligro.

Multiplicación

Las Drosera se multiplican por semillas en primavera. Simplemente hay que rellenar una maceta con turba rubia mezclada con un 30% de perlita, colocar las semillas sobre la superficie y mantener el sustrato siempre húmedo. Así germinarán en 2-3 semanas.

De todos modos, debes saber que hay especies que se auto-polinizan ellas mismas y que, además, germinan con una facilidad increíble, como la D. aliciae o la D. capensis. De hecho, no sería raro que te comprases una maceta con uno o dos ejemplares y que al cabo de poco tiempo tuvieras el recipiente lleno.

Trasplante

Se ha de trasplantar en primavera, a una maceta de plástico ancha.

Rusticidad

Dependerá de la especie. Las nórdicas resisten bien heladas intensas, pero las tropicales no. Las comunes suelen ser subtropicales, y por experiencia te puedo decir que se pueden cultivar en el exterior todo el año en climas templados-cálidos con temperaturas mínimas de hasta -2ºC.

¿Qué usos tienen?

Las Drosera se usan como plantas ornamentales, pero también tienen otros usos:

  • Medicinal: se usan para fortalecer el corazón, tratar las quemaduras solares y el dolor de muelas, combatir el asma, tos, infecciones pulmonares, y las úlceras estomacales.
  • Culinarios: las especies australianas sirven de alimento para los aborígenes, y con la D. rotundifolia se hacen colorantes en Escocia. Asimismo, con las hojas frescas de D. capensis, D. spatulata y D. rotundifoia se hace un licor.

Jarabe de Drosera

Se trata de un jarabe que se prepara con 150 gramos de planta fresca por 250cm3 de alcohol de 90º. Se hace de la siguiente manera:

  1. Primero, se echa todo en un frasco de cristal tapado, y se agita a diario para obtener la tintura.
  2. Aparte, se pone a hervir 350g de azúcar en 200cm3 de agua, y cuando entra en ebullición, se retira del fuego.
  3. Por último, se añade la tintura al jarabe y se remueve durante un ratito hasta que se disuelva todo bien.

¡Y listo! Ahora tomando hasta cinco cucharadas pequeñas al día podrás beneficiarte de sus propiedades medicinales que hemos mencionado antes. Pero ojo: si estás embarazada o crees que puedes estarlo, no debes de tomarla; tampoco se recomienda su uso en niños menores de 3 años ni en aquellos que sean lactantes.

Vista de la Drosera en hábitat

Droseras en hábitat.

¿Qué te han parecido las Drosera?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.