Echeveria laui

Vista de una Echeveria laui

Echeveria laui // Imagen – Wikimedia/Salicna

No hay duda de que una de las suculentas más hermosas, sobre todo si la cuidas muy bien, es la Echeveria laui, una planta originaria de Oaxaca, en México, y que se reproduce en laderas montañosas.

Esta suculenta es una de las más complicadas de cuidar, porque tiene algunas peculiaridades que, si no tienes cuidado, puede hacer que desaparezca. Pero aquí puedes encontrar cuáles son los cuidados de la Echeveria laui para que no le pase nada.

Características de la Echeveria laui

La Echeveria laui es una suculenta pequeña

Imagen – Wikimedia/Roland zh

De la Echeveria laui debes saber que es una suculenta en peligro de extinción en su hábitat natural. Debido al pastoreo (porque los animales se la comen), al viento y, sobre todo, a que muchos las recogen para venderlas, quedan muy pocas plantas de esta especie en la naturaleza y por eso se considera especialmente importante cuidar los ejemplares que hay.

La suculenta se caracteriza por tener unas hojas, redondas y gorditas, cubiertas de pruina. Esto es una capa blanca que cubre casi la totalidad de la planta y que funciona de múltiples formas: como antibiótico, protector solar, repelente de insectos, impermeabilizante… Su objetivo es que la planta no pierda la humedad que tiene, además de evitar las quemaduras provocadas por los rayos solares o mantener a raya a los insectos.

En general, la Echeveria laui puede alcanzar los 15 centímetros de altura y tener un diámetro el doble, es decir, unos 30 cm.

De vez en cuando, y si tienes la suerte de proporcionarle unos buenos cuidados, empezará a crecer un tallo o dos. Este puede alcanzar entre los 6 y 20 cm de longitud, que no de altura porque, pasados unos centímetros, el tallo se caerá por el peso. Este tendrá hojitas (entre 5 y 7 de 11 a 20mm) y además acabará en unas bonitas flores que serán de color rosa. Sí, tienes una suculenta que te dará flores.

Cuidados de la Echeveria laui

Echeveria laui es una suculenta

Imagen – Wikimedia/Jim Evans

Ya conoces un poco mejor a esta suculenta, pero para poder tenerla en casa y proporcionarle un buen lugar en el que desarrollarse (que, por cierto, es bastante lenta en crecer) es necesario que le proporciones los cuidados que necesita. ¿Y cuáles son esos? Pues los siguientes:

Ubicación

La ubicación de la Echeveria laui va a depender de donde tú vivas. En general, el mejor lugar donde va a estar es a pleno sol, pero si vives en una zona muy calurosa, a veces es mejor colocarla en semisombra para que no sufran sus hojas.

Y es que, aunque la pruina la protege, si esta le falla te puedes encontrar con que la planta se queme o pierda ese grosor que tiene característico.

Temperatura

La Echeveria laui es una planta muy resistente; tanto que soporta el calor fácilmente. Ahora bien, en invierno, si bien puede soportar el frío, las heladas pueden hacer mella en ella, así que si donde vives hace mucho frío (hablamos de que las temperaturas caigan a menos de 5 grados) lo mejor es que la protejas esos meses en los que bajen demasiado las temperaturas.

Tierra

¿Sabes que a esta suculenta le encantan los suelos que son pobres? Pues sí, así es. No necesitas proporcionarle muchos nutrientes, porque no lo necesita. Eso no quiere decir que debas plantarla sin miramiento, sino que con un poco de sustrato mezclado con gravilla puede ser más que suficiente para que se encuentre bien.

Maceta

En el caso de la maceta, te recomendamos que le pongas una grande. Al ser de crecimiento lento, no vas a tener problema en que tengas que cambiársela en poco tiempo, al contrario, te permitirá mantenerlo 2-3 años y al mismo tiempo le das espacio suficiente para que se desarrolle.

flores de la echeveria laui

Riego

Este es uno de los cuidados más importantes de la Echeveria laui, y también de los que más errores se cometen. Y es que esta suculenta no tolera el exceso de agua. Es mucho mejor que, entre un riego y otro, dejes que la tierra se seque completamente.

Además, tampoco es adecuado que tenga un platito debajo que recoja el agua, salvo que a los 10 minutos de regarla lo vacíes, porque eso solo hará que la tierra siempre estará húmeda.

En general, con un riego a la semana en verano (salvo que haga mucho mucho calor, que podría ser dos a la semana), y uno cada dos semanas o al mes en invierno será más que suficiente.

Eso sí, el agua cuando se la eches procura que no le toque las hojas porque, si lo hace, lo único que vas a conseguir es que se le caiga la pruina y la expongas a problemas importantes.

Para evitar que la planta tenga contacto con el agua de riego, muchos lo que hacen es colocar una capa de piedra para que esta haga de «colchón».

Poda

Esta suculenta no es una planta que necesite una poda, aunque de vez en cuando sí vas a tener que retirarle las hojas secas, sobre todo de la base, para evitar que entre ellas se pueda acumular la humedad.

Plagas y enfermedades

Debes tener cuidado porque hay dos plagas que pueden acabar con esta suculenta: los pulgones y la cochinilla algodonosa (esta ataca las raíces y el tallo).

En general, aparecen más habitualmente si están en lugares que tienen poca iluminación y ventilación.

Si esto ocurre, lo mejor es tratarla con algún producto específico para estas plagas a fin de eliminarlas cuanto antes. Se recomienda incluso cambiarle el sustrato para intentar limpiar las raíces de esos “bichitos”, y tras unos días colocarla al sol directamente para ver si se recupera.

Multiplicación

Cuando ya tienes una Echeveria laui lo bastante grande, es posible que te preguntes si sería posible multiplicarla. Pues bien, sí que se puede, tanto por semillas como por las propias hojas. Estas debes colocarlas entre servilletas húmedas para incentivar el desarrollo de raíces pero también admite plantarlas directamente.

Ahora bien, tarda mucho tiempo en crecer, y a veces hay que armarse de paciencia para poder conseguirlo.

Como ves, la Echeveria laui es una de las suculentas más bonitas que puedes tener, pero también bastante lenta en su crecimiento y con algunas peculiaridades en sus cuidados. ¿Tienes una en casa? ¿Tienes dudas sobre cómo cuidarla? Coméntanos e intentaremos ayudarte.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Homero Jaimes dijo

    Artículos didácticos como este son de mucha ayuda para quienes somos amantes de las suculentas y plantas en general.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Muchas gracias Homero Jaimes por visitarnos y dejar tu comentario. Saludos.