Echeveria, las plantas que quieren ser flores

Echeveria 'Curly Locks', una planta de muy fácil cultivo.

Echeveria ‘Curly Locks’

¿Quién no se ha enamorado de una planta alguna vez? Vale, es cierto, dicho así parece que estoy un poco loca. ¿Enamorarse de un ser vegetal? ¿Eso es posible? Pues bueno, sí. Lo es. Y para demostrártelo te voy a hablar de las Echeveria, unas plantas crasas o suculentas no cactáceas cuya belleza foliar compite con el de las más bellas flores que puedas encontrarte en un jardín.

Son además suculentas de muy fácil cultivo, ideales para decorar, crear composiciones, tener dentro de casa… Y, sí, son aptas para principiantes. ¿Te gustaría conocerlas mejor?

Origen y características de las Echeveria

Echeveria 'Blue Metal', una de las joyas que puedes usar para decorar tu patio

Echeveria ‘Blue Metal’

Las Echeveria son plantas herbáceas perennes originarias de las zonas áridas, semiáridas y templadas del suroeste de Estados Unidos, México, Centroamérica y el norte de Sudamérica. Por lo general, son acaules (es decir, no poseen tallo o tronco), pero hay algunas especies que sí se elevan un poco del suelo. Las hojas son aplanadas y carnosas, y forman rosetas. Éstas son de color verde, marrón, rojizo, metal… todo dependerá de la especie y del cultivar.

Las flores se agrupan en inflorescencias en forma de espiga, y son autoestériles. Esto significa que no pueden ser fecundadas por polen de sus propios estambres ni por el procedente de cualquier otra flor de la misma planta, ni tampoco de un hijuelo que se haya separado de ella. Al igual que las hojas, son carnosas, y están formadas por corolas que son de tubulares a cónicas con cinco pétalos rosados, rojos, anaranjados, amarillos, blancos o verdes.

Tipos o especies

Para que veas que vale mucho la pena disfrutar de tenerlas en el hogar, aquí tienes una galería con fotos de las más importantes especies:

¿Cuáles son sus cuidados?

Te estás animando a adquirir alguna, ¿verdad? No lo dudes: consíguela. Nosotros te decimos cómo cuidarla:

Ubicación

Coloca tu ejemplar en una zona muy luminosa. Si va a estar dentro de casa, es muy importante que esté cerca de una ventana y que vayas rotando la maceta a diario para que le vaya llegando la misma cantidad de luz a todas sus partes; por otra parte, si la vas a tener en el exterior, te recomiendo colocarla en una ubicación soleada.

Suelo o sustrato

No es muy exigente, pero para que crezca excepcionalmente bien necesita que el suelo o el sustrato tenga buen drenaje, es decir, que sea capaz de filtrar rápidamente el agua. Como es una planta más bien pequeña, si la vas a tener en tierra y ésta no es todo lo buena que debería de ser, puedes enterrar un bloque (de los que están huecos por dentro), ponerle dentro un trozo de malla de sombreo y rellenarlo con turba negra mezclada con perlita a partes iguales.

Riego

Precioso ejemplar de Echeveria cv Black Prince 'Variegata' que puedes tener en casa

Echeveria cv Black Prince ‘Variegata’

El riego tiene que ser más bien escaso. Durante el verano riega tu Echeveria una vez por semana, como máximo dos, y el resto del año cada 10-15 días. Usa agua de lluvia o sin cal preferentemente. Si no puedes conseguirla, simplemente tienes que rellenar un cubo con agua y dejarlo reposar una noche. Al día siguiente, los metales pesados habrán quedado en la profundidad del recipiente, por lo que podrás utilizar el agua para regar.

Abonado

Durante los meses cálidos la planta necesitará que la abones con abonos líquidos para cactus y crasas siguiendo las indicaciones especificadas en el envase. También puedes echarle una o dos cucharadas pequeñas de Nitrofoska azul cada 15 días.

Época de plantación o trasplante

Si quieres plantarla en el jardín podrás hacerlo en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado. Por otro lado, si la vas a tener en maceta tienes que pasarla a otra unos 3cm más amplia cuando la compres y de nuevo cada dos-tres años.

Plagas

Pulgones verdes, unas de las plagas que puede tener la Echeveria

  • Cochinillas: pueden ser algodonosas, tener forma de lapa, o ser muy pequeñitas y alimentarse de las raíces. Pueden debilitar mucho la planta, pero afortunadamente se pueden eliminar fácilmente con un pincel o algodón empapado con alcohol de farmacia.
  • Pulgones: son parásitos muy pequeños, de unos 0,5cm, que se posan en los capullos florales para alimentarse de ellos. También puedes quitarlos con un pincel y alcohol de farmacia, ya que como son carnosos no se rompen con tanta facilidad como las flores convencionales. Eso sí, igualmente tienes que tener mucho cuidado.
  • Moluscos: hay que mantenerlos alejados de las Echeveria. Los caracoles y las babosas disfrutan probando bocado de estas preciosas plantas. Puedes proteger tu planta envolviéndola en tela mosquitera, esparciendo sobre la superficie del sustrato molusquicida (ten cuidado si tienes animales domésticos, pues este producto es tóxico para ellos), tierra de diatomeas, u otros remedios como lo es la cerveza. Aquí tienes más ideas para repelerlos.

Enfermedades

Cuando se riega en exceso los hongos, principalmente Phytophthora, pueden perjudicarla seriamente, hasta tal punto de que sus hojas y tallos, en el caso de tenerlos, se pudren. De ocurrir, hay que sacar la planta de la maceta, retirarle todo el sustrato que se pueda, y envolverle las raíces en papel absorbente. Al día siguiente, se planta de nuevo con sustrato que tenga buen drenaje. Pasada una semana, se reanudan los riegos.

Multiplicación

  • Semillas: para conseguirlas tienes que pasar un pincel pequeño de una Echeveria a otra flor de otro ejemplar a diario, hasta que se sequen. Al hacerlo, podrás sembrar sus semillas en una maceta con sustrato de cultivo universal mezclado con perlita a partes iguales. Mantenlo siempre ligeramente húmedo y cerca de una fuente de calor.
    Si todo va bien, germinarán al cabo de unos 5 días, pero tienes que saber que es difícil.
  • Esquejes de hojas: en primavera y verano puedes coger algunas hojas y recostarlas boca arriba sobre un sustrato como el que te comentamos arriba. Tan sólo tienes que cubrirlas con un poco de sustrato, regar, y poner en semisombra. Al cabo de unos días emitirán sus propias raíces.
  • Hijuelos: a comienzos de verano puedes separar los hijuelos con unas tijeras previamente desinfectadas. Corta el tallo lo más cerca que puedes del tronco de la planta madre. Luego, sólo tienes que plantarlo en una maceta y tratarlo como una nueva planta, ya que no tardará más que unos 15-20 días en enraizar.

Rusticidad

La mayoría de las especies soportan heladas suaves y puntuales de hasta los -4ºC, pero es importante que se protejan del granizo y de la nieve.

Cultiva en maceta tu Echeveria derenbergensis

Echeveria derenbergensis

¿Te has enamorado de las Echeveria? 😉

Descarga gratis nuestro ebook sobre la Flor de Pascua
Se acerca Navidad, aprende a como seleccionar las flores de pascua, sus cuidados y qué hacer después de Navidad. Todo gratis en nuestro ebook

Categorías

Crasas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *