Echinacea

La Echiunacea es una flor perenne

Las Echinacea son plantas que alcanzan una altura de hasta 2 metros, y que tienen flores grandes que atraen a multitud de insectos beneficiosos motivo por el cual son muy interesantes para cultivar en o cerca de huertos, así como en los jardines. Además, se pueden adaptar a vivir en macetas, así que podrás tenerlas prácticamente donde desees.

Pero la humanidad no solo disfruta del color y majestuosidad de sus flores, sino también de sus propiedades medicinales, de las que vamos a hablar más abajo para que, de este modo, sepas todo sobre ellas.

Origen y características de la Echinacea

Echinacea es el género de una serie de plantas herbáceas perennes nativas de Norteamérica. Hay una decena de especies aceptadas, aunque se han descrito 23. Todas ellas tienen características muy, muy similares; de hecho, las diferencias más notables son las dimensiones de sus hojas y/o el color de sus flores. Alcanzan una altura de entre 90 centímetros y 2 metros, tienen hojas lanceoladas a elípticas, y el color de lo que habitualmente se confunde con los pétalos pero que en realidad son lígulas puede ser el rosa, púrpura o más rara vez amarillo o blanco.

Pertenece a la familia de las Asteraceae, y como ellas, sus flores se agrupan en una inflorescencia en el que el cono central sobresale un poco gracias a que las lígulas brotan desde detrás del mismo. En nuestra protagonista, además, estas crecen un poco hacia abajo, haciendo que se vea aún mejor. Florece en primavera-verano.

Como dato curioso, te diremos que el término Echinacea viene de echino, que en griego significa espinoso. Este hace referencia al cono, pero no te preocupes, que podrás tocarlo sin hacerte daño.

Principales especies

Si bien hay una decena, no todas son igual de conocidas. De hecho, en el mercado casi siempre se venden semillas de dos variedades, pero no de más. Si se quiere conseguir de otras variedades, a menudo toca buscar en sitios especializados o que vendan semillas traídas de fuera del país.

Pero así y todo, queremos que las conozcas para que sepas lo bonitas que son:

Echinacea angustifolia

La Echinacea angustifolia florece en primavera

Imagen – Wikimedia/Dy-e

La equinácea de hoja estrecha es una variedad que alcanza 1 metro de altura, y que como su nombre indica tiene las hojas más delgadas que el de otras especies. Sus flores son rosas o púrpuras. Es la que más se utiliza como planta medicinal, ya que sirve tanto para prevenir y curar resfriados como para mejorar la digestión, entre otras muchas cosas que veremos más adelante.

Echinacea atrorubens

La Echinacea atrorubens es una planta muy similar a la que acabamos de ver, pero es más pequeña: solo mide 90 centímetros de altura y tiene las hojas más anchas. Sus flores pueden ser rosas, o a veces blancas.

Echinacea laevigata

La Echinacea laevigata tiene los pétalos finos

Imagen – Flickr/cotinis

La Echinacea laevigata es una especie que está en peligro de extinción. Puede alcanzar 1,5 metros de altura, y se diferencia de las demás por tener lígulas (falsos pétalos) muy delgadas. Estas son de color púrpura.

Echinacea pallida

La Echinacea pallida tiene las flores blancas

Imagen – Wikimedia/Eric Hunt

La equinácea de color púrpura pálido es una planta que alcanza una altura de entre 45 y 90 centímetros de altura. Sus flores tienen lígulas son delgadas, lineales y de color generalmente blanco, pero pueden ser rosa pálido.

Echinacea paradoxa

La Echinacea paradoxa tiene las flores amarillas

Se conoce como equinácea amarilla y es una planta que se encuentra amenazada en su lugar de origen. Crece hasta los 90 centímetros de altura, y produce flores casi siempre amarillas, pero también las hay blancas y rosadas.

Echinacea purpurea

La Echinacea purpurea es una planta perenne

Imagen – Flickr/Matt Lavin

Es la equinácea común. Puede llegar a medir 120 centímetros de altura, y es por lo tanto una de las más grandes del género. Sus flores son de color rosa o púrpura. Al igual que la E. angustifolia, también tiene usos como planta medicinal.

Echinacea sanguinea

La Echinacea sanguinea tiene el cono de color rojo oscuro

Imagen – Wikimedia/Eric Hunt

La Echinacea sanguinea es una planta que crece también hasta los 120 centímetros de altura. Sus flores son rosado blanquecinas, y tienen el cono de color rojo oscuro, una característica que le da el apellido. Es, sin ninguna duda, una variedad de lo más curiosa.

¿Para qué sirve?

La equinácea tiene varios usos muy interesantes. El principal es el ornamental. Es una planta de un tamaño más que decente para cultivar en el jardín, por ejemplo delimitando caminos o senderos. Además, crece muy bien en macetas, y atrae a los insectos como las abejas o las mariposas, motivo por el que es un buen aliado tanto del agricultor como de aquel que cultive plantas por placer y/o para consumo.

Otro uso es el medicinal, mediante aplicación tópica. Hemos ido hablando antes de la Echinacea angustifolia y de la Echinacea purpurea. Ambas son muy utilizadas por los beneficios que aporta a la salud humana. Por ejemplo, tienen propiedades antitérmicas, antiinflamatorias, digestivas, aperitivas, y antivirales. Fortalecen el sistema inmunológico e impiden que las infecciones empeoren. Además, cuidan de la piel, curando heridas y úlceras.

Cuidados y cultivo de la equinácea

Para acabar, queremos que sepas cómo cuidarla y cultivarla. De este modo, podrás disfrutar de una planta sana y preciosa durante mucho tiempo:

Ubicación

Es importante que se coloque desde el primer día en el exterior, ya que le debe de dar el sol directo. De esta forma, no solo crecerá bien, es decir, con los tallos en vertical y no curvados, sino que también se conseguirá que tenga suficiente fuerza para florecer.

Tierra o sustrato

  • Maceta: es una planta que tendrá un mejor desarrollo si se tiene en una maceta con sustrato de cultivo universal que lleve un 30% de perlita (en venta aquí). Asimismo, la maceta ha de tener agujeros en su base.
  • Jardín: vive en tierras ligeras, que tengan buen drenaje y que, por lo tanto, absorban el agua con rapidez.

Riego

Las echináceas son plantas de sol

Las equináceas resisten bastante bien las sequías, siempre que no sean muy prolongadas y se encuentren en el suelo. Por ello, hay que regarlas un promedio de 2-3 veces por semana, espaciando los riegos durante el otoño e invierno para que las raíces no estén encharcadas.

En caso de tenerlas en maceta, se regarán unas 3-4 veces a la semana durante el verano, pero el resto del año se ha de hacer una vez o como máximo dos de forma semanal.

Abonado

Se ha de abonar durante la primavera y el verano. En esas dos estaciones es cuando está creciendo y, por lo tanto, cuando más necesita el abono. Para esto aconsejamos usar productos orgánicos, ya que así se preserva también la vida de aquellos insectos que visiten sus flores. Por ejemplo, el humus de lombriz, el guano o el compost son ideales para esta planta.

Multiplicación

Las equináceas se multiplican por semillas. Estas se aconseja sembrar en primavera, ya que así tendrán buena parte del año para crecer. Pero si el clima es suave o no hay heladas, también se podría hacer a principios de otoño. Los pasos a seguir son:

  1. El primero es elegir y preparar el semillero. Aconsejamos que sea una bandeja de semillero como esta, ya que así se tendrá control sobre la germinación, pero también podría valer una maceta o incluso una jardinera. En cualquier caso, hay que rellenarla con sustrato para semilleros (en venta aquí) o sustrato universal, y regar a consciencia.
  2. Después, se procederá a sembrar las semillas. Si van a estar en una bandeja de semillero se pondrán dos en cada alvéolo; si es una maceta no más de 3, y si es una jardinera se podrían colocar a una distancia de cinco centímetros entre una y otra.
  3. A continuación, se cubren con sustrato. La capa ha de ser fina, ya que más que nada servirá para que no les dé el sol de forma tan directa.
  4. Por último, se debe colocar el semillero dentro de un plato o bandeja. ¿Por qué? Porque hasta que las semillas germinen y las plantitas crezcan, se debe regar por abajo, es decir, llenando de agua ese plato o bandeja.

Luego, se llevará al exterior, en un lugar soleado, y se irá regando cada vez que la tierra se vea seca. Así germinarán en más o menos una semana. En cuanto tengan una altura de 5-7 centímetros se deberán de repicar y plantar en macetas individuales, o en el jardín.

Plagas y enfermedades

Es una planta que puede verse afectada por diversas plagas y enfermedades. Por ejemplo:

  • Plagas: ácaros, cochinillas, pulgones, mosca blanca, todas ellas se pueden eliminar con tierra de diatomeas, jabón potásico del cual puedes ver un vídeo abajo, o aceite de neem (en venta aquí). Y también caracoles y babosas, que no son una plaga como tal, pero dado los daños que provocan (pueden incluso acabar con ella) es importante tenerlos controlados con productos específicos.
  • Enfermedades: bacterias patógenas, como la Pseudomonas cichorii, o el virus del mosaico del pepino son dos de sus enfermedades más graves. Otras son las causadas por hongos patógenos, como es el caso del fitóftora que pudre las raíces, o el oídio que cubre las hojas de un moho gris. Para evitarlo, hay que evitar regar más de la cuenta, y mantener la planta sana. Si hay síntomas, se deben eliminar las partes afectadas siempre que sea posible. Por desgracia, no existe tratamiento eficaz contra bacterias ni virus, pero contra los hongos sí que se aconseja usar fungicidas que lleven cobre, como este.

Trasplante

Las equináceas crecen rápido, así que pueden necesitar un cambio de maceta cada dos o tres años aproximadamente. Si se quieren plantar en el suelo, hay que esperar primero a que enraícen bien en la maceta, es decir, hasta que sus raíces salgan por los agujeros de la misma; después, se podrán pasar al jardín en primavera.

Rusticidad

Soportan tanto el calor como el frío. Aguantan heladas de hasta los -18ºC, y temperaturas de 35ºC. Eso sí, no les puede faltar agua en el caso de que se produzca una ola de calor más larga e intensa de lo habitual.

¿Dónde comprar Echinacea?

Si quieres comprar semillas, puedes hacerlo desde aquí mismo. Que tengas una feliz siembra.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.