¿Qué es la edafología?

La edafología es la ciencia que estudia el suelo con su relación con las plantas

La supervivencia de las plantas está muy ligada al suelo en el que crecen; no en vano, sus raíces se abren paso entre los poros que forman la tierra y las piedras que hay en él. Ellas, absorben a diario los nutrientes que encuentran disponibles para que puedan subsistir y crecer.

Este es un tema que lleva interesando a la humanidad desde hace varios siglos, pues pronto nos dimos cuenta de que dependiendo de las características del suelo, podían cultivar unas u otras plantas. Sin embargo, no fue hasta el 1883 cuando se empezó a hablar de edafología, o como también es conocida: la ciencia del suelo.

¿Cuál es la definición de edafología?

La edafología es una ciencia del suelo

Imagen – Wikimedia/Ivtorov

La edafología es una ciencia que estudia el suelo y la relación que tiene con las plantas y el entorno que le rodea. Dentro de este campo, aparecen también la física, la biología y la química.

Así pues, si queremos conocer la composición de un terreno, sus propiedades, cómo va cambiando con el paso del tiempo, y cómo se relacionan las plantas que crecen en él, realmente lo que haremos será leer estudios o hacer experimentos edafológicos.

¿Qué es la edafología agrícola?

La edafología agrícola y la edafología, vamos a llamar, común, son lo mismo. Conocer los distintos tipos de suelos y las plantas que habitan en él es clave para poder tener cosechas interesantes, ya que sin esta información, se podría correr el riesgo de comprar por ejemplo frutales que no podrían crecer en tu huerto.

Pero sí que se aconseja tener cuidado con los términos edafología y pedología. Esta última se centra en el estudio del origen y la formación del suelo, mientras que la primera está más relacionada con la agronomía, pues uno de sus objetivos es conocer y mejorar el aprovechamiento del terreno.

¿Qué es un mapa edafológico?

Un mapa edafológico es una herramienta muy útil cuando se quiere conocer los elementos geográficos de un terreno. En él se muestran las diferentes rocas o formaciones, así como las edades representadas en distintos colores que los identifican.

Para hacerlo, se llevan a cabo estudios en la propia área, así como también se toman fotografías aéreas. Estas últimas ayudan a tener una visión más completa del suelo, con lo cual se consiguen hacer mapas cada vez más detallados.

¿Cómo se relaciona la edafología con la geografía?

Aunque parece que se está hablando de lo mismo, en realidad no es así. La edafología es la ciencia que estudia el suelo, mientras que la geografía (física) es la ciencia que se ocupa de estudiar la superficie de la Tierra en su conjunto, y cómo el clima, el terreno, la fauna y la flora la van modificando.

Por lo tanto, si bien tienen relación, son dos ciencias distintas. Cada una de ellas nos puede ofrecer mucha información sobre el suelo, así como también sobre cómo evoluciona a medida que va pasando el tiempo.

Historia de la edafología

Hay muchos tipos de suelos

Para ir acabando, te vamos a hablar un poco sobre la historia de la edafología. Esta es una ciencia que empezó como tal en el Colegio Geográfico de Rusia. En él, Mijaíl Lomonósov (1711-1765), quien es considerado como el padre de la ciencia rusa, dedicó su vida a enseñar y a escribir sobre el suelo como algo que está en constante evolución. Ahora bien, el fundador de la edafología fue el geógrafo ruso Vasily Dokuchaev (1846-1903), ya que fue él quien estableció las bases de la Geografía del suelo entendida como ciencia.

En 1883 publicó su primer trabajo sobre el tema: un informe sobre un estudio que realizaría en plena naturaleza, analizando y aplicando sus conocimientos a los distintos suelos que se encontraba. Describió cada uno de esos tipos, los clasificó y también desarrolló métodos cartográficos que servirían para conocer más los suelos, sus características y cómo les influyen la relación que tienen con la fauna y la flora.

Sibirtev fue un hombre que clasificó los suelos en tres grandes grupos: zonales, intrazonales y azonales:

  • Zonales: son aquellos que ocupan grandes aéreas. Están muy condicionados por el clima y la flora. Ejemplos: suelos desérticos, eólicos, forestales, lateríticos, y tundra.
  • Intrazonales: estos son suelos en los que el factor clima no es tan determinante como otros factores, como la roca madre, acción humana, orografía propia del terreno, etc. Ejemplos: los suelos salinos, pantanosos, húmicos y los carbonatados.
  • Azonales: estos son suelos que se encuentran en pleno desarrollo. Ejemplos: aluviales, esqueléticos y bastos.

Otros dos pilares de la ciencia del suelo fueron Marbut (1863-1935) y Kellog (1902-1980). El primero fue un geógrafo estadounidense que divulgó los conocimientos que se tenían hasta la fecha sobre edafología en su país, además de proponer una clasificación de los suelos en seis categorías llamadas órdenes, subórdenes, grupos, familias, series y tipos. El segundo continuó con el desarrollo de dicha clasificación, teniendo como base los criterios que estableciera Dokuchaev en su día.

Los helechos son plantas que crecen en suelos fértiles

¿Qué te ha parecido este tema?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.