El álamo, tipos y cuidados

El chopo es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/WeeJeeVee

Los álamos son árboles que se utilizan mucho como setos cortaviento, ya que tienen una copa más o menos estrecha y densamente poblada de hojas. Además resisten muy bien el frío, y las heladas no les perjudican en absoluto. De hecho, para que puedan estar bien es importante que el clima del lugar tenga las cuatro estaciones bien diferenciadas entre sí, pues de lo contrario terminarían debilitándose.

También hay que decir que estas plantas no requieren de cuidados especiales, aunque sí que es preciso que se cumplan algunas cosas para que no surjan problemas, ni a corto ni a medio plazo.

Origen y características del álamo

El álamo o chopo es un árbol de hoja caduca de la familia de las Salicáceas perteneciente al género Populus. Puede alcanzar una altura de 35 metros y por eso es ideal para plantar en lugares con mucho viento pues además sus ramas son flexibles y es por eso que no se quiebran con facilidad. Estas ramas además crecen en forma horizontal y dobladas hacia abajo mientras que el tronco es grueso y muy erecto, bastante delgado y su principal característica es que a medida que pasa el tiempo la corteza se resquebraja y así el tronco se tiñe de varias tonalidades.

Las hojas son de un color verde brillante, dentadas y las flores se agrupan en inflorescencias colgantes. Los frutos son cápsulas con semillas y florecen durante febrero y marzo.

Además de su belleza natural, sencilla y sin vueltas, una de las grandes virtudes del álamo es que es un árbol de crecimiento rápido, sólido de una madera resistente y de gran calidad, fibrosa y durable, usada mucho en la industria maderera.

Principales especies

Hay varios tipos de álamos y algunos ejemplares pueden encontrarse en lugares como el norte de África, el oeste y centro de Asia, en algunas partes de Europa y en Sudamérica. Estas son las especies más conocidas:

Populus alba

El chopo blanco es común en Europa

Imagen – Flickr/Andreas Rockstein

Se le conoce como álamo blanco, álamo común o chopo blanco, y es una especie originaria del centro y sur de Europa, Asia central y norte de África. En España lo encontramos en la península. Alcanza los 30 metros de altura, y sus hojas son tomentosas por ambas caras.

Populus canadensis

El Populus x canadensis es un álamo de jardín bonito

Imagen – Wikimedia/WeeJeeVee

Conocido como álamo negro del Canadá o chopo canadiense, es una especie híbrida que procede del cruce de Populus nigra con Populus deltoides. Su nombre científico verdadero es Populus x canadensis. Alcanza los 30 metros de altura, y sus hojas son de color verde.

Populus canescens

El Populus canescens es un árbol de hoja caduca

Imagen – Wikimedia/GuentherZ

El Populus canescens es conocido como álamo cano, chopo bastardo o álamo gris de Picardía. Procede del cruce de Populus alba con Populus tremula. Su nombre científico completo es Populus x canescens. Es originario de Europa y Asia Occidental. En España se encuentra en la península, especialmente en Castilla y León, aunque es una especie rara en este país. Alcanza los 30 metros de altura, y sus hojas son grisáceas, con el envés peloso.

Populus deltoides

El Populus deltoides es un árbol de rápido crecimiento

Imagen – Flickr/Matt Lavin

El álamo negro de Norteamérica es un árbol que, como podrás intuir, es originario de América del Norte. En concreto, desde el sur de Canadá hasta el norte de México. Alcanza una altura de 20-25 metros, y sus hojas son glabras por ambas caras.

Populus simonii

El Populus simonii es un árbol caducifolio

Imagen – Wikimedia/Alain Gérard

Se le conoce como chopo peral o chopo chino, y es un árbol originario de China. Alcanza los 15-20 metros de altura, y tiene hojas con el haz de color verde oscuro, y el envés algo más claro.

Populus nigra

El chopo negro es un árbol común

El álamo negro, o chopo negro, es un árbol originario de Europa. Crece hasta alcanzar una altura de 20 a 30 metros. Las hojas son verdes cuando terminan de madurar, aunque pubescentes cuando brotan.

Populus tremula

El Populus tremula es el álamo temblón

El álamo temblón o chopo temblón es un árbol nativo de Europa y de Asia, que puede alcanzar una altura de entre 10 y 25 metros. Sus hojas tienen el pecíolo plano, motivo por el que la más leve brisa hace que ‘tiemblen’, de ahí su nombre.

Usos de los álamos

Si bien el álamo es un árbol muy cultivado con fines específicos –frenar el viento, para a obtención de madera, etc- también es muy elegido como árbol ornamental, destinado a añadir verde en avenidas, parques, jardines y campos. Es común verlo junto a los caminos de las grandes fincas, en donde funcionan como pantallas ya sea en lugares de mucho viento o bien para evitar la tierra.

Cuidados del álamo

Los álamos son buenos árboles para setos

Hay algunas cosas que tienes que saber si quieres plantar un álamo en tu jardín, y son las siguientes:

  • Ubicación: son árboles que, ciertamente, no ocupan tanto espacio como un falso plátano por ejemplo, pero su sistema radicular tiene un gran desarrollo. Por lo tanto, hay que evitar plantarlos cerca de las casas pues a lo largo del tiempo sus raíces afectarán los cimientos. Como mínimo, han de estar a unos 10 metros de la fachada, tuberías, etcétera, pero si pueden ser más mejor.
  • Tierra: crecen en suelos ricos y con un drenaje correcto (es decir, que tienen buena capacidad para absorber y filtrar el agua desde el primer momento en el que la ha recibido).
  • Riego: quieren bastante agua. Es frecuente verlos crecer cerca de ríos y pantanos, de modo que hay que evitar que la tierra se seque.
  • Trasplante: después de las heladas se podrán plantar en el jardín.
  • Rusticidad: resisten sin problemas las heladas de hasta los -18ºC, pero en climas tropicales no sobrevivirían.

¿Qué te han parecido los álamos?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.