Cuidados y propiedades del Saúco

Su nombre botánico es Sambucus nigra L, perteneciente a la familia de las Caprifoliaceae, la cual comprende arbustos, árboles o lianas.

El Saúco es también conocido con otros nombres comunes como el sabuco, sabugo, sayugo, linsusa, canillero y cañilero. Podemos decir que este es un árbol originario de Europa y que fue introducido por los españoles quienes lo trajeron a América en el siglo XVI.

Características del Saúco

El Saúco cuenta con dos subespecies, la Sambucus peruviana y la Sambucus mexicana. El nombre “Sambucus” proviene del griego Sambuca, que era un instrumento musical que utilizaban los romanos y estaba construido con la madera de este árbol, siendo si calificativo el de “nigra”, que se  refiere al color negro de los frutos maduros.

Es una planta de unos 6 a 10 m de altura, sus hojas son opuestas, pinnadas, muy flexibles y miden de 20 cm a 30 cm de longitud y cuentan con un borde regularmente aserrado. Su tronco es inclinado, grueso con corteza rugosa y ramas gruesas y la corteza externa es agrietada y de color marrón cenizo.

Las flores son olorosas y agrupadas en racimos terminales de 15 llamados corimbos; cada flor, hermafrodita, tiene 5 pétalos en forma de estrella.

Los frutos son bayas de forma globosa, carnosas, miden aproximadamente 9 cm de diámetro, son jugosas y comestibles. De su fruto se obtienen un tinte de color rojizo a negruzco cuando está maduro y por el contrario cuando está inmaduro, el tinte es azul, lila o violeta, contando de 3 a 5 semillas cada uno.

Las partes que tienen funciones medicinales y alimentarias son las flores y los frutos maduros. Se debe tener precaución con el Saúco porque su corteza, hojas, semillas y frutos inmaduros, pueden llegar a ser venenosos.

Cultivo y Recolección del Saúco

El Saúco se adapta muy bien en zonas de bosques húmedos y resiste las fuertes heladas.

Puede propagarse por semillas y por reproducción vegetativa, presenta hermafroditismo sexual, por lo que suele emitir propágulos en las raíces más superficiales para su multiplicación. La forma de reproducción más común es la reproducción vegetativa.

La primavera es la mejor temporada para la recolección de las flores, su proceso de secado es en la sombra y hay que conservarlas en lugar fresco, seco y oscuro, aparte, los frutos se deben recolectar cuando estén negros colgando de las ramas, eso es a final de verano o principios del otoño.

En el vivero se debe aplicar riego abundante y manteniendo el sustrato húmedo, pero evitando excesos. La siembra se puede hacer directamente en el lote o por trasplante de plántulas del vivero. Se realiza un hoyo en el suelo de acuerdo con el tamaño de la bolsa que se usó en el vivero.

Composición, usos y Propiedades

El Saúco se cultiva con fines ornamentales, alimenticios, artesanales y medicinales en climas templados y fríos.

Los frutos o bayas maduras se componen de pigmentos orgánicos, antocianinas, fibra, fósforo, glucosa, fructuosa y potasio. Cada 50 g de fruto fresco aportan entre 9-13 mg de vitamina C y 32.5 mg de Vitamina B. Posee magnesio, zinc, hierro y calcio.

Son frutos silvestres comestibles, tanto la piel y la pulpa se puede comer. Con los frutos se  elaboran mermeladas y se utilizan también para usos medicinales en jarabes, laxantes y depurativos, para reducir el colesterol y mejorar la visión, también tiene propiedades antiinflamatorias útiles para las neuralgias, cefalea, dolores abdominales y ciática.

Se recomienda cocinar las bayas aunque sea un poco, para mejorar su sabor y poder hacer mejor la digestión.

El jarabe se puede preparar de la siguiente manera:

Se extrae o exprime el jugo del fruto maduro y se cuelan las semillas, cuidado con las semillas ya que son tóxicas, para después dejar cocer por unos 10 minutos, al enfriar se envasa y se mantiene refrigerada. Tomar de 2 a 3 cucharadas al día.

Investigaciones realizadas en la Universidad de Graz  en Austria, comprobaron que el extracto de la baya, reduce la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad del colesterol implicadas en la aterogénesis, lo cual contribuye a combatir enfermedades cardiovasculares.

Por otro lado, los frutos verdes contienen un principio tóxico llamado sambunigrina, por lo que no deben consumirse hasta que estén bien maduros. Igualmente, ese principio tóxico lo presentan las hojas, corteza y semillas del saúco.

Las hojas no se deben consumir ya que son altamente tóxicas y con relación a sus usos, se ha observado que en los cultivos repelen ratones, topos y sabandijas, igualmente, quemadas son un eficaz insecticida.

En infusión se puede utilizar como repelente de mosquitos y rociada sobre las plantas sirve como protección contra los pulgones y las orugas.

Para el control de plagas se puede hacer la preparación de la siguiente manera:

Se hierve un litro de agua y 225 g. de hojas de Saúco durante 20 minutos, se cuela y se deje enfriar, luego se le suma una cucharadita de detergente liquido o en polvo y finalmente se coloca en un atomizador.

Las flores son comestibles, se utilizan en la gastronomía para aromatizar y  preparar de diversas maneras  en tisanas, gelatinas, mermeladas, helados, galletas o en combinación con otras hiervas. Durante mucho tiempo se ha obtenido vino, donde maceradas le otorga un olor aromático y sabor añejo.

Las flores se componen de aceite esencial, flavonoides, ácidos fenólicos, taninos, vitamina C y minerales. Tienen propiedades diaforéticas  y actúan sobre el epitelio bronquial, ejerciendo un efecto irritante que aumenta la producción de secreciones bronquioalveolares, por lo que se utiliza eficazmente para el  tratamiento del resfriado común y procesos antigripales.

Estudios han determinado que los flavonoides del saúco tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e inmunológicas, ya que estos ayudan a aumentar la producción de citocinas en los monocitos, estimulando así el sistema inmunitario.

Las flores se pueden utilizar para la elaboración de cremas limpiadoras y eliminar manchas en el cutis.

Las flores y frutos tienen propiedades antisépticas y bactericidas, sirven para la piorrea, gingivitis y faringitis, con la infusión se puede realizar enjuagues bucales y gargarismos. Sirven para desinfectar heridas o aliviar quemaduras.

Tradicionalmente a las flores se le atribuye un efecto galactogogo, es decir que estimula la producción de leche debido a su equilibrio proteico, lo cual contribuye a la lactancia.

La madera del Saúco es bastante resistente, muy valorada para ebanistería y  elaboración de herramientas agrícolas. Por la facilidad con que se extrae la médula de las ramas, son utilizadas para la fabricación de flautas, canutillos, cerbatanas y para leña.

Finalmente, los diversos usos antes mencionados permiten comprobar que el Saúco ha sido utilizado tradicionalmente para múltiples finalidades. Como puede observarse, todas las partes del árbol presentan características con mucho potencial para ser aprovechadas por el ser humano.

 

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles y arbustos

Mi nombres es Lurdes y entre una de mis grandes aficiones se encuentra la jardinería y todo lo que tenga que ver con la naturaleza, las plantas y las flores. En general, todo lo que tenga que ver con lo "verde".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.