Características y cuidados del eléboro

variedad de eléboro rosa

Eléboro es un género de plantas perennes que se extienden por Europa y Asia. Son plantas que, por su belleza y aporte ornamental, debería estar en los jardines. Existen algunas especies de este género como el híbrido acaulescentes que no tiene tallo y se ha convertido en uno de los más populares y frecuentados en numerosos jardines. En este post vamos a hablar de todas las características que tienen los eléboros y de los cuidados necesarios para mantenerlos bien y que decoren nuestro jardín.

¿Quieres saberlo todo sobre los eléboros? Sigue leyendo 🙂

Características principales

eléboro

La mayoría de los eléboros son plantas herbáceas que tienen hojas divididas y de forma lobulada. Son alternas en los tallos y se encuentran en la parte basal de la planta. Sus flores tienen un colorido precioso y provienen del cáliz. Casi todas las flores tienen 5 sépalos. Los colores pueden ser variados y estas flores fecundan frutos bastante grandes y divididos al igual que las hojas.

Cuando observas los frutos puedes ver lo llamativos que son al tener segmentos finos. La gran mayoría de especies de eléboros han desarrollado rizomas grandes pero tallos cortos. Sin embargo, algunas especies pueden tener el tallo más grande y los rizomas menos desarrollado. Como pueden ver, existe gran variedad dentro de este género de plantas ornamentales ideales para la decoración del jardín.

Una de las especies más conocidas y queridas por el público es el Helleborus niger. Se trata de una planta con preciosas flores de color blanco, aunque existen cultivos donde las puedes encontrar prácticamente de todos los colores. Hay también otra especie bastante conocida que crece en las montañas y sierras que es el Helleborus foetidus. A esta planta se la conoce como hierba ballesteros (seguro que te suena más) y también hay gente que la llama por el nombre de marihuana para tontos. Esto es debido al tremendo parecido que tiene con la marihuana en la época en la que no tiene flor.

La historia de los eléboros en el mundo de la jardinería es muy grande. Especialmente en Europa es donde más siglos se ha estado utilizado con objetivos médicos gracias a sus propiedades medicinales. El problema es que todos los eléboros contienen alcaloides que, si se ingieren en grandes cantidades, puede ser tóxicos.

Usos del eléboro

eléboro con hojas blancas

En la literatura antigua tanto griega como romana, el eléboro es mencionado como una de las plantas más empleadas en el ámbito de la medicina. Aunque a ciencia cierta no se sabe bien si se refieren a las mismas plantas que hoy conocemos dentro del género. También se han encontrado evidencias de su cultivo en el oeste de Europa y se puede encontrar naturalizada en torno a las ruinas de antiguos monasterios.

Por todo ello, hay confusiones en la historia de estas plantas que hacen confundir el verdadero paradero y distribución original de esta planta. Lo que sí se sabe casi al 100% es que eran utilizadas en jardines antiguos.

Otro de sus usos es el de la medicina en homeopatía. Para estas ocasiones se emplean los extractos de eléboro. En el mundo de la jardinería, son muchos los jardineros y científicos que han estado trabajando en la búsqueda de numerosos híbridos de estas especies para adornar con distintos colores los parques y jardines.

Dependiendo del tipo de híbrido que estemos tratando, se le han llegado a conocer como «Rosa de navidad» en los híbridos con las flores de dicho color. Son considerados las estrellas del invierno, porque su floración tiñe de color los jardines sombríos de la dura y fría estación del año.

Por lo general, las plantas florecen en la etapa de diciembre a marzo. Algunas especies son capaces de empezar más temprano, mientras que otros seguirán creciendo en abril y mayo. Los lugares donde el clima es más frío es frecuente ver cómo los eléboros van pasando los meses de mayo y abril brotando a causa del duro invierno. Si por el contrario, las temperaturas en invierno son más suaves, podrás disfrutar de todo su colorido.

Cuidados del eléboro

cuidados del eleboro

Dado que el eléboro tiene gran capacidad de adaptación, casi todos los tipos de jardines pueden tener un hueco perfecto para estas plantas. Son capaces de desarrollarse en ambientes diferencies, aunque son plantas que siguen siendo desconocidas para muchos jardineros. El hábito de poder florecer durante el invierno debería ser suficiente motivo para ser un tipo de planta muy alabada y querida. Además, a esto se le suma la gran resistencia y capacidad adaptativa para muchos lugares y la belleza de los múltiples colores de los diferentes híbridos del género.

Si queremos disfrutar del eléboro en nuestro jardín, debemos saber que requieren de ciertos cuidados para mantenerse saludables a pesar de su gran resistencia. Lo primero y más importante, es alejar a los niños y animales de ellos, ya que si se ingieren son tóxicas. A la vez que son muy bonitas pueden llegar a provocar graves intoxicaciones.

Uno de los cuidados que debes tener es que necesita una zona con exposición a la sombra. El sol directo no es un buen aliado dado que puede dañar las flores. En cuanto a la humedad del ambiente debe ser bastante alta y un clima no muy cálido. De esta forma podrá mantenerse siempre fresca y con un buen parecer para darle valor ornamental al jardín.

Lo aconsejable para el suelo es que esté compuesto por tierra de jardín con 1/3 de turba y buen aporte de estiércol. Esto hará aumentar la cantidad de materia orgánica presente y podrá obtener los nutrientes necesarios para crecer bien. Si hemos elegido plantarlo en maceta y necesita un trasplante, lo mejor es hacerlo o bien en otoño  a finales de invierno. Así estaremos garantizando que su supervivencia es buena y no se daña por las bajas temperaturas y el frío invernal.

Riego, abonado y multiplicación

Los riegos deben ser abundantes para que la planta y la tierra se mantengan siempre húmedas. Como hemos mencionado antes, es necesario que la humedad esté siempre alta.

Necesita ser abonado con estiércol al menos una vez al año y cada 15 días con un fertilizante mineral. Esto le ayuda a estimular la floración que, al fin y al cabo es lo que queremos de esta planta. No resisten bien a la sequia.

Podemos multiplicarla a finales del invierno mediante la técnica de división de matas o a partir de semillas.

Espero que con esta información puedas teñir de color tu jardín con el eléboro.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.