¿En qué consiste la escarificación de semillas?

Las semillas de flamboyan se han de escarificar

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

En la naturaleza, las propias condiciones del hábitat favorecen la germinación de las semillas, pero en cultivo a veces necesitan un poco de ayuda extra para poder despertar. Para ello, hay varios métodos que podemos usar, dependiendo de las características de la propia semilla y de la especie a la que pertenezca.

Uno de ellos es la escarificación de semillas. Esta palabra igual nos suena raro si la escuchamos por primera vez, pero ya verás que después de leer este artículo sabrás en qué consiste y cuáles son las plantas que se pueden escarificar.

¿Qué es la escarificación de las semillas?

Papel de lija

Este es un tratamiento pregerminativo que ayuda precisamente a que la semilla germine. De manera natural, el propio paso del tiempo, así como el impacto de los rayos solares, del tracto digestivo de los animales que coman frutos, de las lluvias y de la variación térmica, las semillas que son duras y/o que tienen un periodo de letargo muy largo germinarían, pero lo cierto es que tardarían bastante (meses o años).

Claro, a aquella persona que cultive plantas le interesa que éstas broten lo más pronto posible, de ahí que opte por escarificarlas. ¿Cómo se hace? Bueno, se puede hacer dos formas:

  • Con un papel de lija: tienes que pasarle el papel de lija varias veces, hasta que veas que cambia de color. Después, introdúcela en un vaso con agua durante 24h, y al día siguiente podrás sembrarla en semillero.
  • Sometiéndolas a un choque térmico: consiste en introducirlas en un vaso con agua hirviendo durante 1 segundo, y 24h en otro vaso con agua a temperatura ambiente. Te recomiendo usar un colador para evitar el contacto con el agua hirviendo.

¿Cuáles son las semillas que se tienen que escarificar?

Plántulas de Acacia karroo

Imagen – Wikimedia/Joozwa

Aquí tienes una lista con los principales géneros de plantas que se aconseja escarificar:

  • Acacia
  • Albizia
  • Ailanthus
  • Bauhinia
  • Cercis
  • Delonix
  • Robinia
  • Sophora

Y, en general, toda aquella semilla que sea dura, y que además tenga forma redondeada u ovalada.

¿En qué consiste la germinación de semillas?

La germinación de semillas pasa por varias fases

Para entender qué es la germinación de semillas, vamos a contarte una historia que se repite, sobretodo, cada primavera y a veces también en verano y otoño. Nuestras protagonistas serán dos plantas angiospermas, que producen flores y que, además, protegen sus semillas en un fruto. Cuando, por ejemplo, una abeja se lleva el polen de una flor a otra, lo que está haciendo en realidad es fertilizar el óvulo de esta segunda.

Así, una vez ocurre, los pétalos se secan, pues ya han cumplido su función (atraer al polinizador, en este caso a la abeja). Al mismo tiempo, el óvulo comienza a hincharse, y con él, también se va formando una ”piel”, que puede ser más o menos dura, que lo va protegiendo. En cuanto termine de madurar, es decir, en cuanto haya alcanzado el tamaño que su genética le dicta, adquirirá su color definitivo. A partir de aquí, puede permanecer en la planta madre un tiempo, o caer.

Pero esto no es más que el principio. Ahora el óvulo fecundado, que no es más que la semilla, tiene que germinar si quiere seguir adelante. Y para ello, va a necesitar sobretodo hidratarse. Si ese óvulo no se hidrata lo antes posible, se echará a perder. Y es precisamente esto y no otra cosa lo que determinará, en gran medida, cuán largo será el periodo de viabilidad de la semilla.

Ahora bien, para poder hidratarse es imprescindible que esa ”piel”, esa cáscara, tenga algún micro-corte por el que pueda entrar el agua. Estas diminutas heridas son apenas visibles por los humanos, ya que están hechas por:

  • el propio roce de la semilla con alguna piedra,
  • el propio impacto contra el suelo al caer,
  • las variaciones bruscas de temperatura,
  • o en determinados casos, por los dientes y/o estómago de animales

Enseguida que el óvulo se hidrata, entonces es cuando comienza el proceso de germinación realmente. Empieza a crecer, y lo hace gastando energía en su primera raíz, llamada radícula. Al mismo tiempo, el cotiledón poco a poco se va abriendo, llegando un punto en el que se separa de la ”piel” o cáscara del fruto. Este es la primera hoja, que se conoce como hoja embrionaria, y es la más importante, pues contiene los nutrientes necesarios para que la plántula pueda producir sus hojas verdaderas y, a partir de ahí, crecer.

¿Qué puede salir mal?

Los hongos hacen mucho daño a las plántulas

Imagen – Wikimedia/Jerzy Opioła

A menudo se piensa que lo más difícil para una semilla es precisamente germinar, pero lo cierto es que no. En la naturaleza, así como en cultivo, tiene que superar varios retos: animales herbívoros que quieran comérsela, hongos parásitos dispuestos a aprovechar la menor oportunidad de dañarlas,… y eso por no hablar del factor ambiental. Una helada inesperada o una subida drástica de las temperaturas, la sequía… todo esto puede afectarla seriamente.

Todo jardinero, todo agricultor, puede tomar algunas medidas para que la semilla no solo germine, sino para que también llegue a la edad adulta. Y son estas:

  • Utilizar un sustrato nuevo, con buen drenaje, y adecuado para el tipo de planta que se siembra (aquí tienes una guía sobre sustratos)
  • Tratar las semillas antes y después de la siembra con fungicidas
  • Mantener el sustrato húmedo, pero no encharcado
  • Colocar el semillero en un lugar ventilado y con luz
  • No poner más de 2-3 semillas en cada semillero

Y con esto terminamos. ¿Qué te ha parecido este tema? ¿Habías oído hablar de la escarificación de semillas?


2 comentarios, deja el tuyo

  1.   Rodrigo Principe dijo

    Es la primera vez que leo lo del choque térmico. Es solo 1 segundo, no es muy poco? yo estoy probando con 10 segundos también. Vamos a ver que pasa =)

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Rodrigo.
      No, un segundo no es poco. Piensa que las metes en agua hirviendo. Con un segundo es más que suficiente para causarle pequeños cortes a la semilla, ayudándola así a germinar.
      Saludos!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.