Enfermedades criptogámicas de las plantas

Las enfermedades criptogámicas de las plantas representan la mayoría de las fitopatologías

Como muchos ya sabréis, las plantas no sufren únicamente de plagas, si no que también pueden padecer diversas enfermedades. De estas existen diferentes tipos. Habitualmente se distinguen por el agente patógeno que las provoca. En este artículo hablaremos sobre las enfermedades criptogámicas de las plantas. Posiblemente no os suene este término, pero alguna que otra de estas patologías sí.

No sólo explicaremos que son las enfermedades criptogámicas de las plantas, si no que hablaremos sobre algunos ejemplos de ellas, como la antracnosis o la botritis. Asique si queréis saber más sobre este tipo de patologías, os recomiendo que sigáis leyendo.

¿Qué son las enfermedades criptogámicas?

Las enfermedades criptogámicas de las plantas son enfermedades cuyos causantes son hongos u otros organismos filamentosos de tipo parásito

Antes de dar ejemplos, primero vamos a explicar qué son las enfermedades criptogámicas de las plantas. Se trata de enfermedades cuyos causantes son hongos u otros organismos filamentosos de tipo parásito, como por ejemplo los Oomycetes. Cuando son animales los afectados, se le denomina a este tipo de enfermedad «micosis».

¿Pero a qué se debe la curiosa denominación de «criptogámica»? Pues bien, tanto los hongos como otros organismos filamentosos se han clasificado como plantas criptógamas. Es por este motivo que las enfermedades que provocan se conocen como enfermedades criptogámicas. Las formas en las que se presentan estas patologías son muy diversas, representando el 90% aproximadamente de todas las fitopatologías, o enfermedades de las plantas.

Evolución de las enfermedades criptogámicas de las plantas

En cuanto a la evolución de las enfermedades criptogámicas en plantas, primero tiene lugar la contaminación. Las esporas pertenecientes a los hongos criptógamos son transportadas, a través del viento por ejemplo, hasta las plantas, donde se depositan. Ahí mismo empiezan a germinar y acaban penetrando en el interior de los tejidos vegetales.

El hongo atacante pasa a través de estomas y lenticelas, que son orificios naturales de las plantas. ¡Incluso suele tener el capacidad de atravesar la cutícula! También puede acceder al interior del vegetal a través de lesiones que tenga la planta en cuestión. Estas lesiones se pueden causar tanto por insectos como por nosotros mismos, al no tener cuidado a la hora de manipular el vegetal.

Una vez finalizada la contaminación de la planta, toca la siguiente fase: La incubación. Es entonces cuando cuando el hongo empieza a ramificarse y a invadir las células de los tejidos vegetales o los espacios que se encuentran entre ellas. Después ya empiezan a aparecer los primeros síntomas, que acaban desarrollándose poco a poco. Estos van acompañados de la fructificación del hongo.

Aquellos vegetales atacados por organismos criptógamos pueden languidecer. En otras palabras: Pueden sufrir obstrucción de los vasos, necrosis del tejido, etc. A la hora de combatir este tipo de enfermedades, se suelen utilizar los fungicidas, ya que se trata generalmente de hongos que invaden las plantas.

A continuación hablaremos sobre algunos ejemplos de enfermedades criptogámicas de las plantas, seguro que alguna que otra os suena.

Antracnosis

En primer lugar tenemos la famosa antracnosis, también conocida como chancro o cancro. Es muy habitual en zonas húmedas y calurosas. El hongo responsable de esta enfermedad suele pertenecer a los géneros Gloeosporium o Colletotrichum, o formar parte de la especie Coniothyrium fuckelii.

La antracnosis puede llegar a infectar a diversos vegetales, desde árboles hasta hierbas. Las plantas afectadas pueden presentar varios síntomas, como los siguientes:

  • Manchas hundidas en las hojas de apariencia mojada y de diferentes colores.
  • Necrosis en los nervios de las hojas, de las flores, de los frutos y de los tallos.
  • Muerte y marchitamiento de los tejidos (como consecuencia de la necrosis).
Antracnosis en castaño de Indias
Artículo relacionado:
Antracnosis, uno de los hongos que más afectan a las plantas

En muchas ocasiones, la antracnosis aparece inicialmente en los cortes realizados a la hora de injertar tallos. También suele empezar a manifestarse en las heridas causadas por la poda. Asique debemos tener mucho cuidado al realizar estas tareas. Si sospechamos de que nuestras plantas puedan estar infectadas por estos hongos, debemos iniciar el tratamiento cuanto antes para controlar la enfermedad. Para prevenir su aparición, lo más recomendable es utilizar semillas que sean resistentes a este tipo de hongos.

Si nuestros vegetales ya están infectados, podemos probar diversos tratamientos para combatir la antracnosis:

  • Destruir los tejidos vegetales que están afectados por el hongo.
  • Aplicar fungicidas.
  • Combatir a los parásitos y a los insectos que diseminan este tipo de hongo.
  • Remedios naturales: Aplicar purín de cola de caballo o de ortiga, o usar fungicidas caseros hechos con leche, ajo y bicarbonato.

Botritis

Otra de las enfermedades criptogámicas de las plantas es la Botrytis cinerea, también conocida como botritis. Esta vez se trata de un hongo perteneciente al género Botryotinia de la familia Sclerotiniaceae. Concretamente, la especie que provoca esta enfermedad es la Botryotinia fuckeliana. Este hongo no afecta solamente a las plantas, si no también a animales y a bacterias. Eso sí, su hospedador preferido es la vid. 

Al igual que pasa con la mayoría de los hongos, el riesgo de infección se ve considerablemente aumentado cuando el ambiente es cálido y húmedo. También se conoce a la botritis como moho gris, puesto que uno de sus síntomas más llamativos es la aparición de un tipo de polvo grisáceo en el vegetal.

La botritis es una enfermedad fúngica muy frecuente
Artículo relacionado:
Botritis

Si bien es cierto que la botritis es una enfermedad bastante sencilla de distinguir, al principio puede ser algo complicado reconocerla. Para ayudaros con su detección, vamos a ver a continuación los síntomas que provoca el hongo Botryotinia fuckeliana

  • Hojas que se vuelven marrones y que acaban cayendo posteriormente
  • Crecimiento general ralentizado del vegetal afectado
  • Tallos adoptando una composición blanda o pudriéndose
  • Muerte y aborto de las flores
  • Frutos que se vuelven marrones oscuros o incluso negros y que acaban cayéndose posteriormente
  • Aparición del característico polvo grisáceo en los frutos, en las hojas y en los tallos

Mildiu

Mildiu es el nombre que reciben varias enfermedades criptogámicas de las plantas

Mildiu es el nombre que reciben varias enfermedades criptogámicas de las plantas. Son todas aquellas causadas por oomicetos pertenecientes a la familia Peronosporaceae. ¿Pero qué son los oomicetos? El nombre significa «hongos huevos» y son básicamente un grupo de protistas filamentosos que forman parte del grupo de los pseudohongos. Estos pseudohongos son tipos de mohos que son muy similares a los hongos verdaderos. Sin embargo, no están emparentados con ellos.

Las enfermedades criptogámicas de tipo mildiu se propagan a través de esporas. Habitualmente aparecen durante periodos lluviosas y con temperaturas elevadas, es decir, superiores a los 25 grados. Con estas condiciones óptimas, esta plaga o enfermedad se extiende de manera muy rápida. Los oomicetos que provocan mildiu se desarrollan en los frutos, en los tallos y en el interior de las hojas de las plantas.

El mildiu es una enfermedad que se puede tratar
Artículo relacionado:
Mildiu

¿Cómo podemos detectar el mildiu? Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de unas manchas verdosas claras que acaban tornándose amarillentas o incluso marrones en la haz de las hojas. En cambio, en el envés suele aparecer un tipo de pelusa grisácea. Como consecuencia, las hojas acaban secándose y finalmente caen de la planta. También pueden verse afectados los tallos no lignificados. Por suerte existen productos para combatir el mildiu.

Entre las enfermedades mildiu, la más conocida es la Plasmopara viticola, que suele atacar a la vid. Otras especies comunes son la Peronospora farinosa, que afecta principalmente a las espinacas; la P. manshurica, que infecta sobre todo a la soja; y otras que perjudican diversos vegetales como la patata, el tomate, la cebolla, la lechuga, etc. En cualquiera de estos coas, el rendimientos de los cultivos se ve considerablemente mermado.

Oidium

También hay que destacar otra de las enfermedades criptogámicas de las plantas: El Oidium, también conocido como oidio. Esta vez, el hongo que provoca la patología es el Uncinula necator. Con el progresa de esta enfermedad, las hojas de los vegetales afectados se vuelven amarillas y acaban secándose. Sin embargo, los síntomas más característicos son los siguientes:

  • Revestimiento blanco o grisáceo, similar a la ceniza, que cubre las hojas.
  • Aparición de unas manchas blanquecinas que parecen polvo.

Una de las zonas más propensas al Oidium es la zona mediterránea. Ahí se cumplen todos los requisitos para un óptimo desarrollo del hongo: Temperaturas bajas, humedad alta, ventilación escasa, aire viciado, niveles de luz bajos y exceso de nitrógeno. Todos estos factores facilitan la propagación del oidio.

Hongo oidio
Artículo relacionado:
El oidio

En cuanto hayamos detectado los primeros síntomas de Oidium, hay que eliminar lo antes posibles aquellas hojas que estén infectadas. Además, es muy conveniente mejorar la aireación de la planta y del huerto en general. Para ello podemos recurrir a la poda de los vegetales y quitar algunas plantas, en el caso de que la densidad sea alta. Si no tomamos medidas, el oidio seguirá avanzando. Como consecuencia, el crecimiento de las plantas se verá ralentizado y las hojas se tornarán amarillas y morirán.

A la hora de combatir este hongo, existen varios tratamientos pulverizados que podemos aplicar sobre las hojas. Son los siguientes:

  • Usar medio litro de leche desnatada por cada 8 litros de agua. Este tratamiento resulta muy eficaz.
  • Diluir 75 mililitros de agua oxigenada en cinco litros de agua.
  • Azufre: Podemos utilizarlo en pulverización acuosa o en polvo dado con fuelle. Eso sí, nunca debe aplicarse durante la época de floración.

Estos han sido sólo unos ejemplos de las enfermedades criptogámicas de las plantas más conocidas. Existen muchas más y su reconocimiento rápido es clave para poder salvar el cultivo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.