Enfermedades de la costilla de Adán

enfermedades de la costilla de adan

La Monstera, también conocida como costilla de Adán, es una de las plantas más fáciles de cultivar debido a su gran adaptabilidad. Su ubicación es más adecuada para interiores, y además de ser una fuente natural de oxígeno, también ayuda en la decoración. Dado que es una especie con aire tropical, es amada por muchos que quieren disfrutar de un entorno de estas características. Si no recibe los cuidados que necesita, existen diversas enfermedades de la costilla de Adán que pueden atacarle.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte cuáles son las principales enfermedades de la costilla de Adán y como reconocerlas.

Cuidados necesarios

enfermedades de la costilla de adan en casa

Monstera se puede plantar desde la primavera hasta el verano, teniendo cuidado de no sobre exponerla al sol. Es una planta más apta para uso interior, por lo que no requiere de macetas altas para su enraizamiento. Si lo hace al aire libre, es mejor elegir un área cerca del tronco para apoyarse. Además, es importante evitar la luz solar directa, especialmente en verano.

La tierra debe tener suficientes nutrientes para que las plantas puedan crecer mejor. Si se planta en macetas, lo mejor es mezclar tierra de jardín con tierra especial para macetas con un poco de materia orgánica como estiércol. Si es al aire libre, es necesario enriquecer la tierra del jardín con materia orgánica (como abono suficiente) en la zona seleccionada, removiendo enérgicamente. Es mejor realizar este proceso unas semanas antes del trasplante para garantizar que los nutrientes hayan penetrado en el suelo.

El riego se realiza con la ayuda de una regadera de jardinería, que ayuda a regular el caudal y la dirección correcta. Este debe mirar hacia la base de la planta y evitar mojar los tallos, raíces aéreas y hojas ya que se pueden producir pudriciones.

En cuanto a la cantidad de agua, debe ser moderada y mirar siempre primero el terreno. Lógicamente este caudal debe reducirse en invierno porque el proceso de evaporación del agua será más lento y no queremos ahogar las raíces. Lo normal es regar de 2 a 3 veces por semana ya que la tierra tarda unos 2 días en secarse a una temperatura media de 20ºC. Cuando llega el invierno, es mejor reducir esta frecuencia ya que el suelo tarda más en secarse.

Requerimientos para evitar las enfermedades de la costilla de Adán

hoja amarillas

Una de las principales consideraciones sobre la monstera es el cuidado de sus tallos cuando empiezan a brotar las raíces. Estos se transportan por el aire y pueden causar cierta incomodidad a quienes no entienden el comportamiento de la especie. Sin embargo, es importante tener en cuenta que no se deben cortar, sino que se pueden pellizcar suavemente en la punta para detener el crecimiento.

La costilla de Adán no suele prosperar en el interior, pero prospera en el exterior, donde puede usarse como una enredadera para sostener el tronco. Esta floración da sus frutos y, a diferencia de otras especies de plantas, no requiere el apoyo de fertilizantes para proceder activamente. En el caso de la poda, debe hacerse en primavera.

Enfermedades de la costilla de Adán

hojas con enfermedad

Si no se cumplen los requisitos anteriores, la costilla de Adán puede sufrir ciertas enfermedades. Vamos a analizar cuáles son

Hojas ennegrecidas

Este problema puede ocurrir por las siguientes razones:

  • Raíces podridas
  • Quemadura de sol
  • Deficiencias de nutrientes, fertilización
  • Enfermedad

La pudrición de la raíz puede ser causada por demasiada agua. Si ese es el caso, es difícil de arreglar. Si tuviéramos alguna esperanza, podríamos cambiar nuestra costilla de Adán del sustrato y trasplantarla a un sustrato rico en materia orgánica y bien drenado. Hay una solución fácil para las quemaduras solares, cambiar la ubicación de la monstera y listo. Si tu monstera necesita fertilizante, un poco durante el riego y biopartículas en el sustrato les irá bien. Por último, si padecen enfermedades causadas por hongos, es necesario utilizar fungicidas ecológicos.

Hojas marrones

Suele darse por las siguientes razones:

  • Riego excesivo
  • Escasez de riego
  • Humedad baja

Con las macetas con autorriego, la monstera puede absorber tanta agua como necesite, ahorrando agua y evitando excesos y sequías innecesarias. También recomendamos rociar las hojas con frecuencia para aumentar la humedad.

Hojas amarillas

  • Riego excesivo
  • Mal drenaje
  • Luz baja
  • Plaga

Si sufre de exceso de agua, podemos regar a intervalos o utilizar métodos de riego autónomo y progresivo. Para un buen drenaje del sustrato, se recomienda la adición de perlita. Si la luz no es buena, lo mejor es cambiar la posición de la monstera y ponerla en un lugar con buena luz. No hay nada mejor que utilizar un buen pesticida ecológico.

Hojas enrolladas

  • Falta de riego
  • Humedad baja
  • Sequedad
  • Daño a la raíz
  • Calor perdido

Si encontramos que nuestra monstera está seca, sin riego, con poca humedad y sobrecalentada, podemos reubicarla, usar una maceta como método de riego y agregar humedad con un humidificador, o para una opción más económica, colocarla en nuestro baño.

Hojas caídas

  • Escasez de riego
  • Sequedad
  • Plaga
  • Estrés durante el trasplante

Abordar la sequía siempre es preferible al exceso de riego. Debemos seguir un riego constante que se adapte a las necesidades de nuestra monstera para asegurarnos de que crezca sana y felizmente.

Si tiene alguna plaga, podemos usar jabón potásico cada tres días durante el tratamiento. Al final, nuestra costilla de Adán avisa muchas veces que están estresadas ​​durante el trasplante o que se sienten incómodas en su nuevo hogar. Si este es el caso, reubica la planta en un lugar que cumpla con las condiciones más similares a su hábitat natural.

Manchas en las hojas

  • Temperatura inadecuada
  • Quemadura de sol
  • Raíces podridas
  • Abonar
  • Enfermedad/hongos

Una vez más, uno de los principales problemas es la ubicación y el riego. La Monstera puede resultar incómoda en este estado o en su sustrato mal drenado. Para mejorar su estado, opta por reubicar y utiliza un sustrato de alta calidad rico en materia orgánica.

Tampoco podemos olvidar que nuestros monstruos no solo viven en el agua. La costilla de Adán en la naturaleza viven en ambientes fértiles ricos en materia orgánica. Para mejorarlo, podemos abonar con humus de lombriz líquido o alimento vegetal cada 15 días durante el periodo de riego y añadir al sustrato granulado biológico y humus sólido una vez al mes. Si acaba teniendo hongos, recomendamos tratarlo con cola de caballo.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las enfermedades de la costilla de Adán y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.