Enfermedades de la lechuga

enfermedades de la lechuga que afectan

La lechuga es uno de los cultivos más extendidos en todo el mundo. Sin embargo, requiere de ciertas condiciones de cultivo que pueden provocar situaciones propensas a generar plagas y enfermedades que pueden acabar con las cosechas. Existen diferentes tipos de enfermedades de la lechuga que se pueden reconocer a simple vista de tratar con rapidez para evitar desastres mayores.

Por ello, vamos a dedicar este artículo a contarte cuáles son las principales enfermedades de la lechuga, cómo reconocerlas y cuáles son sus tratamientos.

Enfermedades de la lechuga

mildiu en la lechuga

Podredumbre blanca

Esta enfermedad es de las más comunes en la lechuga. Vamos a ver qué características tiene, que daños produce y cómo tratarla.

Puede ocurrir en cualquier estado vegetativo de la lechuga, incluso durante el trasplante. Su evolución siempre está influenciada por factores climáticos y de cultivo: humedad excesiva, cambios bruscos de temperatura, suelo demasiado frío en el momento de la siembra, ventilación insuficiente y heridas o necrosis del tejido vegetal.

Las principales fuentes de transmisión de la enfermedad son los conidios y los restos vegetales, que se dispersan por el viento, las salpicaduras de lluvia, el plástico y las gotitas de condensación en el agua de riego. Las condiciones favorables para la aparición de la enfermedad son la temperatura, la humedad relativa y la fenología del cultivo.

El rango óptimo de humedad relativa está en torno al 95% y la temperatura oscila entre los 17ºC y los 23ºC.

Estos son los daños que produce esta enfermedad:

  • Puede afectar a plantas pequeñas en estado de plántula, provocándoles la muerte inmediata o impidiendo su emergencia.
  • En las plantas jóvenes, el ataque suele comenzar en la base de las hojas, y una vez afectadas, las hojas caen al suelo, favoreciendo el desarrollo de parásitos que acaban con la planta a los pocos días.
  • En plantas adultas, los focos comienzan en tejido necrótico o debilitado debido a desequilibrios, lesiones fisiológicas o ataque bacteriano. A partir de ahí, si las condiciones ambientales son favorables, invade tejido nuevo.
  • Ocasionalmente, la infección primaria proviene del suelo con Botrytis sclerotiorum acompañada de Sclerotium. En este caso, el primer ataque se produce en la zona del cuello de la planta, provocando que las hojas exteriores caigan al suelo de tal forma que se favorece el desarrollo de la enfermedad.
  • Las pérdidas posteriores a la cosecha también son significativas y ocurren en lechugas almacenadas con infección latente. En condiciones de incubación con alta humedad relativa, la lechuga sana en contacto con ella puede contaminarse.
  • La primera etapa de la infección por Sclerotinia se desarrolla en tejidos cercanos al suelo, por lo que se localiza en la zona de inicio del ataque del cuello de la planta. Estos pueden presentarse tanto en plantas jóvenes como adultas, aunque su incidencia es mayor a partir del corazón debido al especial microclima húmedo que se desarrolla en el suelo.
  • Las plantas afectadas dejan de crecer, se vuelven amarillas y se marchitan. No ofrecen resistencia a la hora de arrancarlas, ya que mojarán, ablandarán y pudrirán todo el cuello y la zona de la base de las hojas exteriores.

Para prevenir y actuar contra la podredumbre blanca podemos hacer lo siguiente:

  • Marcos de plantación más espaciados durante los períodos de alto riesgo.
  • Trasplantar en un caballón para mejorar la ventilación.
  • Se utilizan variedades de semillas que son resistentes a diferentes variedades de Bremia lactucae.
  • El tratamiento preventivo comienza desde el semillero hasta el final del ciclo, en parcelas propensas a enfermedades.

Otras enfermedades de la lechuga

enfermedades de la lechuga

Alternaria

Al identificar esta enfermedad causada por hongos, es necesario detectar pequeñas manchas negras en las hojas de lechuga. Por lo general, se desarrolla en condiciones de alta humedad, por lo que a veces se toman precauciones durante la temporada de lluvias.

Antracnosis

Suele aparecer en las hojas más viejas antes que en el resto, y predomina especialmente en el sistema nervioso central, pecíolos y hojas.

En estas hojas aparecen pequeñas manchas amarillentas hundidas con bordes rojos o necróticos. Con el tiempo, este anillo rojizo se extiende hacia adentro, provocando la necrosis de toda la mancha.

Oídio

El oídio es una enfermedad fúngica bien conocida que afecta a casi todos los cultivos. Por lo general, se desarrolla tanto en la parte superior como en la inferior de las hojas, y las hojas exteriores están cubiertas de micelio blanco y tienen un aspecto pulverulento.

Podredumbre gris

Este hongo puede aparecer en cualquier estado vegetativo de un cultivo de lechuga. Normalmente suele estar relacionado con una humedad elevada, por lo que el control del riego es muy importante. La aireación también es una buena técnica para prevenir la propagación de esta enfermedad.

El ataque suele comenzar en la parte inferior de la lechuga, aunque también puede aparecer en hojas que presenten daños, problemas o enfermedades físicas.

Septoria

lechugas enfermas

Septoria produce manchas en el envés de las hojas. Para que aparezca este hongo, los cultivos deben estar en zonas con mucha humedad o épocas de lluvia. Aparecen pequeñas manchas cloróticas de forma irregular en las hojas. Con el tiempo, estas manchas se vuelven necróticas y forman anillos cloróticos a su alrededor, un síntoma de progresión de la enfermedad.

Esclerotina

La enfermedad causa pudrición blanca de aspecto suave en las hojas de lechuga. La infección comienza en la base de la planta y se propaga con el tiempo. Este hongo puede permanecer en el suelo hasta 5 años, por lo que se recomiendan técnicas de higiene como la exposición al sol. Suele desarrollarse en condiciones de alta humedad, temperaturas entre 25-28ºC, sol y lluvia, por lo que la primavera suele ser más abundante.

Aparecen manchas circulares negras con círculos concéntricos en las hojas. Estas manchas necróticas aparecen primero en las hojas inferiores de la planta y se extienden desde allí. Puede conducir a la defoliación y muerte prematura.

Para prevenir se debe evitar la maduración temprana y evitando la humedad excesiva de las hojas. Se pueden utilizar acaricidas, Mancozeb o Zineb. Las aplicaciones deben repetirse cada 10 o 15 días para poder eliminar por completo esta enfermedad.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las enfermedades de la lechuga y sus características.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.