Enfermedades de los geranios

Los geranios son unas plantas muy ornamentales que pueden sufrir diversas enfermedades

Entre las plantas favoritas para decorar nuestro hogar se encuentran lo geranios. Si bien este grupo contiene más de 250 especies diferentes, sólo unas pocas se utilizan por su gran valor ornamental. Sin embargo, todas ellas pueden sufrir diversas patologías que debemos saber reconocer para poder tratarlas a tiempo. Por ello, en este artículo vamos a hablar de las plagas y de las enfermedades de los geranios.

Nuestro objetivo aquí es crear un esquema básico que nos ayude a diferenciar las distintas plagas y enfermedades de los geranios. Hablaremos de las patologías más comunes que afectan a estas especies vegetales. Generalmente, cuando adquirimos una planta en un centro de jardinería, en grandes superficies o en viveros, suelen estar sanas. Los problemas fitosanitarios aparecen normalmente después, debido a una mala gestión del cultivo o por invasiones de patógenos de huertos, campos o jardines colindantes.

¿Cuáles son las plagas y enfermedades de los geranios?

Los geranios pueden verse afectados por diversas plagas

Son muchas las plagas y las enfermedades que pueden afectar a los geranios. Por ello es importante fijarnos en las plantas y detectar cualquier anomalía lo antes posible para poder empezar el tratamiento. A continuación enlistaremos las plagas más comunes que suelen afectar a los geranios:

  • Mariposa del geranio: También se conoce como mariposa africana o polilla del geranio. El agente responsable de esta plaga tan dañina e importante es la oruga Cacyreus marshalli y se expande por toda la zona mediterránea y la Península Ibérica. Si no se controla esta plaga, puede matar a un número muy elevado de ejemplares. La oruga Cacyreus marshalli crea pequeños agujeros en los tallos para meterse en ellos. Como consecuencia, tanto las hojas como las flores se debilitan, hasta que la planta acaba finalmente muriéndose. Podemos reconocer estas orugas por su color verde y su longitud de unos dos centímetros.
  • Araña roja: Cuando las temperaturas son altas y las humedades bajas, más o menos a finales de primavera hasta principios de otoño, suele aparecer la temida araña roja, también conocida como Tetranychus urticae. Se trata de unos ácaros muy pequeños de unos 0,5 milímetros de tamaño y de un color característico rojo. Habitualmente se ubican en el envés de las hojas y provocan unos daños irreparables. Como consecuencia, las hojas adquieren un color plateado debido a que estas arañitas se alimentan del jugo de las hojas, vaciando por completo las células.
  • Pulgones: Existen diferentes tipos de pulgones que pueden afectar a los geranios. Son unos insectos pequeños de unos tres milímetros de tamaño. Generalmente se encuentran por las zonas de la planta más tiernas. Segregan un tipo de melaza que provoca que las hojas se enrollen y se vuelvan pegajosas. Lo peor de esta plaga es que añade otras patologías al cultivo, pues la melaza es ideal para el desarrollo del hongo Negrilla. Además, los pulgones pueden transmitir virosis.
  • Mosca blanca: Se trata de un tipo de mosca denominada Bemisia tabaco. Es muy difícil de controlar una vez que se ha establecido en el vegetal. Ahí, calva el pico en la hoja y se alimenta de la savia. De esta manera, la planta se debilita. Hay que destacar que, al igual que los pulgones, la mosca blanca puede transmitir virosis. Prefiere las temperaturas altas y los ambientes húmedos, por lo que es una plaga bastante habitual desde primavera hasta otoño.
  • Cochinillas: También existen diferentes tipos de cochinillas, pero lo que tienen todas en común es que son insectos chupadores. Su modus operandi es igual que el de los pulgones y la mosca blanca: Clavan su pico en los tallos o en los nervios de las hojas para chupar la savia. En consecuencia, el vegetal se debilita.
  • Orugas: Entre las orugas que más atacan a los geranios se encuentran Pieris brassicaeAutographa gamma, por ejemplo. Estas devoran tanto los capullos florales como las hojas de la planta. Como tienen un aparato bucal masticador, podremos deducir su presencia por los agujeros que crean en el follaje.
  • Mosquito verde: Se trata de un insecto pequeño y chupador denominado Empoasca lybica. También se alimenta de la savia de las hojas, provocando que las hojas se decoloren de forma similar a la de los ácaros.
  • Nemátodos: No es muy habitual ver a los nemátodos, no solo por su diminuto tamaño, si no porque se encuentran en el sustrato. Desde ahí atacan directamente e las raíces de las plantas para alimentarse de su jugo. Es bastante común confundir los síntomas que provocan con carencia de nutrientes o exceso de agua. Para identificarlos debemos arrancar la planta y observar si las raíces tienen un tipo de bultos, que son fruto de la defensa del propio vegetal para aislarse de los nemátodos.

Las enfermedades más comunes de los geranios

Las enfermedades de los geranios son bastante comunes

En cuanto a las enfermedades de los geranios, estas son las más comunes:

  • Roya: La roya es provocada el hongo Puccinia sp. Se reconoce por la aparición de pústulas oscuras que se vuelven anaranjadas en el envés de las hojas. Aquellas hojas que están muy invadidas, acaban secándose.
  • Botritis: Una de las enfermedades más conocidas es la botritis, causada por la Botrytis cinerea. Es más frecuente en ambientes húmedos y frescos. Ataca tanto a los capullos de la flor como a las hojas. Las zonas afectadas se pudren y acaban recubiertas por un moho gris oscuro.
  • Oidio: El oidio es causado por un hongo denominado Erysiphe spp. Es muy fácil de identificar, pues aparece sobre el haz de las hojas como un polvo cenizo o blanco. Aquellas zonas que se ven afectadas por este hongo se vuelven amarillentas y acaban secándose.
  • Alternariosis: Otra de las enfermedades de los geranios más comunes es la alternariosis, provocada por el hongo Alternaria spp. Cuando este patógeno ataca, aparecen sobre las hojas más adultas de la parte baja o media del geranio unas manchas pequeñas de color marrón.
  • Antracnosis: El hongo responsable de la antracnosis es el Gloeosporium pelargonii. Provoca unas manchitas negras o marrones sobre los brotes, los capullos y las hojas del geranio. Estas manchas se expanden con el tiempo y acaban por marchitar las zonas afectadas. Otro hongo que provoca unas manchas muy similares es el denominado Ascochyta spp.
  • Mal del pie: Causado por el hongo Pythium spp., el mal del pie ataca al cuello del vegetal. La parte afectada acaba pudriéndose, provocando así la muerte de la planta. Generalmente aparece cuando el geranio todavía es joven y da lugar a un exceso de agua en la tierra. También lo podemos detectar por el oscurecimiento que aparece en el cuello del tronco a nivel del suelo. En algunas ocasiones puede ir acompañado de un polvillo ligero y claro.

¿Cómo combatir las enfermedades de los geranios?

El tratamiento de las enfermedades de los geranios dependerá del agente causante

Una vez que tengamos clara cuál es la plaga o enfermedad de los geranios presente, debemos tomar medidas lo antes posible. El tratamiento que podemos realizar dependerá del tipo de patógeno que está afectando a los vegetales.

Tratamiento de las plagas

En el caso de las plagas, son diferentes insectos los que pueden estar dañando a las plantas. Por lo tanto, cada una tiene un tratamiento específico. Vamos a comentarlas a continuación.

  • Mariposa del geranio: Lo mejor es intentar prevenir esta plaga, pero una vez que haya aparecido se puede combatir con tratamientos de insecticidas sistémicos. Además, es importante podar los tallos infectados, es decir, aquellos que tengan la oruga en su interior.
  • Araña roja: El tratamiento mas eficaz es mediante el uso de acaricidas, mojando la planta entra.
  • Pulgones: La manera de tratar los pulgones es usando insecticidas sistémicos.
  • Mosca blanca: Para combatir a la mosca blanca también se utilizan insecticidas sistémicos.
  • Cochinillas: Si bien es cierto que las cochinillas también se combaten con insecticidas, resulta más complicado eliminarlas por la coraza que las protege. Por ello es recomendable iniciar el tratamiento cuando se encuentran todavía en las primeras fases de invasión, pues su caparazón no llega a estar bien desarrollado.
  • Orugas: A la hora de combatir las orugas podemos utilizar insecticidas de contacto o sistémicos. Lo mejor es aplicarlos en cuanto hayamos visto mariposas sobre las plantas, pues son las que ponen las orugas.
  • Mosquito verde: Se combate con insecticidas sistémicos.

Tratamiento de las enfermedades

A la hora de tratar las enfermedades de los geranios, se suelen utilizar más bien los fungicidas, pues la mayoría son causadas por hongos. Aún y así, el tratamiento y el tipo de producto dependerán de la enfermedad en cuestión. Vamos a ver cómo combatir las enfermedades que hemos mencionado anteriormente:

  • Roya: Quemar las plantas afectadas para destruir sus esporas.
  • Botritis: Aplicar fungicidas específicos, evitar que la planta sufra heridas y colocarla en un lugar bien ventilado.
  • Oidio: Usar antioidios (fungicida) y eliminar las ramas y hojas muy afectadas por el hongo pasados unos días. También es recomendable una buena ventilación.
  • Alternariosis: Tratar con fungicidas a base de cobre.
  • Antracnosis: Aplicar fungicidas específicos en cuanto aparezcan los primeros síntomas. Es importante mojar toda la parte aérea del vegetal.
  • Mal del pie: Regar con un fungicida específico que está disuelto en el agua. Mantener el sustrato húmedo sin llegar a encharcarlo (también se puede hacer para prevenir esta enfermedad).

Espero que esta información os haya resultado útil tanto para detectar como para tratar las patologías de vuestros geranios.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)