Enfermedades del membrillo

Existen varias enfermedades del membrillo

Todos los vegetales corren el peligro de contraer alguna enfermedad o sufrir alguna plaga, el membrillo no es una excepción. Por ello es muy importante saber prevenirlas, detectarlas y curar a la planta. Para ayudaros, vamos a hablar en este artículo sobre las plagas y las enfermedades del membrillo.

Si estáis pensando en cultivar este árbol frutal, os recomiendo que os informéis acerca de las patologías que puede sufrir. Aquí enlistaremos las plagas que puede padecer y hablaremos sobre las enfermedades del membrillo y cómo curarlas.

Plagas y enfermedades del membrillo

Lo mejor que podemos hacer es intentar prevenir las enfermedades del membrillo

Antes de hablar de las enfermedades del membrillo, vamos a enlistar las plagas más habituales que pueden afectar a este vegetal:

  • Ácaro de la yema del peral (Eriophyes pyri)
  • Arañuela parda (Bryobia rubrioculus)
  • Araña roja de los frutales y de la vid (Panonychus ulmi)
  • Carpocapsa (Cydia pomonella), también conocida como polilla o gusano del manzano
  • Escama de San José (Diaspidiotus perniciosus, Quadraspidiotus perniciosus)
  • Pecas de la manzana (Schizothyrium pomi), también conocida como la «cagada de mosca»
  • Pulgones: Pulgón ceniciento de manzano (Dysaphis plantaginea), pulgón lanígero del manzano (Eriosoma lanigerum) y pulgón verde del manzano (Aphis pomi)
  • Serpeta del olivo (Lepidosaphes ulmi)
  • Torito (Ceresa bubalus)
Artículo relacionado:
Cómo combatir los ácaros en las plantas

¿Qué hacer contra las plagas? La mejor opción que tenemos es intentar prevenir que se produzca un descontrol de insectos y parásitos. Para ello podemos atraer pájaros a la zona, pues estos son los depredadores naturales de los bichos. Otra medida preventivas es fumigar con sprays de ajenjo o tanaceto después de que se haya producido la floración. Obviamente, también debemos recoger los frutos que contengan larvas.

En cuanto a las enfermedades del membrillo, vamos a comentar las más comunes a continuación.

Enfermedad de la mancha foliar

En primera lugar tenemos la mancha foliar. Se trata de una enfermedad producida por un hongo denominado Diplocarpon mespili. Este hongo no sólo afecta al membrillo, si no también a muchas rosáceas. Podemos detectar esta enfermedad porque produce una especie de manchas oscuras tanto en los frutos como en las hojas. Primero aparecen unos puntitos negros y pequeños. Estos van creciendo a medida que la hoja se va volviendo amarilla o marrón hasta finalmente caerse. Cuando afecta a los frutos, aparecen manchas en los mismos y empiezan a malformarse.

El hongo responsable de la mancha foliar permanece en el suelo durante el invierno, concretamente en los restos vegetales como las hojas, las ramas, etc. Una vez que comienza la primavera, el Diplocarpon mespili produce esporas que se propagan a través del viento, la lluvia o mediante agentes polinizadores. Así es como consigue infectar a los árboles, como el membrillo. Generalmente, esta infección suele ser más fuerte en los veranos lluvioso, puesto que la lluvia ayuda a dispersar las esporas.

Podredumbre marrón

Al igual que la enfermedad de la mancha foliar, también la podredumbre marrón afecta al membrillo con bastante frecuencia, siendo el causante un hongo, esta vez perteneciente al género Monilinia. Esta patología se caracteriza por la momificación de los frutos. ¿Esto qué significa? Pues que los frutos de la planta afectada empiezan a secarse y a endurecerse, permaneciendo en este estado infectado en el árbol. En cuanto a las flores, estas empiezan a morir y en las ramitas florales aparecen chancros pequeños. Si es un año muy lluvioso, incluso pueden llegar a aparecer capas marrones de esporas tanto en los frutos como en las hojas.

Durante el invierno, el hongo responsable de la podredumbre marrón pervive en las ramitas, en los chancros y en los frutos momificados. Al igual que el hongo anterior, la infección de este también es más fuerte en veranos lluviosos.

Mancha parda del membrillero

En el caso de la mancha parda del membrillero, los responsables son los hongos Diplocarpon mespili, Diplocarpon maculatum y Fabraea maculata. Estos producen la aparición de unas manchitas de color rojo en las hojas del vegetal. Las manchitas se van agrandando y expandiéndose hasta finalmente unirse entre ellas. Como consecuencia, la hoja acaba muriendo y cayéndose. Después de infectar a las hojas pasan a los frutos. Si no detenemos esta enfermedad a tiempo, la planta puede no desarrollar los frutos.

Fuego bacteriano en el membrillo

Finalmente queda por destacar el fuego bacteriano. Como bien indica su nombre, esta vez el agente responsable no es un hongo, si no la bacteria denominada Erwinia amylovora. Es la peor enfermedad que puede afectar al membrillo y a otros vegetales. Provoca el marchitamiento y la caída de las flores y ennegrecimiento de los nervios y de los bordes de las hojas, que acaban por secarse y enrollarse, manteniéndose colgadas del árbol.

¿Cómo se cura la planta del membrillo?

Existen tratamientos para las enfermedades del membrillo

Si bien es cierto que más vale prevenir que curar, no siempre nos es posible. En el caso de que el membrillo haya contraído alguna enfermedad, podemos curarlo. El tratamiento dependerá siempre de la enfermedad que tenga.

  • Enfermedad de la mancha foliar: Aplicar caldo bordelés de algún fungicida de cobre que esté permitido. Para prevenir la expansión del hongo, podemos fumigar las flores con cobre. También es buena idea podar las ramas muertas y limpiar el suelo de restos vegetales.
  • Podredumbre marrón: Aplicar un fungicida adecuado para este hongo. Si cosechamos los frutos, lo mejor es introducirlo cuanto antes en la cadena de frío para evitar que el hongo se propague. Claro está que también debemos deshacernos de los frutos, las flores y las ramas afectadas. Para prevenirlo debemos mantener el suelo limpio de materia vegetal y evitar riegos que humedezcan tanto las ramas como las flores del árbol. Mediante una buena poda podemos conseguir una mejor aireación del vegetal.
  • Mancha parda del membrillo: La única manera de curar esta enfermedad es mediante un tratamiento fungicida. Este no solo cura al vegetal, si no que sirve para prevenir esta infección fúngica. También podemos intentar evitar que el membrillo se infecte con este hongo quitando la materia vegetal del suelo y evitando el riego por aspersión.
  • Fuego bacteriano: Como es una enfermedad muy peligrosa para las plantas, se encuentra en cuarentena, al menos en la Unión Europea. Por lo tanto, las normativas vigentes para tratarla son muy estrictas y deben consultarse según la región en la que nos encontremos.

Espero que esta información os haya resultado útil para poder detectar las enfermedades del membrillo a tiempo y tratarlo. Recordad que la salud del vegetal es de suma importancia tanto para prevenir las patologías como para curarlas. Asique, un buen mantenimiento es esencial.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)