Erica cinerea

Erica cinerea

No hay duda de que, el otoño, es también una estación mágica para las plantas. Si pensabas que solo florecían en primavera y verano, lo cierto es que no es así. Puedes encontrar joyas de otoño como la Erica cinerea.

Espera, ¿no sabes de qué planta te estamos hablando? Quizás es más conocida como brezo, pero en realidad es diferente al común, ¿quieres saber más de ella?

Erica cinerea: características de la planta

Erica cinerea en el campo

Antes de nada conviene que sepas a qué nos referimos con Erica cinerea. Se trata de un género de brezo, también conocido como argoña, brezo ceniciento o argaña.

Este arbusto, que no crece más de 60 centímetros, tiene unas hojas muy, muy finitas, pero lo que más le caracteriza son dos cosas: por un lado, el hecho de que todas las ramas están cubiertas por una pelusa grisácea, como si fuera ceniza (de ahí ese sobrenombre de brezo ceniciento); por otro lado, las flores, de color rosa o púrpura, que tienen forma acampanada y que se dan en racimos con varias flores en cada uno de ellos.

Al contrario que otras plantas, la Erica cinerea florece siempre a mediados o finales del verano, pero lo cierto es que se mantiene durante todo el invierno. Eso sí, cuando termina de florecer la planta no desaparece, es perenne lo que hará que durante casi todo el año se conserve en su color verde ceniciento y, cuando llegue el final del verano, veas cómo va empezando a florecer y a teñir el entorno con su característico rosa.

Ahora bien, te hemos comentado antes que la Erica cinerea es similar al brezo, es decir, a la Calluna. De hecho, a veces puedes verlas en las tiendas, una al lado de la otra. La principal diferencia entre ambas (aparte de ese gris ceniciento de las ramas de esta erica, está en sus flores. Mientras que el brezo deja algo de espacio y las flores se ven entre rosas y verdes, en el caso de las ericas esto no ocurre, y florece tanto que los tallos los cubre prácticamente de ese colorido rosa lo que hace que se vea mucho más colmada de tonalidad.

Ambas son muy fáciles de cuidar, y muchos, al no poder decantarse por una, se compran las dos. Realmente es una misma familia, pero su floración es donde principalmente difiere.

En su hábitat natural vive siempre en suelos descalcificados y sin mucha humedad.

Cuidados de la Erica cinerea

Erica cinerea a punto de florecer

En caso de que quieras tener una Erica cinerea en tu hogar, conviene que sepas cuáles son los cuidados que necesita para que te dure mucho, mucho tiempo. Entre ellos, podemos darte los siguientes:

Iluminación y temperatura

Hablamos de una planta algo silvestre, con lo que se adapta bien a cualquier entorno que le des. Sin embargo, si quieres darle uno lo más parecido posible a su hogar, entonces nuestra recomendación es que apuestes por uno a pleno sol.

En caso de que vivas en una zona donde el sol calienta mucho (sobre todo en verano), puedes optar por una semisombra, o incluso por sombra completa.

Sin embargo, lo mejor es que apuestes por darle mucho sol porque así conseguirás que esté más sana.

Ahora bien, sobre la temperatura, tolera perfectamente el calor moderado. Como toda planta, cuando este calor es bastante intenso se resiente, por lo que en esos casos apuesta por regar más para que pueda recuperarse. El frío también lo tolera, por eso se dice que es de las mejores plantas para el otoño, e incluso el invierno.

Riego

Si bien la Erica cinerea es una planta de exterior, sí le gusta mucho que le mantengas el sustrato húmedo. Eso sí, que no esté empapado y sobre todo que tampoco se le seque en demasía. Lo mejor es dejar que respire entre riegos, pero sin hacerla padecer estados de sequía porque eso solo conseguirá debilitar la planta.

Así, podemos decirte que de marzo a noviembre deberías regarla entre 2 y 3 veces a la semana. Y de noviembre a marzo con una a la semana (o cada 10 días) va a ser suficiente. Todo dependerá de dónde la tengas colocada.

Sustrato

Lo normal es que, si tienes en casa esta planta, sea en una maceta (aunque también podrías plantarla en el jardín). Si es así, apuesta siempre por suelos ácidos, de un pH entre 3 y 4,5. Además, asegúrate de que el suelo es pobre en nitrógeno para que esté lo mejor posible.

Poda

La poda en la Erica cinerea es importante para lograr que esté sana. Y es que, cuando tras la floración las flores se secan, hace falta retirárselas para evitar que afee su aspecto. A finales del invierno debes recordar los tallos para que la planta esté compacta y también para iniciar el proceso de crecimiento y desarrollo de la floración.

Plagas y enfermedades

Si bien la Erica cinerea es una planta muy resistente, conviene que revises a menudo porque las cochinillas y los ácaros pueden atacarla. Lo bueno es que ambos son fáciles de eliminar con lo que no tendrás problema si los detectas a tiempo de que hagan mella en la salud de esta.

Usos de la Erica cinerea

Floracion de la Erica cinerea

Para finalizar, queremos hablarte de cuáles son los usos de la Erica cinerea. Y es que no solo es una planta decorativa y llamativa por sus vistosas flores, sino que también se puede utilizar para mucho más.

Por ejemplo, sirve para fortalecer los músculos. Puedes cocer agua con este brezo durante 20 minutos y usarla para verterla sobre una bañera y darte un baño de inmersión y agua caliente para obtener eso que buscas.

Otro de los usos habituales de la Erica cinerea es servir de diurético y de antiséptico de las vías urinarias. Para ello, también tienes que hervirlo, solo que en este caso lo mejor son las puntas de las flores. En 10 minutos tendrás una infusión que, si la tomas, va a mejorar mucho los problemas renales y urinarios. Pero también la diarrea en caso de que la tengas.

Como ves la Erica cinerea no es solo una planta típica del otoño, también es una de las que puedes considerar medicinales por las propiedades que tiene. Así que ahora solo te falta encontrar la planta y cuidarla para que te dure mucho tiempo. ¿Tienes o has tenido esta variedad de brezo rosa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.