Hierba algodonera (Eriophorum angustifolium)

La hierba algodonera es decorativa

Existen muchas hierbas silvestres que pueden usarse en la jardinería ornamental. Una de ellas es la conocida como hierba algodonera o Eriophorum angustifolium. Cuando fructifica, el blanco de sus frutos, los cuales parecen hilos de algodón, contrasta de maravilla con el verde de sus tallos, así como también puede hacerlo con el verde de cualquier otra planta que tengamos en el jardín o en la terraza.

Por lo tanto, es muy interesante ponerla en un lugar visible, para que así pueda destacar cuando esté en su mejor momento. Pero, ¿cómo se cultiva y se cuida esta hierba?

Origen y características del Eriophorum angustifolium

El eriophorum angustifolium es una hierba acuática

Imagen – Wikimedia/Willow

Se trata de una hierba perenne y rizomatosa originaria del hemisferio norte, donde vive en prados y manantiales con un pH ácido. Alcanza una altura aproximada de 30-60 centímetros, para lo cual desarrolla tallos erectos  de las que brotan hojas relativamente pequeñas, de unos 3 a 5 centímetros.

Las flores son espiguillas con pelos muy cortos, de hasta 5 centímetros. Durante la fructificación, se cubren por completo de pelillos blancos que tienen un tacto suave.

Popularmente se la conoce como hierba algodonera, algodón del pantano, alcaudonera o camisa blanca. Su nombre científico es Eriophorbum angustifolium, y está clasificada dentro del grupo de las gramíneas, en concreto en la familia Cyperaceae.

¿Cuáles son los cuidados que requiere?

La hierba algodonera es una hierba que prácticamente no requiere cuidados complejos. Es una planta muy agradecida, que estoy segura te va a dar bastantes alegrías. Pero eso sí, como pueden surgir problemas en cuanto menos te lo esperas, vamos a hablar un poco sobre cómo cuidarla para evitar, en lo posible, que se estropee:

¿Dónde ponerla?

El Eriophorum angustifolium soporta muy, muy bien las temperaturas bajo cero, así que debe de colocarse en el exterior. Además, para florecer necesita sol directo, así que es importante que se evite ponerlo en sombra, ya que de lo contrario no podremos disfrutar de sus flores ni frutos.

¿En maceta o en el suelo?

Donde prefieras. La hierba algodonera es una planta más bien pequeña, cuyas raíces no son invasivas. De manera que puede estar toda la vida en maceta, o bien en el suelo. Lo único que debes tener en cuenta es que, si va a estar en un recipiente, este debe tener agujeros para que el agua pueda salir, y que la tierra debe ser ácida, con un pH bajo, entre 4 a 6. Por ejemplo, le irá bien cualquier sustrato para plantas ácidas de las marcas Flower o Battle, o incluso fibra de coco (en venta aquí) de la que te dejamos un vídeo a continuación:

¿Cada cuánto regarla?

El Eriophorum angustifolium crece en suelos que están siempre húmedos, por consiguiente, se ha de regar muy seguido para que la tierra permanezca así a diario. Incluso si se tiene en maceta, se le podrá colocar un plato debajo e ir llenándoselo cada vez que se vea seco. Pero eso sí, hay que regarlo con agua de lluvia siempre que sea posible, o bien con un agua que sea apta para consumo.

Regaremos hasta que la tierra se quede empapada, puesto que así se consigue que todas las raíces se hidraten y que la planta esté sana y perfecta.

¿Se ha de abonar?

Si está plantada en el jardín, no es necesario. Pero en el caso de que esté en maceta, entonces sí que será muy recomendable abonarla. Se hará desde comienzos de primavera hasta que termine el verano, usando abonos orgánicos como el guano, el humus de lombriz (consíguelo aquí) o el extracto de algas que puedes comprar .

Ahora bien, de este último no se debe abusar, puesto que aunque contiene una gran cantidad de nutrientes que necesita, es muy alcalino, y si se utiliza con demasiada frecuencia las hojas se volverían amarillas. Lo que sí se puede hacer es, por ejemplo, abonarla todos los meses con guano, excepto uno o dos meses al año que abonará con el abono de algas.

¿Cuándo se ha de trasplantar?

Aunque es una planta bastante pequeña, sobre todo si se compara con otras de la familia como el papiro (Cyperus papyrus), es importante que, si se quiere tener en maceta durante toda su vida, se plante a una unos 5 centímetros más grande cada vez que se le salgan las raíces.

Y si nos interesa plantarla en el jardín, lo haremos solo cuando haya enraizado bien en la maceta, ya que de lo contrario al extraerla del recipiente se podría deshacer el cepellón de raíces, y de ocurrir, le costaría mucho más superar el trasplante.

¿Cómo se multiplica?

La hierba algodonera florece en primavera

Imagen – Flickr/Joan Simon

Puedes multiplicarla por semillas durante la primavera. Estas se siembran directamente en macetas o jardineras con fibra de coco o tierra para plantas ácidas. Se deja el semillero fuera para que le dé el sol, y se va regando para que la tierra no se seque. De esta forma, germinarán al cabo de más o menos un mes, aunque pueden tardar menos si son frescas.

Rusticidad

El Eriophorum angustifolium soporta muy bien las temperaturas de hasta los -20ºC.

¿Conocías a esta planta?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.