Me he encontrado un erizo en el jardín, ¿qué hago?

Los erizos pueden vivir en el jardín

Los erizos son animales con una cara preciosa, muy difíciles de ver durante el día. Suelen salir al atardecer y, sobre todo, al anochecer, ya que es cuando se sienten más seguros. Por eso, los encuentros con ellos en los jardines son casuales, pero una vez que se producen, ¿qué hacer?

Bueno, son animales nocturnos, de modo que puede pasar mucho tiempo hasta que vuelvas a verlos, pero que no los veas no significa que se hayan ido. Así que a continuación te diré qué hago yo desde que me encontré un erizo en el jardín.

Mi historia con los erizos en el jardín

Fue una tarde de invierno, a eso de las cuatro y media de la tarde (hora española) que empecé a escuchar un sonido un tanto curioso que provenía de la habitación que sirve de refugio a mis ‘gatos jardineros’ (sí, has leído bien: gatos; cinco que se dejan ver a diario, y otros dos o tres que vienen de visita). Me acerco, y ahí estaba: un erizo adulto bebiendo de un cuenco de los felinos. Estaba sediento el pobre.

Lo más curioso fue que, mirando a los gatos, estos se comportaban como si ya lo conocieran. Y fue entonces cuando, haciendo memoria, me di cuenta de que hacía ya varios días que me encontraba todos los días ese cuenco con poca agua. Los felinos no son animales muy bebedores, y aún así prefieren beber del cubo, así que, sí: el erizo llevaba ya tiempo viniendo. No había otra explicación.

A partir de ese día, las cosas cambiaron un poco en el jardín.

¿Qué hacer si me encuentro un erizo?

Identifica la especie

Lo primero que debes tener en cuenta es que hay dos especies de erizos que NO son legales en España, una es la Hemiechinus auritus conocido como erizo orejudo, y la otra Atelerix albiventris o erizo pigmeo ya que están dentro del Catálogo de Especies Invasoras. Por lo tanto, si pertenece a alguna de estas especies has de llamar al SEPRONA.

Además, has de saber que el erizo común (Erinaceus europaeus) está protegido por ley y es ilegal tenerlo como mascota.

Obsérvalo para ver cómo está

Has de mirar que esté bien, sano, y sin ningún problema aparente. Es decir, si ves que camina bien, si bebe y come, seguramente sea un erizo sano; pero si cojea, o tiene alguna herida, mira de cogerlo con cuidado y llevarlo a un veterinario. Si es una cría, también debes consultar con el veterinario para que te diga cómo debes cuidarla.

Está sano y no es una especie invasora, ¿cómo tenerlo en el jardín?

Los erizos son omnívoros

Es importante que tengas siempre presente que no puede ser una mascota, ya que no sería legal. Pero si un día te encuentras uno en el jardín, entonces puedes hacer cosas para que se sienta cómodo y regrese. Eso sí, siempre ha de disponer de una vía de entrada/salida a tu solar, como puede ser un pequeño agujero en la pared. Seguramente ya la tengas (si no, no habría llegado el erizo al jardín), pero no está de más saberlo porque, así, se mantiene abierta.

Una vez tenga esa vía asegurada, sin que nadie decida taparla, puedes hacer cosas para favorecerle la estancia, como por ejemplo:

  • Coloca un bebedero y mantenlo lleno de agua limpia a diario. El agua siempre es bienvenida, especialmente durante el verano cuando hace calor.
  • Consigue pienso de gato. Lee la composición y el valor nutricional del mismo, pues se ha de ajustar, en la medida de lo posible, a estos valores (información obtenida de la web Erisos.org):
    • Proteínas: 22%
    • Grasas: 5%
    • Fibra: 15%
    • Calcio: 0’9%
    • Fósforo: 0’9%
    • Hierro: 75 ppm
    • Cobre: 4-23 7-16 3-7 mg/kg
    • Magnesio: 11-146 11-70 5 mg/kg
    • Zinc: 20-175 100-190 30 mg/kg
  • Asegúrate de que tu jardín es tranquilo. Los gatos y los erizos se pueden tolerar, pues los felinos no van a osar a atacarles por las púas que tienen; con los perros tampoco debería haber problemas, pero la cosa cambia si hay crías de erizo. Estas, al ser mucho más vulnerables, deben de mantenerse alejadas de los peludos.
  • No utilices productos fitosanitarios químicos. Apuesta por la agricultura ecológica. Cualquier insecticida o fertilizante químicos causaría graves daños al erizo. Echa un vistazo a nuestros artículos sobre remedios caseros para eliminar plagas y sobre los abonos orgánicos.
  • No lo busques. Quizás vuelvas a verlo, quizás no pero, como decía antes, es probable que solo salga de noche. Por eso, lo mejor que puedes hacer es no buscarlo, no remover hojas ni ramas porque puede que esté durmiendo. Incluso puedes comprar un refugio para erizos, como este, y ponerlo en una zona donde vaya a estar seguro y tranquilo:

El erizo como aliado del jardín

Aunque no lo creas, el erizo es un animal omnívoro. Come principalmente caracoles, gusanos, escarabajos, saltamontes, lagartijas, lombrices y hasta ranas si tiene oportunidad, pero también disfruta de las bayas y frutas. Por eso, no está nada mal saber que hay alguno en el jardín, ya que cualquiera de los animales antes mencionados puede causar daños muy serios a las plantas.

Por ejemplo, los caracoles se comen los cactus, y hay ciertos saltamontes que devoran las hojas. Por lo tanto, no está de más apostar por la agricultura ecológica, ya que así se consigue que el erizo se convierta en un residente (libre, insisto; no como mascota) del jardín.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.